Es tiempo de setas en la séptima planta de Atocha, 125.

Es temporada de deleitarse con estos manjares que nos regala la tierra. El chef Juan Suárez de Lezo rinde homenaje a estas delicatesen gastronómicas con dos propuestas diferentes, para llenar de confort y placer a los paladares más seteros.

Restaurante el espectáculo está asegurado en esta nueva temporada, por su experiencia audiovisual única y renovada, por su deliciosa oferta gastronómica y por su sorprendente bodega que ofrece más de 250 referencias escogidas con sentido y gusto. El chef Juan Suárez de Lezo crea para esta temporada platos plenos de matices y sabor, de delicadeza y contrastes, donde la evolución de su cocina se disfruta en cada bocado. Una apuesta firme, por la alta cocina informal, por la innovación, la técnica y por el producto.

En plena temporada de setas, el chef Juan Suárez de Lezo homenajea a estas joyas de bosques con dos deliciosas y delicadas propuestas:

La primera de ellas un maravilloso guiso de setas de temporada (níscalos o boletus), sobre espuma de carbonara –a base de salsa holandesa con jugo de guanciale y parmesano-, acompañado de un huevo confitado a baja temperatura, crujiente de tapioca y trufa negra rallada. Una propuesta plena de sabor, equilibrada y deliciosa, con las pinceladas de aquí y de allá tan características de la cocina del chef.

Las aromáticas trompetas de la muerte acompañan unos exquisitos dumpling de ternera, con mus de piparras, con crujiente de bimi y con un soberbio fondo a base de jugo de callos –para saborearlos con cuchara o mojando- Una propuesta sorprendente, llena de matices y que seguro te deja con ganas de más.

Estos son algunos de las propuestas de la nueva carta de temporada en quintoelemento. Los nuevos platos proponen un recorrido para deleitar paladares y perdurar en la memoria, donde se ahonda en el sabor y se apuesta por el producto, por el tratamiento de los fondos y guisos; un ensamblaje maestro, repleto de contrastes, pero equilibrado. El chef Juan Suárez de Lezo propone un delicioso viaje por la cultura gastronómica de varios continentes que integra y fusiona con maestría en la nueva carta. Una propuesta con despliegue de técnica y cuidadas elaboraciones para el disfrute del comensal.

Seguramente, uno decida acompañar estos platos con ricos tintos y hará bien porque en quintoelemento hay donde elegir, sin duda, pero no descartemos las opciones de blancos con cuerpo para armonizar estas dos deliciosas propuestas. La carta de vinos de quintoelemento es rica, dinámica, vibrante y con un plus añadido, el de poder disfrutar de más de 30 referencias por copas, una gran oportunidad para probar vinos diferentes, darnos un capricho y disfrutar de algunas opciones que nos brinda el sistema Coravín, -como el Vega Sicilia Valbuena, Delamotte Brut Rose, Flor de Pingus o Pacalet Chassagne-Montrachet, entre otras-. En la carta llama especialmente la atención el gran despliegue de vinos tintos, una selección que apuesta por las denominaciones de origen nacionales con más de 135 referencias, entre grandes etiquetas, algunas rarezas y otras opciones más accesibles. Una gran muestra de blancos y rosados aromáticos, frescos, fragantes y siempre expresivos, una gran variedad de perfiles de sabor recogidas en 54 etiquetas. Los espumosos son una gran apuesta en quintoelemento, en concreto los champanes, pero en sus más de 40 referencias también hay hueco para cavas y algún espumoso de sake. Una pequeña representación, pero muy acertada de vinos dulces y generosos que también se pueden degustar por copas, cierran la carta.