Laura Grani

El pasado 22 de enero, el Espacio COAM de Madrid se vistió de gala para acoger la novena edición del Salón de Vinos Radicales, marcando así el inicio de la temporada vinícola del 2024. Con la enigmática región de Cádiz y sus fascinantes «vinos de pasto» como protagonistas, el evento reunió a 39 pequeños viticultores de diversas comarcas de España, ofreciendo a los asistentes la oportunidad de sumergirse en la diversidad de 240 referencias vinícolas auténticas.

Desde su inicio en 2015, el Salón de Vinos Radicales se ha erigido como un punto de encuentro ineludible para quienes valoran la autenticidad de los vinos y aprecian el esfuerzo de los pequeños viticultores, un mundo variopinto de amantes “radicales” de los vinos más originales, gracias a la organización de un grupo de profesionales de los más auténticos y radicales, que se identifica como el Sindicato del Gusto. En esta novena edición, el Espacio COAM, ubicado en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, fue testigo de una celebración que atrajo a cientos de profesionales del mundo del vino, incluyendo sumilleres, restauradores y distribuidores, así como a decenas de representantes de los medios de comunicación.

Explorando la diversidad vinícola

El éxito de esta feria vinícola, reconocida como la más iconoclasta del país, se reflejó en la participación y el interés de los asistentes. Los viticultores presentaron 240 vinos, representando una amplia gama de comarcas vinícolas, desde Ribeira Sacra hasta Cádiz, pasando por Rioja, Bierzo, Alicante, y muchas otras. Esta diversidad geográfica es un testimonio de la riqueza vinícola de España, que el Salón de Vinos Radicales se esfuerza por destacar.

Fiel a su misión de buscar las expresiones más auténticas y transgresoras del mundo vinícola, el evento ha destacado siempre los rasgos distintivos de los vinos que genuinamente reflejan el carácter y la tradición de sus territorios. En esta edición, la elección de Cádiz como región invitada es coherente con esa búsqueda de autenticidad y singularidad.

Cádiz en Blanco Puro, una inmersión en los «Vinos de Pasto»

La inauguración del IX Salón de Vinos Radicales presentó una cata única, titulada «Cádiz en Blanco Puro», que puso en primer plano la singularidad de los «vinos de pasto» que son una nueva tipología de vinos, a punto de ser legislada por la DO de Jerez. Hasta que no salga a la luz el pliego con las reglas que definirán la elaboración de estos vinos, se consideran “vinos de pasto” vinos blancos elaborados dentro del territorio que abarca el Marco de Jerez, en suelo de albariza, con o sin velo de flor, en bota o barrica.

Guiada por la periodista Paz Ivison, jerezana y experta como nadie en vinos del Marco jerezano, y Federico Oldenburg, escritor vinícola e impulsor del Salón, la cata permitió a los asistentes explorar los matices de estos vinos, comentados por sus propios autores, seis pequeños viticultores representativos de la nueva generación que se va abriendo camino en Cádiz. Desde el mix de variedades autóctonas de Sotovelo a los vinos bajo velo con toques salinos, cítricos y minerales de Agrícola Calcárea, Marcelo Retamal y Meridiano perdido. Un discurso aparte, por un toque extra de originalidad,  lo merecen los vinos naranja, con pieles y velo, de Raúl Moreno y el Vino de Yerba de José Manuel Bustillo, “el hombre que susurra a los viñedos”.

Como tradición del evento, se otorgó el premio Radical del Año, siendo Jordi Luque el galardonado de esta edición. Periodista, comunicador y escritor, Luque es autor del libro «Vinos Libres» (Ed. Planeta, 2022) y un apasionado defensor de la cultura de los vinos auténticos. Este reconocimiento anual se entrega a personalidades que han destacado en la defensa de los valores de singularidad, autenticidad y diversidad que definen el concepto de «vinos radicales».

En resumen, el IX Salón de Vinos Radicales ha consolidado su posición como el encuentro de referencia para aquellos que buscan descubrir la diversidad y autenticidad del viñedo español. Con Cádiz como protagonista y una amplia representación de viticultores de diversas regiones, el evento ha demostrado una vez más que la pasión por los vinos auténticos sigue siendo un motor importante en la escena vinícola española.

Te puede interesar: Todos los sabores de China en la VII Edición de China Taste en Madrid