Por segundo año consecutivo, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado lanza su mercadillo solidario digital, una web en la que colaborar con las personas refugiadas y apoyar a artistas locales y marcas comprometidas. Una edición especialmente comprometida con la cultura y la gastronomía con más de 60 participantes locales y solidarios.

 

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado presenta de cara a las fiestas navideñas y por segundo año consecutivo, el Mercadillo de Navidad de CEAR, un proyecto solidario online que ofrece la posibilidad de apoyar la mejora de las condiciones de las personas refugiadas, el trabajo de CEAR y el comercio local. Tras una exitosa primera edición con más de 40 participantes y una recaudación superior a los 17.000 euros, arranca de nuevo hoy su segunda campaña navideña en el día del “Giving Tuesday”, un movimiento global y sin ánimo de lucro que promueve la solidaridad entre personas, organizaciones y empresas.

En esta ocasión, más de 60 participantes se dan cita en este ‘marketplace’ de productos y experiencias solidarias en el que cada iniciativa colabora con un porcentaje sobre las ventas o una donación del producto, a la vez que pone en contacto a consumidores y marcas locales concienciadas con la difícil situación de las personas refugiadas.

Productos solidarios cargados de compromiso reunidos en torno al concepto #ContigoSomosRefugio y cuya recaudación se destinará a la iniciativa del Fondo Solidario para el Refugio, ayudar a cubrir sus tratamientos sanitarios, recursos materno-infantiles, farmacéuticos y productos de primera necesidad.

El Mercadillo Solidario de Navidad de CEAR es un espacio de consumo responsable en el que participan artistas como Marina Anaya con su grabado en exclusiva Ningún humano es ilegal, Ricardo Cavolo y su colección de lienzos 40 años de Refugio y la selección de obras de más de 20 artistas de la galería La Pecera, Mercado de Arte, entre otros. Comercio local y artistas solidarios con cuyo esfuerzo, en palabras de Hugo Martínez-Burgos, de La Pecera, Mercado de Arte, “ podemos ser parte de esa transformación que tiene que ver con mejorar la situación de personas colectivos y comunidades con situaciones más complicadas desde la capacidad transformadora del arte”.

Una edición centrada principalmente en el arte y la cultura con la participación de: Eduardo Moyano y su libro sobre cine y refugio Peligro: Refugiados; los Libros Solidarios de Malas Compañías comprometidos con las personas refugiadas; o las colecciones de cuentos de Va de Cuentos y la Editorial Rojo, entre otras muchas propuestas de lecturas.

El mundo de la gastronomía es otro de los destacados de este mercadillo solidario, con productos y experiencias gastronómicas como el pack de aceites y visita a los olivos milenarios de la Jana de Olis Cusquello y los menús degustación para regalar del restaurante CamiVell de Valencia, el arroz Cèrcol sostenible de la Albufera, los vinos de Bebe Distinto y el pack solidario de cervezas San Frutos. Productos y experiencias locales a los que se suman los complementos gastronómicos de Isol Barcelona, con un pack para regalo de delantal y paño de cocina y el Carro by Rolser, diseñado por una persona refugiada y que guarda en su interior una historia de refugio.

El Mercadillo de Navidad cuenta también con más de 15 colaboradores del mundo de la moday el diseño con la bolsa diseñada por Caterina Amodio y lanzada desde la Galería La Pecera Mercado de Arte, los pendientes de Mar al Vent, Mrs. Sheriff y Mandum, o los calcetines ArticBay, entre otros muchos colaboradores que se siguen sumando día a día.

Una web necesaria y solidaria que surgió en el contexto de crisis sociosanitaria mundial de 2020, en el que se agravó aun más la situación de las personas refugiadas. Un año en el que, a pesar de el gran volumen de denegaciones a solicitudes de protección internacional, CEAR atendió a más de 33.700 personas procedentes de 120 países.

CEAR, Comisión Española de Ayuda al Refugiado 

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado lleva desde 1979 trabajando por las personas refugiadas, solicitantes de asilo, apátridas y migrantes en situación de vulnerabilidad para que vean reconocidos y respetados sus derechos. Además, en sus centros de acogida, ofrece alojamiento, atención psicológica y jurídica para apoyar a las personas refugiadas en su integración social y laboral.