«Rakatá» se ha convertido en el tema del momento. En The Citizen hemos tenido la ocasión de hablar con su autor, sobre su éxito, carrera y aparición en televisión en programas como «Los Gipsy Kings». La canción ha traspasado todas las fronteras posibles, incluso ha viajado hasta Tokyo donde se ha convertido en el himno de los JJOO. 

 

¿Qué tal está llevando el verano? 

Pues la verdad, date cuenta que es el verano post-pandemia. Estamos teniendo muchos conciertos, con mucha seguridad y con muchas medidas. Para mi este verano está siendo muy movido parece normal. No paramos de grabar porque a parte del «Rakatá» hay que hacer nuevas cositas, estoy preparando las balas para cuando haya que disparar. Este verano ha sido muy de curro.

¿En qué etapa diría que se encuentra profesionalmente?

Pues en la mejor etapa de mi carrera, sin duda. Me encuentro en la más importante y emocionante. No me creo todo lo que me está pasando. Estoy viendo a gente de Japón bailar mi canción e intentado cantar la letra. Es algo muy fuerte, la verdad.

¿Cómo llega la música a su vida? 

La música lleva en mi vida desde que yo tenía uso de razón. De hecho cuando yo era pequeño e iba con mis padres y mis abuelos al mercadillo, a trabajar, le decía a mi padre que no me trajera a trabajar, que iba a ser artista. Yo desde pequeño siempre he sabido que iba a trabajar con la música y que íbamos a ser una sola persona.

¿En qué género se encuentra más cómodo? 

Yo he sido rapero desde muy pequeño. Mi padre me trajo un CD de rap cristiano desde Puerto Rico, él es pastor evangélico, me volví loco cuando me lo trajo. Pero claro hay muchos factores en la vida de un músico. Yo he tocado la percusión y he estado en otros grupos musicales como en el flamenco. Entonces me siento cómodo tocando música latina, flamenco, salsa o rapeando. Soy un camaleón musical, soy muy versátil, me gusta mucho fusionar los estilos. Pero donde me siento muy cómodo es en el reggae, aunque te puedo cantar cualquier cosa.

¿Qué importancia tienen sus orígenes gitanos en su vida? 

Mucho. La música y tus principios siempre influyen en tu vida. La Biblia dice que lo que escuches en tus oídos, influirá en tu corazón. Eso quiere decir que todo lo que escuches, vas a acabar hablándolo. Entonces la música es maravilloso. Es bueno escuchar todo tipo de música porque, luego te montas en un escenario y lo rompes.

Hablando de «Rakatá», ¿cómo está siendo el recibimiento? 

Alucinante, date cuenta de que se creó desde una improvisación junto a mi hermano Moncho Chavea. Mientras el DJ estaba buscando la siguiente canción, yo le pedí al público que me hiciera un compás por rumba. Yo empecé a decir «Rakatá» y después de eso comencé a rapear. Me quedé sin aire y le dije a mi hermano, «Venga Moncho, pégatela». Moncho continuó con su parte. Alguien grabó ese audio, lo subió a Tik Tok y empezaron a bailarlo. Claro, yo vi que tenía 500 vídeos, entonces le dije a Moncho de hacer el tema y me dijo que no, que teníamos otras cosas en mente. Cuando pasó una semana iba por 5.000 personas que habían utilizado ese vídeo. Entonces, pasa otra semana y lo hacen 20.000 personas. Me mandó Moncho un mensaje que ponía «Ja ja no, ¿qué ha pasado» entonces, empezamos a grabar el tema. Le dije de añadir algo más loco todavía, entonces metimos esa parte de la risa, de un monólogo de Dani Rovira. Aceleramos el tiempo y lo metimos por dembow gitano. Cuando yo escuché todo completo, le dije a Moncho que teníamos una bomba. Lanzamos el tema y La Bellido, creó el baile, le estaré agradecido toda la vida porque es una influencer muy fuerte. A continuación, la gente se volvió loca y empezaron a hacer el baile. A nivel de que vi a Pablo Motos, Lolita, Ana Peleteiro, Elena Furiase… y ya para terminar, entramos en una lista de Spotify en la que el tema se convirtió en un hit mundial. Ahora mismo «Rakatá» es mundial.

¿Qué nos cuenta del remix? 

Pues este tema se creó con sentimiento y pureza, porque fue improvisado. Yo subí que en el tema se incluía un amigo mío, que se llama C de Cama. No estaba sonando mucho y queríamos echarle una mano. Le hemos echado muchas manos. Entonces, me llamó Yotuel Romero, me dijo que faltaba su nombre. Le dije que era muy precipitado, que se grababa el miércoles y me dijo que estaba en Madrid. El videoclip se grabó en mi barrio, en Caño Roto, ese coche naranja que veis está en la puerta de mi casa, donde yo vivo. Subí un estado a mi Whatsapp y se unieron mis vecinos. Estaba todo improvisado, para que veáis que todo es pureza, por eso se pega tanto porque es flow salvaje de corazón, de verdad.

¿Qué proyectos tiene a corto plazo? 

Lo siguiente es el remix de «Rakatá», que se ha unido gente tan importante como Mala Rodríguez, Omar Montes, Rvfv, Beatriz Luengo y Nyno Vargas. Me faltan muchísimos más de mis artistas favoritos de España, pero por tema de discográficas la canción no puede durar tanto. Entonces, nos acortan el tiempo y no nos dejan. Si fuera por mi, duraría más de media hora.

¿Qué canción define su vida ahora mismo? 

«La calle encendida», escucharos ese tema que lo saqué hace cuatro meses. Ahí defino muy bien mi vida. Ha sonado mucho.

¿Con quién le gustaría colaborar a nivel nacional e internacional? 

En general me encantaría hacer algo con la Niña Pastori. Me encantaría hacer un rollo salvaje. En el rollo urbano, hay muchísimos niños que yo tengo hablado cosas con ellos, tenemos muchas cosas habladas. Yo tengo en mente una bombita de meter a los lobos Omar Montes, Moncho Chavea y yo, a la antigua usanza. Eso ya está en proyecto, ya mismo os doy noticias de ese tema, se llamará «Tirititango».

A parte de artista, también aparece en programas como «Los Gipsy Kings», ¿tiene pensado volver a la televisión? 

Por supuesto, este año quise ir a «Supervivientes», pero no se pudo. Me encantaría ir a un «Gran Hermano Dúo» junto a mi padre o Moncho Chavea. Mi padre es muy enrollado, me encantaría liarla muy fuerte en la televisión.

¿Qué diría que le queda por conseguir? 

Hacer cine, me encantaría. Mi padre y mi familia, vienen de actores, mi padre salió en la película «Yo el baquilla». A mi eso me llama mucho, he estado en algunas series españolas como «Gigantes» de Movistar. Salgo peleando con el protagonista que es Carlos Librado, le pego una paliza. En la segunda temporada, salgo bastante. Mi familia se ha dedicado al especialismo. Yo he estado mucho de extra, con caballos, me encanta. Lo siguiente sería hacer una película de prota, para que vean mi madera de actor.