Arturo Valls, Ernesto Sevilla y Julián López conformarán parte del elenco de la nueva comedia española que se estrenará este 20 de agosto en las salas de cine. Descarrilados aspira a convertirse en una de las comedias que harán que el espectador no pueda parar de reír durante su visionado embarcándoles en una travesía que le llevará por algunos rincones de Europa durante aproximadamente una hora y media.

Desde la izquierda, Arturo Valls, Ernesto Sevilla y Julián López en “Descarrilados” (Traíler de la película)

 

Descarrilados está llamada a convertirse en una de las comedias españolas del verano, ¿cuál fue su reacción al enterarse de que encarnaría a uno de sus protagonistas?

Rodar una peli siempre es motivo de alegría y, sobre todo, cuando lo haces con amigos y con una premisa tan divertida como esta. Y, en teoría, íbamos a viajar por toda Europa. Eran todo motivos para estar contentos. El proyecto fue y es un proyecto muy apetecible lo que pasa es que, al final, por culpa de la pandemia se truncó lo de los viajes por Europa pero bueno, estuvimos en Bilbao rodando y gracias a la magia del cine parece que estamos viajando por toda Europa que es algo maravilloso.

Julián López, Arturo Valls y Ernesto Sevilla en “Descarrilados” (Sony)

 

Su personaje, Costa, aparenta ser un hombre mujeriego y al que le encanta la marcha…

Así es justamente. Un eterno Peter Pan, un sinvergüenza, el típico embaucador en su profesión y con las mujeres. Es el personaje que hemos visto, el viva la vida que de repente en este viaje se enfrenta a la realidad. Sus maneras ya no funcionan como funcionaban antes y también es de agradecer ya que la sociedad evoluciona, la gente evoluciona y esa manera de ligar y el ligoteo está un poco pasado y en este viaje se da cuenta.

¿Cuál es el elemento que hará que Descarrilados se diferencie del resto de comedias españolas que hemos visto hasta el momento?

Hombre, sobre todo, hay una parte importante que es el look y la propia fotografía que está muy bien. Luego también la road movie, es una peli de amistad, de tres amigos viajando por Europa. El punto diferencial podría ser ese, una comedia de amistad y de viajes que a lo mejor hemos visto menos en los últimos tiempos.

Nos gustaría conocer alguna que otra anécdota del rodaje…

Bueno, lo que nos pasaba todo el rato es que era una ciudad difícil para mantener el raccord porque empiezas a rodar con un peso y luego estás en Bilbao. Allí se come muy bien entonces era muy difícil decir “Jo macho, otro chuletón” y mañana vamos a rodar y el personaje que empezó delgado al final de la peli va a parecer con kilillos de más. Entonces era un dolor, porque esa ciudad tan maravillosa con esa gastronomía tan estupenda, lo pasábamos bien y mal al mismo tiempo. Pero fue un rodaje divertido dentro de la dificultad que tiene rodar con los protocolos Covid de ahora con mascarilla, distancias, tiempo que supone, pruebas… pero lo pasamos bien.

Hablando de rodaje, ¿cuánto tiempo tardaron en filmar la película?

Yo diría que mes y medio. Seis o siete semanas, no recuerdo bien. Un rodaje estándar entre Madrid y Bilbao. Por la mañana hacíamos competiciones de a ver quién había encontrado el pincho de tortilla más bueno y teníamos el pique de las tortillas, por ejemplo.

¿Consideras que hacer reír a la gente es algo complicado?

Pue, sí. Entiendo que hay algo innato también, no hay una fórmula. No cualquiera se puede poner a intentar hacer reír. Cuántas veces hemos visto en una pandilla que el mismo chiste lo contaba uno y luego lo contaba otro y literalmente no hacía gracia, había algo ahí de piel de empático que es lo que a veces conecta o no conecta. Si de repente tienes esa gracia pues, de alguna manera, para esa persona no es complicado. Lo que se está poniendo cada vez más complicado es que la gente se ría por las circunstancias de vida que tenemos tanto de salud, económicas…a veces cuesta más pero la manera de sobrellevarlo es el humor y aquí, en España, somos especialistas en eso.

Toda película está sometida a crítica y las redes sociales se han convertido en un espacio que recogen, sin ningún tipo de filtro, las opiniones negativas. ¿Le afectan esos comentarios?

Uno asume que va a ser juzgado y que forma parte de su profesión. Con el tiempo te das cuenta de que no le puedes gustar a todo el mundo. Es verdad que antes era una cosa más difícil, encontrarte con esa crítica tan salvaje como las que se pueden encontrar ahora en Twitter. Esto antes no pasaba.  Tienes más a mano esa libertad absoluta de la gente de juzgar la peli, también dependen de donde vengan. Si es alguien a quien admiras y tienes en consideración y, de repente, dice que tu trabajo es horroroso pues a lo mejor ahí te puede afectar pero un twitero en su casa diciendo que no tienes ninguna gracia pues, eso por suerte no me afecta.

Tras el estreno de Descarrilados, ¿tienes planeado seguir en el universo cinematográfico o continuarás con tu labor como presentador de televisión?

Voy combinando. Es verdad que ahora estoy más cerca de la interpretación y de la ficción, estoy más volcado en esopero si, de repente, llega un proyecto de entretenimiento y de tele que me gusta pues también lo valoro y lo disfruto. Los sigo combinando.

Somos conocedores de tu faceta como productor, ¿tienes en mente producir alguna película en los próximos meses?

Acabamos de rodar Camera Café, la película, que justamente la he dirigido con Ernesto Sevilla y esta es mi última producción que empezamos a montar ahora en verano. La terminamos de rodar en julio y estamos encantados con el proyecto. Luego en octubre empezamos a rodar Dos años y un día, una serie que también produzco y protagonizo, una serie para Atresplayer sobre una comedia carcelaria. Eso es ahora mismo como productor y algún que otro proyecto pero en un estado más embrionario.

¿Por qué recomendarías Descarrilados?

Porque vas a pasar un buen rato, va a ser un poco lo que nos apetece a todos, juerga y viajes. Es verdad que desde la butaca pero, oye, durante hora y media vas a estar viajando y viendo alguna que otra juerga y a tres tíos pasándoselo bien y mal, que eso también genera comedia.

Entonces, ¿la intención inicial era rodar en los lugares que aparecen en el transcurso de la película?

Claro el proyecto inicial era viajar por toda Europa, por todos los sitios que se ven en la peli. Gracias a los efectos especiales y a la versatilidad de una ciudad como Bilbao da la impresión de que estamos en Paris, estamos en Croacia, en Italia… es maravilloso la verdad.

Para conseguir su papel en la película, ¿tuvo que audicionar o se pusieron en contacto con usted?

Fue así. Me llamaron y me propusieron el personaje de Costa. Eso sí, me pidieron estar un poquito más fino, adelgacé un poquito, como los americanos como Robert De Niro que se pone gordo para hacer Toro Salvaje. Me quité diez kilitos y me vino muy bien.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Julián López y Ernesto Sevilla?

Pues una maravilla porque son gente a la que ya conoces, con la que ya has trabajado y eso pues te garantiza tranquilidad. A veces hay compañeros de los que no sabes de qué pie cojean o cuál es su método interpretativo pero tampoco pasa nada, te adaptas enseguida. Yo nunca he tenido problema. Pero bueno, como ya los conoces pues vas mucho más tranquilo porque al final son amigos entonces los tiempos muertos, las comidas y las cenaspues son muy divertidas.

Sabemos que es una comedia pero, ¿qué verá el espectador al sentarse frente a la gran pantalla?

Va a ver una aventura de tres cuarentones que, de repente,repiten un viaje que tendrían que haber hecho cuando tenían veinte entonces se enfrentan a ese cambio generacional. Va a ver unos señores como peces fuera del agua, que no están en su sitio y esto genera situaciones muy divertidas porque ya no tienen la edad de enrollarse en esas fiestas, de ligar de esa manera… es una gamberrada. Es una peli para entretenerse y para pasar un buen rato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here