La luna es, seguramente, el astro que más fascinación despierta en los seres humanos desde los albores de la civilización, por no hablar de los efectos de sus fases en nuestra vida, o en la de animales y plantas.

Ya los romanos, con la palabra lunáticos, identificaban a esas personas que sufrían cambios repentinos de humor y se abandonaban a conductas alienadas en las noches de luna llena. Más adelante, la cultura popular se llenaría de leyendas sobre brujas, hombres lobos u objetos mágicos, todos bajo el influjo del misterioso planeta.

¿La luna nos hechiza? Si así es, no nos queda otra que dejarnos llevar.

Hendrick’s Lunar, la nueva ginebra de producción limitada de la casa escocesa Hendrick’s, es un homenaje a este satélite y nace en una de esas noches de luna llena y luz celestial.

La maestra destiladora de Hendrick’s, Lesley Grace, es una de las pocas mujeres que detenta tal posición en el mundo de las grandes destilerías. Ella misma, en una noche de luna llena, decide inspirarse en los fenómenos que el astro tenía en la flora de los jardines de su Gin Palace para elaborar.

Aromas lunares

Esta ginebra se infusiona con flores que únicamente florecen bajos sus efectos, una base botánica secreta que tan solo conoce la maestra destiladora. Hendric’s Lunar promete envolvernos en un manto de luz lunar y estrellas. Su gusto es cítrico y refrescante, con base floral, perfecto para combinar con un sinfín de ingredientes, desde la tónica al ginger ale.

Entre los cocteles más recomendados para disfrutarla están el Gin Tonic Lunar, con tónica y twist de limón o el Ginger Lunar, con ginger ale, zumo y peladura de limón. Y que no falte en ambos el toque distintivo del pepino, marca inconfundible de la casa.

Un show exclusivo

Para la ocasión, Hendrick’s ha creado una serie de eventos exclusivos, los “Reservados Lunares”, que se celebrarán en las noches de luna llena y de superluna, en lugares únicos de Madrid. Los asistentes disfrutarán en pequeños grupos de un show privado.

Uno de los protagonistas de la velada será el astrónomo y divulgador científico Álex Riveiro, dispuesto a compartir los secretos mejor guardados de su ciencia. El otro es el mentalista Pablo Raijenstein que resulta extremadamente convincente en el momento de leer la mente, hipnotizar y prever el futuro.

Noches de ginebra, Burbujas Lunares, divertimento y hechizos a los que el público puede acceder participando en un sorteo en las redes sociales de Hendrick’s Gin. Allí es donde tendrán que explicar por qué se irían a la luna con su amigo incondicional.

Hendrick’s Lunar nos promete el sabor y aroma de una noche oscura, un sentimiento insólito y abrumador de placer en compañía de una copa. ¿Nos dejamos hechizar?

Te puede interesar: Bagá Jaén, en la cocina de Pedro me colé

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here