Sumérgete en el delicioso universo culinario de Rafuel, el aclamado influencer gastronómico, en una entrevista exclusiva que revela los secretos detrás de sus Grandes Éxitos. Desde la evolución de su contenido hasta la filosofía que impulsa su nuevo libro, descubre la pasión por la cocina casera, los ingredientes sencillos, y la conexión auténtica con su creciente comunidad. Explora las anécdotas emocionantes, los platos estrella como las tortillas de mil sabores, y sus planes futuros.

¿Cómo ha evolucionado su contenido desde que empieza en las redes sociales, hasta ahora? 

Pues empezamos con 1 seguidor, hasta 900.000 casi.

¿Ha recibido alguna respuesta o alguna historia emocionante de alguien que haya probado sus recetas?

Cada día. Yo comencé en 2012 en Instagram. Desde entonces, he publicado todos los días, sin fallar ni uno solo. Cada día, pongo algo nuevo, y cada día trae sorpresas. A veces, alguien te da una alegría, y otras veces, te llevas una sorpresa menos agradable. A mí me ha pasado que he notado la ausencia de alguien que solía comentar a diario, y al preguntar, descubrí que esa persona había fallecido. También he recibido mensajes de familiares de personas que fallecieron y que solían seguir mi contenido. Así que, por un lado, hay más buenas sorpresas que malas, pero al final, es una comunidad y hay de todo.

Cambiando un poco de tema, ¿diría que actualmente cocinamos menos? 

No estoy seguro. Creo que sí cocinamos, pero quizás dedicamos menos tiempo a hacer cosas elaboradas. No es porque no nos guste disfrutar de la buena comida, a todos nos encanta, pero cuando llegas cansado a casa o simplemente no dispones de mucho tiempo, tienes que hacer lo que puedes. La cocina implica tiempo, y después necesitas sentarte y disfrutarlo. Si no te sientas y disfrutas de cocinar, estás perdiendo algo.

¿Qué consejos le daría a alguien que aún no se atreve a cocinar?

Pues que empiecen. Todos empezamos sin saber cocinar, ¿verdad? Al final, todo el mundo termina aprendiendo. Nadie nace sabiendo. La vida es así. Cuando comienzas algo, lo aprendes. Y todo depende del interés que tengas en las cosas. Al final, cada persona tiene sus propios objetivos, pero todos llegamos a hacer cosas y nos da la gana de aprender.

¿Cuál es la filosofía que aplica en su nuevo libro, «Grandes éxitos de Rafuel: las mejores recetas para cada día»? 

Bueno, la filosofía siempre es la misma: quiero que la leas, la comprendas y la hagas. Intento que la receta no solo me guste a mí, sino que te guste a ti. Porque si no te gusta a ti, algo falla, y creo que en el nuevo libro habrá un 80% de las recetas que te encantarán.

Cuénteme un poco sobre el proceso de llevar estas recetas a este segundo libro. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Escribo recetas todos los días, todos los días. Me guío por los likes y las estadísticas, pero confío mucho en la gente que guarda las recetas. Ese es mi termómetro. Cuando alguien guarda una receta, suele ser buena y útil. Así que la escribo y la comparto.

¿Por qué decide enfocarse en recetas con ingredientes sencillos y accesibles para todos?

Porque alguien tenía que hacerlo, y es lo que me gusta. ¿A quién queremos impresionar? Los restaurantes pueden hacer platos más sofisticados porque tienen más personal y recursos. Pero para mí, lo bueno es comer bien en casa todos los días del año. Preparar una buena ensalada, saber hacer un buen aliño, o freír un huevo perfecto. Todo esto lo podemos hacer en casa y disfrutarlo al máximo.

Hablaba de la Navidad. ¿Qué no puede faltar en una mesa y qué recomiendas a los lectores tener en su mesa de Navidad?

Lo fundamental es que toda la familia esté presente. No puede faltar la unión familiar. A partir de ahí, lo que preparamos depende de lo que nos gusta. Podemos hacer un cocido, una buena bullabesa, o una variedad de platos que todos disfruten. No tiene por qué ser siempre lo mismo. La clave está en crear una comida copiosa, de esas en las que no te levantas de la mesa porque estás tan satisfecho. Creo que la Navidad es el momento de disfrutar, de tomar un poco más de tiempo juntos, sentados y compartiendo. [00:05:28]

 ¿Y usted qué suele poner en Navidad?

Yo, lamentablemente, no puedo celebrarla de la manera tradicional porque el día 27 organizo una comida para 40 personas con todos mis hermanos y sus familias. Así que en casa, preparo un aperitivo y después cocino unos cuatro o cinco arroces diferentes. Para la sopa de pescado, probablemente incluiré rape, mejillones y otros ingredientes que les encantan. Una bullabesa o un suquet de pescado también son opciones que disfrutan.

¿Tienes alguna receta favorita del libro? 

Mi receta favorita es una sencilla pero que hay que hacer bien: patatas fritas con huevos fritos.

¿Y del libro? 

Elijo la tortilla de patatas porque considero que es el caviar del Mediterráneo. Es un plato versátil que puedes disfrutar para desayunar, comer o cenar, y a todo el mundo le gusta.

También me han llamado mucho la atención las tortillas de mil sabores que aparecen en todo el libro. ¿Puedes contarme más sobre ese enfoque al crear estas variantes y cuál es su favorita de todas las variantes?

Las tortillas de patatas, como muchas recetas españolas, son recetas de aprovechamiento. Recuerdo que mi madre las hacía con sobras del mediodía. La tortilla de patatas con judías es deliciosa. Ahora, todo se hace rápido, pero antes era una tarea básica. Podemos hacer tortillas de chorizo, sobrasada, jamón york con queso, y muchas más. La idea es buscar el momento de la tortilla de patatas, ya sea para desayunar, merendar o cenar. Es un placer llegar a casa a las 19:00, encontrar una tortilla, y disfrutarla con pan con tomate y aceite. Es la mejor merienda-cena de la semana, seguro.

Y en cuanto al eterno debate de la tortilla, ¿con cebolla o sin cebolla? 

Como prefieras.

Yo me considero pro-cebolla…

Realmente, el otro día hice una encuesta en una cuenta con más de 60,000 seguidores, y pregunté sobre la tortilla con cebolla o sin cebolla. ¿Sabes qué porcentaje dio? Un 10% sin cebolla. O sea, imagínate el ruido que hace el 10%, porque nosotros permanecemos callados y eso está bien. Pero siempre, siempre, siempre, un pequeño tanto por 100 hace el ruido del 90%. Y el día final es la tortilla de la cebolla. ¿Cómo? ¿Cómo? ¿Cómo lo vas a hacer? Comprendes? Porque no es lo mismo una cebolla que ha estado 5 minutos, una cebolla que ha estado 15 minutos, una cebolla que ha estado una hora con la patata, o una cebolla caramelizada. ¿En qué punto? Tú eliges. El punto ideal para una tortilla de patatas está en el punto de que haya estado, como mínimo, la patata y la cebolla entre media hora y 3/4 de hora, porque entonces la cebolla no tiene sabor a cebolla, todo lo contrario. Y la patata tiene un saborcito a cebolla. Desde luego, no te encuentras nada de cebolla y no te encuentras ningún crujiente, que esto es lo que a veces da un poco de cosa. Y bueno, después está la cebolla caramelizada que es la que pones en la hamburguesa, que si se la pones, también queda muy buena la tortilla, pero tienes que masticarla un poquito más.

Y otro de los platos estrella que también tienes son esos macarrones con butifarra y chorizo y mozzarella, ¿qué lo hace tan especial a este plato? 

Este plato es especial porque está pensado para niños, pero se lo comen también los mayores. Siempre que vienen niños a casa, debe haber una bandeja de macarrones, y siempre se acaban comiendo macarrones. Mis padres, por ejemplo, no dejan ni un plato. Hace pocos días vinieron varios matrimonios con niños, y uno de los padres le dijo al niño: «Oye, ¿has comido ya dos platos de macarrones? A ver si me dejas algo.» Son platos que triunfan siempre, además de ser muy caseros. El recuerdo de mi padre era ponerle costilla de cerdo y hablar de todo mientras intentaban hacer un plato que fuera el primer o segundo plato y poner la carne en la parte superior.

 ¿Cuáles son sus planes futuros? ¿Hay algo que sus seguidores puedan esperar? 

Bueno, vamos siguiendo la ruta. Acabo de publicar un libro. Voy haciendo recetas. De momento, quiero extender un poco el tema de Show cooking. Estoy haciendo mucho en Barcelona, pero tengo mucho interés en Madrid porque tengo muchos seguidores. Quiero hacer algo en Sevilla también porque tengo muchos seguidores allí. Y seguir haciendo cosas nuevas, siempre sumando, sacando de lo que más me gusta y haciendo cosas nuevas. Desde luego, pasa por viajar un poco y hacer cosas fuera de mi ciudad. Siempre me ha gustado viajar, y considero que hay zonas que me encantan. Estuve hace poco en Sevilla, y ahora estoy mirando para bajar otra vez a principios de año porque quiero montar algo allí. No se va a separar porque quiero ir como mínimo tres días a Sevilla antes.