En la invasión rusa de Ucrania, la inteligencia estadounidense ha vuelto a revelar su fiabilidad. Anunció la fecha de la invasión a un occidente estupefacto que la tildó de alarmista. Su colaboración ha resultado vital para las más exitosas operaciones del ejército ucraniano y ha descubierto la mayor parte de maniobras internacionales rusas. Así que podemos darle un voto de confianza a sus recientes informaciones: Corea del Norte ha vendido misiles al Grupo Wagner.

Si esto se confirma, la dictadura de Pyongyang habría transgredido, una vez más, las normas internacionales más elementales. Le habría vendido armamento pesado a una organización paramilitar para que lo utilice en un conflicto internacional.

“Corea del Norte ha vendido misiles al Grupo Wagner”

Maticemos que el Grupo Wagner no es un grupo paramilitar al uso, unos cientos de militantes armados lucha en una guerra de guerrillas a preparar atentados. Aunque desconocemos la cifra exacta, sus filas integran entre 6.000 y 8.000 combatientes, el equivalente a unas dos brigadas de un ejército regular.

Registramos sus primeras actividades en 2014, precisamente en las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk, poco después de la anexión de Crimea. Desde entonces, el Grupo Wagner ha operado en Siria, en Libia, Mali, Sudán y Centroáfrica entre otros. También nos consta su envío de un reducido contingente a Venezuela en 2019 en apoyo a Maduro, después de la proclamación de Juan Guaidó como Presidente encargado.

“el Grupo Wagner ha operado en Ucrania, en Siria, en Libia, Mali, Sudán, Centroáfrica y en Venezuela”

Aunque por su número y recursos materiales, el Grupo Wagner es capaz de entrar en combate en batallas a gran escala, su especialidad son las denominadas operaciones especiales. Esto abarca supuestos como eliminar a sujetos concretos del bando enemigo, dar con la estrategia para ocupar posiciones fortificadas y, sobre todo, erradicar a grupos guerrilleros y operaciones antiterroristas.

¿Pero quién es el Grupo Wagner? En otras palabras ¿quién está detrás? Oficialmente, el Grupo Wagner no existe. No es una empresa, ni una asociación ni, por supuesto, una parte del ejército ruso. Sin embargo, el Ministerio de Defensa moscovita le deja sus instalaciones para entrenar a sus soldados.

“¿Pero quién es el Grupo Wagner?”

Algunos analistas lo describen como un grupo paramilitar de ultraderecha como tantos hay en Rusia que, por diferentes factores ha crecido más que los demás. Sí, los demás, porque Rusia pulula de grupos neonazis y supremacistas blancos que portan armas. Por citar algunos ejemplos en activo:

  • Ejército Ortodoxo Ruso: grupo paramilitar formado en Donetsk a partir de voluntarios rusos en 2014. En la actualidad ronda los 4.000 miembros, pero estos carecen de entrenamiento militar sólido y armamento de calidad. Sobre todo, se dedican a perseguir y asesinar a comunistas, nacionalistas ucranianos, judíos y, sobre todo, cristianos no ortodoxos.
  • Movimiento Imperial Ruso: desde 2015 considerado grupo terrorista por Estados Unidos y Canadá, este grupo ultranacionalista y supremacista blanco, se fundó en 2002 en San Petersburgo. Su líder Stanislav Vorobyev no es dócil ante el Kremlin. Si bien, las autoridades rusas le dejan cierta manga ancha, se restringe su acceso al armamento y algunas de sus publicaciones, especialmente digitales, han sido censuradas en Rusia. Su militancia armada es mucho más reducida, entre unos cientos y un millar de hombres.
  • Sociedad Blanca-88: que no debemos confundir con Lincoln-88, grupo terrorista de cabezas rapadas (militantes estimados 22) que operó en San Petersburgo hasta su desarticulación en 2007. Sociedad Blanca-88 surgió como un grupo estudiantil de ultraderecha en 2008 Nazhni Novgorod, ciudad y región al este de Moscú. Pese a que en la actualidad se encuentra oficialmente desarticulado, se cree que persisten algunos flecos de su organización política.
  • Unidad Nacional Rusa: partido político de ultraderecha, racista, antisemita y nacionalista cristiano, fue fundado en 1990 por Alexander Barkashov. En su momento se acercó a Putin a quien llegó apoyar, aunque actualmente le consideran demasiado blando. La organización fue oficialmente disuelta por el gobierno ruso durante la segunda guerra de Chechenia (1999-2000) debido a que sus militantes armados perpetraron matanzas. Sin embargo, la ilegalización es más formal que real, ya que la organización, incluso sus ramas armadas, siguen operando abiertamente con relativa impunidad.
  • K.U.: siglas en ruso de Maníacos: culto del asesinato. Fundado en 2017, el nombre deja poco que comentar. Se trata de un grupo de aproximadamente 200 personas que se comunican a través de internet. Se describen como neonazis y defienden el genocidio masivo de las razas inferiores. Han ideado la religión del asesinato que aborda místicamente las matanzas como rito de purificación. Extremadamente violentos, se corresponden a la imagen del neonazi que tenemos en occidente. Defienden la acción espontánea, como salir a la calle a dar palizas a negros, judíos o asiáticos. Su organización y armamento, aunque rudimentarios, han demostrado su potencial para atentados con explosivos.

Como estos hay miles en Rusia. Irónico que una de las justificaciones de Putin para atacar a Ucrania sea desnazificarla ¿no?

¿El Grupo Wagner surgió como un grupo neonazi cuya militancia creció en número? Quizás en su origen, aunque, personalmente, lo dudo. No cabe duda de que muchos integrantes del Grupo Wagner son neonazis o ultraderechistas. Ahora bien, tanto por sus recursos monetarios como de organización apuntan a una maniobra de Estado. Pensemos que los soldados del Grupo Wagner cobran un sueldo, por cierto, más elevado que el del soldado ruso corriente.

“Irónico que una de las justificaciones de Putin para atacar a Ucrania sea desnazificarla ¿no?”

Se ha especulado con la hipótesis de que el Grupo Wagner se financie de millonarios rusos que por afinidad ideológica o en un intento de crear un ejército mercenario que alquilar a su gobierno o a otros países. Otros sitúan al propio Putin como magnate financiero que se habría creado en el Grupo Wagner su ejército privado.

En mi opinión, la hipótesis más probable es que Putin esté detrás, pero no como particular que financia a este grupo a partir de la inmensa fortuna amasada a lo largo de sus años en el poder, sino como Presidente que ambiciona un pequeño ejército extraoficial. Así el Grupo Wagner queda a cargo de todas las operaciones internas y externas de lo que podemos denominar “terrorismo de Estado” entre otras. Además, otorgar al Kremlin un cuerpo de élite sorteando a la cúpula militar del país.

“la hipótesis más probable es que Putin esté detrás, pero no como particular que financia a este grupo […], sino como Presidente que ambiciona un pequeño ejército extraoficial”

¿Y Corea del Norte qué pinta en todo esto? Al margen de hacer negocios muy lucrativos, Kim Yong Un se ha pasado el último año elevando la tensión en la península coreana, en un intento por captar atención internacional. La línea maestra de la política interior norcoreana es que su país está bajo el asedio del imperialismo mundial. En cuanto a su política exterior, los lanzamientos de misiles, maniobras militares y cualquier otro pretexto para subir la tensión, antes o después se traduce en algo más de ayuda humanitaria para los norcoreanos -que han vivido un verdadero infierno dentro del infierno con el COVID- pero claro, es difícil tensionar nada si el mundo está pendiente de Ucrania incluso cuando haces pruebas con armamento nuclear…