Laura Grani

La Morena es uno de los restaurantes que apuestan por Madrid después de haber cosechado desde 2018 un merecido éxito en Tarifa . La propuesta madrileña promete cosechar más éxito todavía ya que cuenta con una decoración muy cuidada, una carta en la que el producto gaditano encuentra técnicas asiáticas y latinoamericanas, una espectacular bodega con más de 150 referencias y un ambiente divertido. El trío responsable de este bonito proyecto está formado por Brayan Sevilla, José María Acuña y Luis Salinas. Tres apasionados de la gastronomía con diferentes puntos de vista y currículos llenos de distintas experiencias profesionales.

La trayectoria del chef de origen venezolana, Brayan Sevilla, es larga a pesar de su edad. Ha formado parte  del equipo de cocina de Ramón Freixa, quien le inculcó el respeto por el producto y el esmero en las elaboraciones en los restaurantes Ático y Arriba. Responsable del éxito de la propuesta gastro de La Morena de Tarifa, ha aterrizado en Madrid con sus platos estrella y algunas novedades especialmente pensadas para el público de la capital.

Los otros pilares del triunvirato son el responsable de sala y sumillería, José María Acuña que ha ejercido en restaurantes como Coque o Sant Celoni y Luis Salinas, CEO fundador, con una trayectoria larguísima como consultor en el mundo de la restauración.

Cocina fusión y una bodega con más de 150 referencias

Hemos disfrutado mucho de los platos de La Morena y de su excelente bodega. Su saam de cazón en adobo con mayonesa kimchi es una bomba de sabor, los boquerones con crema de cítricos y anacardos crudos resultan muy frescos y sabrosos, la pena es que están fuera de carta, dependiendo de la disponibilidad en lonja.

También nos han alegrado la vida unos mejillones en sartén con salsita de mostaza antigua, leche de coco y un toque picante de merkén chileno. Coloridas y  gustosas las gyozas rellenas de ají de gallina con salsa a la huancaína, pico de gallo y ralladura de lima seguidas por otro de los platos más demandados, unos contundentes bocados de cerdo agridulce con picos de gallo y aceituna deshidratada.

No podía faltar el atún, gran protagonista de la carta en ambas sedes. En este caso de uno de los productores más prestigiosos, JC MacIntosh. Lo proponen en dos versiones ambas fuertemente “fusión”: el Tataki de atún con crema de ají amarillo asado o el Atún yakiniku con ajoblanco malagueño. Otras recetas llenas de sabor son el Calamar relleno de carne en salsa tom yum o la Costilla de ternera con crema de maíz.

 

 

Para un final placentero contamos con el Flan embotado o el Cremoso de Cheesecake con coulis de mango.

El mar plasmado en la decoración

Preciosa la decoración de los diferentes ambientes obra del interiorista Fran Cassinello del estudio Mandalay Interiorismo. Predominan los azules y dorados mezclados con blancos que a cada paso nos recuerdan el mar y la playa. Hay dos plantas: una sala principal en la planta calle con  mesas bajas y barra para comer y en la planta superior un elegante espacio perfecto para una sobremesa o chill-out, que ha sido elegido por  Johnnie Walker White Label como el primer club “Blue Label” de Madrid

Además el local cuenta con una pequeña terracita a pié de calle de lo más agradable para tomar el aperitivo o el café después de comer.

Te puede interesar: Sabores de Francia en Madrid: Brasserie Lafayette