Laura Grani

La experiencia culinaria puede tener un gran poder, algunas veces hasta sucede que, con solo oler o saborear, llegamos a viajar en el espacio y en el tiempo.  Es lo que le pasó al personaje de la novela de Proust que, oliendo una inocente magdalena, de repente viajó a su infancia y de allí revivió toda su vida..

Quién le habría dicho a Jhosef Arias, cuando de pequeño ayudaba a su madre en el negocio familiar de venta de comida callejera por las calles de Lima, que un día habría sido capaz de hacer viajar a la gente a su maravilloso Perú con tan solo unos bocados.

Tampoco habría podido imaginar que un día su cocina sería la elegida para representar al país andino en España. Ni tampoco que habría llegado a crear un grupo conformado por siete exitosos negocios de restauración.

Y es que, a veces, los sueños se hacen realidad, pero hace falta mucho trabajo y el apoyo de los que nos quieren.

Embajador oficial de la gastronomía peruana en España

Pues hace poco, el que ha sido elegido como único embajador oficial de la gastronomía peruana en España nos ha llevado de viaje a su Perú natal, en cuestión de segundos y sin movernos de Madrid.

El lugar desde donde nos hemos sentido proyectados en ese increíble viaje es la joya más escondida del Grupo Jhosef Arias, su laboratorio de I+D y restaurante clandestino, Boldkitchen.

Este delicioso espacio se encuentra debajo de Piscomar, su restaurante más emblemático con vista a la Real Basílica de San Francisco. Un reservado subterráneo con amplio aforo y cocina a vista, a disposición del público para eventos privados, cursos de cocina, talleres o espectáculos.

Allí, sentados alrededor de esa mesa, el Chef nos ha acompañado, plato a plato a través de aromas, sabores y colores en un recorrido lleno de emociones. Jhosef interpreta las recetas peruanas y las actualiza de una manera fascinante.

Un viaje al corazòn de Perù

Hemos empezado por unas Conchitas a la Parmesana, unas zamburiñas que, aunque gratinadas, no pierden una pizca de personalidad; luego un magnífico Ceviche Sabe Perú, texturizado, explosivo en la boca y cromáticamente top.

 

El Toro Toro de atún rojo y la Causa Limeña también son una fiesta de sabor, con esos contrastes de ácidos, salados y picantes que nadie domina como los peruanos. El Patulenko nos ha dejado claro que el pato es uno de sus platos fuertes. Y con el Sudado de Corvina casi se nos salen las lágrimas, por la perfección del punto y el cariño que  desprendía el guisado y emplatamiento.

Y lo mismo pasa con el Lomo Pachamanuero, la Tapioca o el postre Mangocho: todos los platos de Jhosef cuentan una historia, que es la historia de una gran cultura gastronómica.

Él, su embajador, puede estar orgulloso, ya que, acompañado prácticamente por toda su familia, ha impulsado mucho más que un negocio exitoso. ¡Ha encontrado una manera de llevarnos a todos a su querido Perú!

Te puede interesar:El Pedrusco de Aldealcorvo o cómo reinventar un asador y triunfar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here