Fotografías Alex Rolo (@alex.rolo)

Localización: Hotel Tótem

 

Uno de los cortometrajes que más reconocimiento está logrando en este 2021 está siendo “Imposible decirte adiós”, dirigido por la andaluza Yolanda Centeno, que estará presente no solo en los festivales de cortometrajes más prestigiosos de los países de nuestro entorno, sino que ha sido seleccionado entre otros por el prestigioso Festival Internacional de Cine de Shanghái.
Desde The Citizen hemos querido hablar en el Hotel Tótem con la joven directora jerezana, una de las más firmes promesas de nuestro cine y que ya está preparando el rodaje de “Tras el verano”, el largometraje basado en “Imposible decirte adiós”.

 

“Siempre he querido ser actriz”… Un clásico, pero en la faceta de dirección quizás es diferente… ¿Y Yolanda Centeno siempre quiso ser directora?

Jajaja, sí, desde pequeña. Nunca quería ser veterinaria o maestra, desde que recuerdo siempre quería dirigir… Luego comencé a estudiar Comunicación Audiovisual y lo que más me gustaba era dirigir. Es un reto, me apasiona dirigir, crear, es algo fascinante. No lo cambiaría por nada.

Uno de tus primeros trabajos fue un cortometraje llamado ”Nostalgia”… y ya fue premiado.

Así es, conseguimos el Premio RTVA a mejor cortometraje. Imagínate la alegría, no me lo podía creer, casi mi primera incursión cinematográfica y obtener ese reconocimiento. Fue un sueño.

Y posteriormente obtienes una beca para estudiar en el prestigioso New York Film Academy, donde ruedas “Zugzwang”, tu thesis film.  

Sí, “Zugzwang” lo rodé como mi trabajo final. La verdad es que funcionó muy bien, tuvo un recorrido muy amplio y estuvo presente en más de 300 festivales… Lo rodé en Malibú, y curiosamente también con niños. Fue una gran experiencia, y pude aprender mucho. Lo recuerdo con muchísimo cariño, fue un gran aprendizaje.

«Imposible decirte adiós» habla justamente de una de esas experiencias vitales que a mí me han cambiado la vida»

¿Y de la Yolanda directora deZugzwang” a la de “Imposible decirte adiós” ha habido muchos cambios?

Ha habido cambios indudables, porque las experiencias que vives, te hacen evolucionar. «Imposible decirte adiós» habla justamente de una de esas experiencias vitales que a mí me han cambiado la vida. Vivir de una manera diferente la maternidad, o como lo queramos llamar, junto al hijo de mi pareja.

¿Tienes algún/a director o directora de cine que te sirva de referencia?

Hay muchísima gente con talento. Siento una admiración especial desde pequeña por Nora Ephron. Y también tengo que citar a David Fincher, que es un profesional con un talento brutal, o dentro del panorama más actual, me encanta lo que he podido ver de Carla Simón, que trabaja de una manera muy personal. Pero ya te digo, hay tantas referencias donde encontrar estímulo e inspiración…

¿Como surge la idea de “Imposible decirte adiós”?

Pues por una pregunta que me hizo el hijo de mi pareja, de 9 años, un día cuando iba a acostarle…. He formado parte de su vida desde hace tiempo y siempre haya estado ahí. El caso es que me pregunto que qué pasaría si su padre y yo nos separáramos un día. Y me puse a pensar que quizás no le podría volver a ver, porque yo no tendría ningún vínculo legal. Y esa realidad, esa situación, me impactó muchísimo. Porque claro, normalmente al divorciarte o separarte no renuncias a ver a tu hijo, pero en este caso es diferente. Te separas de una vida, de una situación concreta, donde no hay marcha atrás, rompes con todo.

«Tengo que agradecer el apoyo que tuve de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, que confió en el proyecto plenamente y sin el cual no hubiera sido posible llevarlo a cabo»

Por cierto “Imposible decirte adiós” lo grabaste en mitad de la pandemia… debió ser complicado.

Sí, fue una situación extrañísima. De repente nos vemos en mitad de la pandemia, en un rodaje donde un niño es uno de los pilares del proyecto. Fue un reto brutal. Ya había rodado mucho con Tay Sánchez, la productora del cortometraje y fundadora de Harry, pero claro este caso era diferente, era ficción: No se trataba solo de buscar soluciones prácticas al problema, sino que teníamos que buscar un camino creativo que nos llevará al lugar donde queríamos llegar. Es una historia de un impacto emocional muy fuerte, y tienes que trabajar una narración de una manera concreta. Ten en cuenta que los actores no podían interactuar físicamente. Había situaciones, escenas, que te pedían un abrazo, una caricia… Todo eso tuvimos que reinterpretarlo, y optamos por mostrar como es de doloroso evitar el contacto físico para no alimentar más el daño que se puede causar. Entramos en ese territorio, que hasta ese momento era inexplorado para nosotros, y nos dimos cuenta de que nos gustaba. Además así conseguimos evitar la tentación de endulzar de una manera quizás artificial el relato. Fue un reto brutal que creo que supimos superar, trabajando otros registros mediante las conexiones visuales y mostrando un dolor contenido.

Por supuesto tengo que agradecer el apoyo que tuve de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, que confió en el proyecto plenamente y sin el cual no hubiera sido posible llevarlo a cabo, y más en esos momentos tan complicados.

Darío Ibarra, el niño protagonista, está realmente brillante…

Sí, su interpretación es maravillosa. Encontrarle fue un proceso muy arduo. Cuando hacíamos el casting explicábamos a los niños la situación y se reían, para ellos era divertido tener dos madres… no acababan de comprender donde queríamos llegar. Con Darío fue diferente, él de alguna manera lo entendía. Andrea Isasi, nuestra directora de casting, hizo un trabajo maravilloso llevándonos hasta Darío.  Además, la manera de trasmitir con la mirada de Darío es algo muy especial, muy mágico. Necesitamos que el niño fuera casi la base del proyecto porque teníamos que mostrar su punto de vista, su realidad, y él nos aportó todo eso.

 

Hablado de protagonismos… Alexandra Jiménez, Fele Martínez, Ruth Gabriel… un reparto realmente estelar, que no es nada habitual en un corto… ¿Fue complicado de lograr?

Hum… Teniendo en cuenta la situación sanitaria y las agendas sinceramente fue más fácil de lo que esperábamos. Todos conectaron muy rápido con la historia y se involucraron de lleno. El papel que más nos preocupaba era el de Paula y la verdad es que jamás me pude imaginar poder contar con Alexandra Jiménez para darle vida. Yo la venia siguiendo, es una actriz excepcional, y siempre estaba rodando, pero al final se pudo cuadrar. Sin ella este corto se habría contado, pero nunca de la misma manera.

Si hubiera que destacar un aspecto de “Imposible decirte adiós” quizás sea las magnificas interpretaciones…

Sí, están todos estupendos, creo yo. Partimos del guion, pero fuimos profundizando, creando, y ellos no dejaban de aportar, con un debate siempre abierto. No queríamos una línea entre el bueno y el malo, necesitábamos que se entendiesen los puntos de vista de cada personaje y conectar con la situación de cada uno.

Por cierto, en Los Ángeles has comentado que ya rodaste con niños, al igual que en “Imposible decirte adiós”… ¿casualidad?

A mi me gusta mucho contar las historias desde la mirada de un niño. Me gusta trabajar con ellos… Te aportan mucho, tienen que actuar de verdad, porque un niño actúa de verdad, es él, no sabe técnicas, tiene la frescura de meterse de lleno en el papel. Es auténtico, ellos fingen. Y yo creo que ese proceso se ve en las películas.

¿Cuanto tiempo tardasteis en rodar “Imposible decirte adiós”?

Unos 3 días. Había que planificarlo muy bien, ya que había un niño involucrado, y claro… sus horas al día frente a la cámara están limitadas. No se pueden exceder, y tuvimos que hacer una planificación muy exhaustiva (y compleja).

Haber trabajado en publicidad tanto la productora Tay Sánchez como tú, Yolanda, debió ser un apoyo en ese sentido ¿no?

Por supuesto. El equipo no solo es superprofesional, sino que estaba realmente volcado con el proyecto, muy motivado. Yo ya les conocía, había trabajado con todos ellos, tanto a nivel de producción como a nivel artístico, lo cual sin duda fue una gran ventaja. El equipo de Harry es de una calidad brutal.

¿Esperabas tan buena acogida?

Pues por un lado me ha sorprendido. Está siendo seleccionado en los principales certámenes nacionales y en algunos internacionales del prestigio del Shanghai International Film Festival o Los Angeles International Short Film Festival, entre otros tantos. Y acabamos de iniciar el circuito.

Es realmente novedoso (y meritorio) ver un cortometraje español en el Festival de Shanghái, un festival de clase A y que pasa por ser una de las muestras más importantes de todas los que se celebran en Asia.

Sí creo que somos el único corto español que estará presente. A mi es un Festival que siempre me ha interesado mucho y con la ayuda de Madrid en Corto (el programa de divulgación y apoyo de los cortometrajes en la Comunidad de Madrid), planteamos la posibilidad de intentarlo y la verdad es que me sorprendió la rapidez de su respuesta.

Si tuvieras que definir “Imposible decirte adiós” con una palabra…

Uff, que difícil. Quizás “verdad”

Hablemos del proyecto del largometraje, “Tras el verano”, porque ya lo tenéis en marcha…

Sí, la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid ha apoyado este proyecto de una manera importante desde el minuto uno, y más tarde presentamos la propuesta a CIMA Impulsa, donde se presentaron más de 400 proyectos, y solo 6 fueron seleccionados como largometrajes de ficción. Y uno de ellos fue “Tras el verano”. Ya estamos trabajando en él.

¿Cuando rodasteis el corto ya teníais en la cabeza la posibilidad del largometraje?

Sí, yo llevaba muchísimo tiempo manejando la posibilidad del largometraje, y poder rodar este corto ha supuesto una ventaja enorme, ya que he podido profundizar con los actores ciertas escenas y plasmarlas en el guión mientras ensayábamos para el cortometraje. Es un sueño poder hacer ese trabajo.

Es una historia que tiene unas connotaciones emocionales muy grandes para mí. Tenía la necesidad imperiosa de contarla de una manera muy honesta. Sin artificios ni barnices que enturbien la esencia de lo que se cuenta.  También quería plasmar la frágil mirada de un niño con un toque de realismo mágico, pero sin caer en las frivolidades.

¿Será el mismo reparto?

Sí, la idea es hacerlo con los mismos actores, que son la pieza clave. A ver si podemos cuadrar agendas, sería lo ideal.