En esta ocasión, entrevistamos a Paula Mattheus, que presenta su último single junto a Rozalén. Titulado “La Hipoteca”, esta canción se convierte en el primer adelanto del disco de la joven cantautora. Este divertido y pegadizo sencillo ha alcanzado grandes resultados de ventas en España. Actualmente, se encuentra organizando una gira de conciertos cargada de sorpresas. 

¿Cuál es la última canción que ha escuchado en Spotify?

Pues creo que ha sido la de Pol Granch, la de “No bastó mi corazón”, que es la última que ha sacado. 

¿Cuáles fueron los primeros discos que la propulsaron a dedicarse de lleno a la música?

Pues lo que me ponía mi padre en el coche que era Rosanna, Antonio Flores, Antonio Vega, Iván Ferreiro… los escuchaba a ellos principalmente. 

¿Cómo definiría su etapa actual?

Pues estoy en una etapa muy bonita, empiezo a recoger los frutos que llevo sembrando desde hace dos años y medio que empecé con todo esto. Empiezo a ver un poco la luz, porque cuando te esfuerzas se pueden conseguir un montón de cosas. Pero, a la vez, estoy en un momento de vértigo porque cada vez las cosas que estoy haciendo son más grandes. Entonces estoy viendo a ver dónde me lleva todo esto. 

¿Qué tal se maneja en las redes sociales?

Te voy a ser muy sincera, al principio me agobiaban mucho las redes. Les estuve dando mucha caña y hasta me llegó a ser tóxico para mi. Estaba todo el día mirando los likes. Ahora estoy en un punto de mi vida en el que he decidido que yo no soy influencer y que por lo tanto, lo que tengo que hacer es música y esperar que los seguidores e vengan de escucharme y no al revés. No les doy tanta importancia como antes. Tik Tok, es un absoluto desconocido para mi, soy como una abuela. Creo que aunque lo voy intentando, ese barco zarpó para mi hace mucho tiempo. 

¿Qué cambiaría de la industria musical?

Muchas cosas. No me gusta que no haya presencia femenina en los festivales, no me gusta que no haya un apoyo en general, a la escena emergente. Y si lo hay sea siempre por contactos. No me gustan los concursos musicales porque, la mayoría de las veces no premian el talento sino que intentan promocionar lo que quieran promocionar en ese momento. Spotify en su caso es muy justo, me gusta mucho. No me gusta que la industria haya cambiado hasta tal punto, la sociedad apoya el talento que funciona en redes sociales o plataformas. No hay una industria que realmente pueda hacer que alguien triunfe, eso existía antes. Anteriormente, la única manera de que alguien triunfase era que te fichase una discográfica, hicieras un disco y lo metieran a sonar en una radio o televisión. Hoy día, no hay garantías. Yo puedo estar trabajando un montón y alguien sube un pedo a Tik Tok y se hace viral. 

¿Con qué historias se toparán los oyentes de “La Hipoteca” remix junto a Rozalén?

Pues realmente fue un momento para mi en el que des-idealicé a una persona para mi de mi mente. Y es el momento en el que empiezas a ver todos los defectos de alguien. Cuando le dices a tus amigas, “menos mal, que no acabé con él”. Eso es lo que os voy contando en la canción.

¿Por qué ese título?

Te voy a contar algo, ese título se lo puso una fan. Me había oído en algún concierto que lo tocaba como canción inédita. Siempre me escribía por Instagram que quería como título “La Hipoteca” y así fue. 

¿Cómo ha sido colaborar junto a Rozalén? ¿Os conocíais previamente?

Compartimos agencia y productor. Había compartido con ella varias ocasiones de agencia y estudio. Siempre nos hemos llevado muy bien, a parte, me ha invitado a telonearla en algún concierto y pues, conozco a todo su equipo. Grabé “La Hipoteca” yo sola para mi disco, la escuchó ella un día en el estudio y me dijo mi productor que se lo planteásemos y ahí está la canción.

¿Cómo ha sido la dinámica de trabajo? ¿Os ha dejado alguna anécdota grabarla juntas?

Mira lo que te voy a decir es que el día que la grabamos en el estudio de Isma, nos reímos mucho porque vino su madre. La madre de María es un espectáculo, nos reímos un montonazo, que nos hacía falta a las dos, además. Los toques que le ha dado ella a la canción, me encanta. 

¿Se aprende de los errores en el amor?

Bueno a ver, tengo sentimientos encontrados porque creo que de errores se aprende. Sin embargo, hay otros que cometemos. Eso te lo pide el corazoncito y ya está. 

¿Cuál es su perspectiva sobre el amor? ¿Se quiere menos o diferente?

Yo tengo una canción, que no la he sacado, no está en el disco y la llamé “Generación sin promesas” porque tengo un poco la sensación de que vivimos en una generación en la que tenemos todo en un ya y ahora. El amor se ha vuelto un poco así, lo consumimos de manera muy rápida. Es más fácil tener un coche de renting, que comprar uno y que te dure cuarenta años. Si se me rompe, me ponen otro y así constantemente, en todo. Y sin querer, hacemos lo mismo en el amor. Creo que hay esperanzas, pero hay una tasa de divorcios que da vergüenza. Creo que ha cambiado la manera de los jóvenes a la hora de relacionarse. Ha cambiado también la manera de las mujeres para verse en entornos sociales, eso influye un montón. Y bueno, simplemente creo que cada uno tiene que vivir el amor como mejor le venga. Deberíamos cuidarnos más. Hay muy poca responsabilidad afectiva en los jóvenes, es mi opinión. 

¿Cómo siente abrirse en canal con sus canciones?

No me da pudor, antes me daba pero he entendido que es mi trabajo. Si a alguien le molesta lo que digo, pues que no me escuche. Además, el arte es libertad de expresión en su pura esencia. 

¿En qué momento se debería escuchar esta canción?

Es una canción muy alegre, te trae arriba en cualquier momento. Creo que se debe escuchar cuando has sufrido mucho por una persona o acabas de hacer click, que es lo que contaba yo. Es la canción perfecta para decir, “tiene razón”. 

¿Puede adelantar algo sobre su primer álbum?

Voy a adelantar que la colaboración con María fue lo más inesperado de todo mi álbum. O sea, no iba a ocurrir, ha sido algo de última hora. Tengo unas colaboraciones muy bonitas, es un álbum que habla mucho de amor, nunca había hecho un álbum que hablara tanto de ello. Me gusta porque lo hago desde distintas perspectiva, cuando lo veáis sentiréis que tiene distintas narrativas. 

¿Hay algún nombre en la sombra?

Hay un tema que me hecho una mano terminarlo Luis Ramiro, es un escritor y letrista maravilloso. Quería darle una vuelta, sabía que él me iba a entender, me fui a su casa y me echó una mano para terminarla. 

¿Cómo está planteando los directos que la acompañarán los próximos meses?

Ya me voy con más músicos. Me apetece un montón porque da mucho juego en directo y son mi familia. Voy a decir que vamos a tener conciertos muy especiales, uno es Madrid, no tengo por qué ocultarlo. Y otro aún no está publicado, pero me hace mucha ilusión. 

¿Con quién le gustaría sentarse a componer para una futura colaboración?

Con Rosanna, pero creo que está apagada y fuera de cobertura. También por pedir, Alejandro Sanz. 

¿Prefiere tocar en salas o en festivales?

En festivales he tenido poca ocasión de tocar. A parte porque empecé mi carrera en 2020, no han habido festivales hasta este verano, prácticamente. Los que hay este verano, estaban cerrados los carteles. Siendo mujer y emergente, es una lotería, casi te tienen que pagar a ti por ir. Pues, yo disfruto más el concierto en sala, es propio, entiendo que la persona que ha pagado una entrada por ir a verte a ti, lo tengo que dar todo de mi, la gente responde más. Es mucho más cercano. 

¿Cuál es el siguiente paso que va a dar en su carrera?

Te voy a decir que ese primer álbum es ya un gran paso. Pero, si tengo que mirar a lo siguiente, me he tomado una temporada en la que he dejado de componer porque llevo meses componiendo un montón, pero sé que lo siguiente que componga quiero dar un salto importante en muchas cosas. Quizás, me gustaría buscar colaboraciones en Latinoamérica, voy a intentar componer sobre temas que no he compuesto aún. Me quiero marcar retos personales.