Los cuatro vinos de finca más representativos de Jean Leon

Quién le iba a decir a Ceferino Carrión que acabaría siendo conocido como Jean Leon y teniendo un innumerable legado de vinos a su nombre cuando montó el restaurante más glamouroso de Hollywood, donde se codeaban todos los famosos, y elaboró su primer vino para agasajarles.

Lo importante para los humildes amantes del vino de hoy en día es que la Familia Torres, que demuestra una especial sensibilidad hacia la historia de la viticultura recuperando varietales autóctonas como la moneu o la forcada, técnicas ancestrales y biodinámicas, viñedos viejos e incluso patrimonio arquitectónico de alto valor como el Castell de la Bleda, decidió recoger su encargo de hacer perdurar su herencia para la posteridad.

 

 

Y gracias a ese trabajo de continuación, podemos seguir disfrutando de sus añadas especiales de Cabernet Sauvignon, empezando por el Jean Leon Vinya La Scala Cabernet Sauvignon Gran Reserva 2013 (40 euros) y continuando por el Jean Leon Vinya Le Havre Cabernet Sauvignon Reserva 2015 (21 euros) que podríamos definir como vinos meditativos.

Si no eres tan fan del cabernet, prueba el Jean Leon Vinya Palau Merlot 2015 (20 euros) y el delicioso blanco Vinya Gigi Chardonnay 2018 (21 euros), que sorprende porque la chardonnay mediterránea en la DO Penedès no tiene mucho que ver con la de otras zonas vitivinícolas.

Un menú degustación musicalizado con atún y 3055

Por cierto, qué grata sorpresa ir a cenar al Arsenio Manila en Cádiz y encontrarte con un menú degustación especial atún, maridado con los vinos más ágiles de Jean Leon, empezando por la copa de bienvenida con el blanco Nativa xarel.lo Jean leon de la DO Penedés, siguiendo por el Jean Leon 3055 chardonnay para acompañar el trío de gilda barbateña, sashimi y pino ahumado y los chicharrones de ventresca con mahonesa de lima y wasabi, esas delicias tan únicas de Antonio Carame. 

 

Muy rico el Jean Leon 3055 Rosé con la burrata con higo y semi mojama, así como el Vinya Gigi, que consiguió el milagro de maridar las difíciles alcachofas con descargado de atún y bilbaina, delicatessen en vena. 

El Jean Leon 3055 merlot y petit merlot le fue de perlas a la parpatana glaseada con melocotón a la brasa, que solo podía mejorar con el concierto en directo. A ver si algún día Raúl Cueto hace algo mal y podemos criticarlo un poquito aunque sea. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here