La Galería Fernando Pradilla en Madrid presenta la primera exposición individual de Marina Vargas, titulada «Anonymous was a woman», hasta el 16 de marzo. La muestra, comisariada por Semíramis González, representa un profundo análisis de la voz de las mujeres en la historia, explorando la intersección entre máscaras, anonimato y feminismo.

Marina Vargas, nacida en Granada en 1980, utiliza diversas formas artísticas como esculturas, dibujos, pinturas, fotografías y vídeos para expresar su mensaje. Inspirándose en el ensayo «Una habitación propia» de Virginia Woolf, la artista construye un diálogo simbólico y místico, utilizando elementos talismánicos. Su obra invita a los espectadores a reflexionar sobre el papel históricamente silenciado de las mujeres, desafiando narrativas convencionales desde una perspectiva feminista.

Explorando la voz silenciada

La exposición también incluye un diálogo programado entre la artista y la comisaria el 8 de marzo, coincidiendo con ARCOmadrid. Este evento ofrece una oportunidad única para entender el proceso creativo detrás de las obras.

«Anonymous was a woman» se erige como un testimonio del compromiso de Marina Vargas con la denuncia feminista. Marina Vargas, nacida en Granada en 1980, es una artista que vive y trabaja en Madrid, España. Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Granada en 2003, continuó su formación con un máster y doctorado en Producción e Investigación en Lenguajes Artísticos en la misma universidad en 2011.

Desde el inicio de su carrera en 2001, antes incluso de completar su licenciatura, Vargas ha expuesto obras experimentales en diversos espacios. Su obra, que abarca formatos como la fotografía, escultura, dibujo y pintura, explora conceptos relacionados con la herencia cultural y sus significados a lo largo de la historia. Su enfoque constante en la sexualidad, feminidad, violencia, lo personal y lo político ha llevado a una amplia resonancia y reconocimientos internacionales.

Una carrera llena de éxitos

Entre sus logros más recientes se destaca su selección como la única artista española en el proyecto «New Worlds: Women to Watch 2024» en el Museo Nacional de Mujeres en las Artes (NMWA) de Washington. Además, en 2023, fue galardonada con el primer Premio de Fotografía de la Fundación ENAIRE dentro del programa de PHotoEspaña.

Marina Vargas ha presentado numerosas exposiciones individuales, siendo «Anonymous was a woman» (2024) en la Galería Fernando Pradilla de Madrid una de las más recientes y destacadas, comisariada por Semíramis González. Su obra ha sido exhibida en diversas ciudades de España y en el extranjero, consolidándose como una voz destacada en la escena artística contemporánea.

Te puedo interesar: Steve McCurry, un viaje fotográfico