El grupo granadino «Las Dianas» vuelven tras casi 3 años desde el lanzamiento de su anterior disco «Lo que te pide el cuerpo». Esta vez lo hacen con el single titulado «Síndrome del impostor», en el que se abren y explican las dificultades que tienen que afrontar muchas veces mujeres en la industria musical. Honestas, reivindicativas y con muchas ganas, Las Dianas están dispuestas a hacernos disfrutar con su nuevo sonido. Hablamos con ellas sobre música, la industria y sus recientes aventuras tocando en el Wizink y en México.

 

Bueno, antes de empezar, ¿cómo os sentís con el comienzo de la nueva era de Las Dianas?

Estamos muy ilusionadas, tenemos muchas ganas de ver qué recibimiento tienen los temas y muchas expectativas jajaja. Por otro lado, también sentimos alivio de haber acabado por fin el disco.

Vuestro nuevo single se llama «Síndrome del impostor». ¿De qué habla la canción?

El síndrome del impostor habla de un sentimiento colectivo que afecta sobre todo a personas jóvenes, especialmente a las mujeres. Sientes que lo que has conseguido no es por mérito propio, sino suerte, casualidad, gracias a otras personas…

En nuestro caso, es un sentimiento que muchas veces nos han provocado los hombres, haciéndonos pensar que su opinión vale más que la nuestra. Que cómo hemos llegado aquí o explicándonos cosas que sabemos mejor que ellos y un largo etcétera.

¿Os habéis sentido vosotras «impostoras» en algún punto de vuestra carrera?

Sí, en muchos. En la música en concreto ha habido momentos en los que nos han hecho dudar de nosotras mismas. Nos han tratado con condescendencia y nos hacen preguntas que a grupos formados por hombres no les hacen… Hay que respirar profundo muchas veces jajaja.

¿Cómo definiríais el nuevo disco en 3 palabras?

Fresco, honesto y reivindicación.

¿Qué podéis adelantarnos del álbum? ¿Alguna colaboración secreta?

Es un punto de inflexión en nuestra carrera. Le hemos puesto mucho esfuerzo y le hemos dedicado un montón de tiempo. Nos lo hemos pasado súper bien haciéndolo y explorando una nueva faceta artística en la que hemos hablado de los problemas de nuestra generación y de un futuro incierto.

Sobre la colaboración no podemos decir nada todavía porque es sorpresa jajaja.

Hablando de colaboraciones… ¿Cuál sería vuestra colaboración soñada?

Buah, es que tenemos muchas. Por ejemplo con St. Vincent, Hinds, La Paloma…

Si tuvierais que elegir, ¿os gusta más componer vuestras canciones o tocarlas en directo?

Cada parte tiene su aquel. Componiendo nos reímos mucho y decimos tonterías que, por suerte, no están en las versiones que escucháis jaja. Tocando, depende de dónde, nos gusta mucho subirnos al escenario. Sentir el apoyo del público, interactuar con nuestros seguidores y poder compartir con ellos las canciones que llevamos mucho tiempo trabajando.

En diciembre fuisteis teloneras de Lori Meyers y tocasteis en el Wizink. ¿Cómo fue vivir esa experiencia?

Estamos súper agradecidas con ellos por la oportunidad y somos conscientes de que no se toca en el Wizink todos los días. Al principio estábamos muy agobiadas porque una de nosotras tenía un virus y tuvimos que ir a urgencias dos horas antes del concierto. Gracias a las enfermeras pudo revivir y vivimos un día súper épico.

¿Cuál sería vuestro escenario soñado en el que tocar?

En el Coachella, en el BBK, en el Generalife de la Alhambra…

Hace unos meses estuvisteis en México por primera vez. ¿Qué fue lo mejor del viaje? ¿Hay vistas de volver pronto a Latam?

La comida y la gente. Nuestros fans mexicanos fueron súper cariñosos con nosotras, incluso nos hicieron algunos regalos. Estamos deseando volver y visitar otros países que también nos piden mucho, como Argentina.

Ya por último, hablando en nombre de vuestros seguidores, estamos deseando veros tocar en directo. ¿Vais a anunciar gira próximamente?

Sí, vamos a tocar en algunos festivales y cuando salga el disco haremos gira de salas. Podéis seguirnos en nuestras redes sociales para enteraros de todo.

Ya disponible en todas plataformas digitales el nuevo single de Las Dianas, «Síndrome del impostor».