Es la marca de calidad de la provincia castellanoleonesa, que agrupa extraordinarios productos autóctonos como vinos, quesos, carnes, legumbres, harina, hortalizas y setas.

¿Sabías que Zamora –además de sus reconocidos vinos de Toro, Arribes del Duero, Tierra del Vino y Valles de Benavente–, tiene otros exquisitos alimentos bajo Denominación de Origen o Indicación Geográfica Protegida? Para dar a conocerlos a nivel mundial nació la marca «Alimentos de Zamora”, que agrupa un conjunto de productos de características singulares y contrastada calidad, y que suponen una de sus señas de identidad más relevantes.

Para que puedas conocerlos bien, además de describirlos uno a uno, hemos pedido a Ernesto José Bartolomé Lozano, chef del restaurante zamorano O Jantar Da Noite, que elabore dos deliciosas recetas a base de algunos de ellos.

Empezamos por el Queso Zamorano, la única D.O.P de quesos de Castilla y León, y la quinta en España. La tradición quesera en Zamora se remonta a la Edad del Cobre, y se elabora con leche de ovejas Churras y Castellanas, razas puras y autóctonas de la provincia, alimentadas manteniendo el aprovechamiento de cultivos, praderas y pastizales.

En carnes la tierra presume de su Chorizo Zamorano, un producto propio, único y genuino, dotado de categoría extra al estar elaborado con cortes nobles, condimentado con pimentón de la Vera (DO), y embutido en tripa natural. También del Lechazo de Castilla y León (IGP), y de la Ternera de Aliste (IGP), procedente de ganado criado de forma tradicional y alimentado por pastizales naturales y leche materna, y que se caracteriza por ser muy tierna, jugosa.

En el apartado de legumbres ya Quevedo, en el Siglo de Oro, alabó la gran mantecosidad y finura del Garbanzo de Fuentesaúco, que cuenta con extraordinarias propiedades organolépticas, al igual que la pequeña Lenteja pardina de Tierra de Campos (IGP), de rápida cocción sin necesidad de remojo, de gran riqueza nutritiva y magnífico sabor.

Harina Tradicional Zamorana (Marca de Garantía): Se trata de una harina que recupera la textura y calidad de los antiguos panes artesanos, cuya mezcla está destinada de forma exclusiva a la fabricación de panes conocidos como ‘panes de pueblo’.

Pimiento de Fresno Benavente (IGP) es una variedad de hortaliza local, muy apreciada en todos los mercados. Resultado de una selección del pimiento morrón, posee la piel muy fina y un peso que supera los 300 gramos. Es muy jugoso, y posee un sabor de dulzor medio y no picante.

Las Setas de Castilla y León (Marca de Garantía) de los montes de Zamora crecen en un paisaje privilegiado que alterna robledales, pinares, encinares y otras arboledas con urces, jaras y chaguazos. Son tan apreciadas por su intenso aroma y su textura que, en poco tiempo, se han abierto camino entre las más cotizadas.

Además, Zamora cuenta con Exquisiteza.es, una plataforma digital que agrupa otras joyas de la gastronomía zamorana de pequeños productores, como aceite, zarzamora, mermelada de saúco o ancas de rana, entre muchos otros.

Dos platos deliciosos firmados por un chef de la tierra

Torrija de Cecina:

Ingredientes: 1 rebanada de pan blanco de harina tradicional zamorana, 1 huevo de Huevos de la Granja de la Abuela, 50 ml de Leche Gaza, 50 gr. de Cebolla de la Huerta de Exquisiteza,  c/s Azúcar, 1 Loncha de Cecina de Mauro de Benavente, 50 gr de Queso Azul del Beato de Tábara, Nata Gaza, c/s Proespuma en Frio, c/s Aceite del Regalo de Atenea.

Elaboración: Infusionar nata y leche, dejar reposar. Pasar la rebanada de pan por la infusión, y por el huevo batido, freír en abundante aceite, escurrir en papel y espolvorear con azúcar. Reservar con la nata y el queso. Batir, añadir la proespuma e introducir en una manga; dejar enfriar. Enrollar la cecina, y rellenar el rollo con el queso. Por otra parte, pochamos y caramelizamos la cebolla, la batimos y hacemos una mermelada. Para el montaje, untar la torrija con la mermelada, y poner la cecina rellena. Realizar un vinagreta con 10 gr. Miel de la Sierra de la culebra, 20 ml. de vinagre de jerez, 20 gr de mostaza antigua y 20 gr de aceite del Regalo de atenea.

Trufa de queso

Ingredientes: (12 unidades) 200 gr Queso de oveja de Zamora, 70 gr Queso crema de Zamora, 70 gr Pistachos de Moraleja del Vino, 10 gr Miel de la Sierra de la Culebra, 60 gr Mermelada de frambuesa de Agroberry.

Elaboración: Quitar la corteza del queso de cabra y colocar en un bol junto con queso crema o de untar. Con un tenedor aplastar y mezclar hasta crear una masa homogénea, y con las manos formar bolitas de tamaño libre. Con un palito, o con el dedo, hacer un hueco en la bolita y rellenar el hueco con la mermelada con una manga pastelera. Después cerrar el agujero y dar forma. Trocear la almendra y poner en una sartén con agua, azúcar y la miel. Calentar a medio fuego, remover para que no se queme y hasta que el azúcar se haya disuelto y dejar enfriar. Rebozar las bolitas de queso con las almendras y dejar en la nevera durante una hora para que se compacten. Acompañar con Turrón de pistachos de Chocolates Refart de Zamora – Pinza Exquisiteza.