¿Conoces la Editorial Cuatro Hojas? ¿No? Pues deberías acercarte a ella si buscas una editora competente, fiable, cercana y sobre todo un lugar en el que traten tu novela como tú quieres que lo hagan.
Editorial Cuatro Hojas está dirigida por Cris Moreno, alguien que imprime en su trabajo el cariño, jovialidad y seriedad que ella misma desprende.

 

¿Quién es Cris Moreno?

Esta es una confusión muy común. Yo soy Cristina Medrano. Suelen confundir mi nombre real con el que aparece en mis redes sociales, que las uso de manera personal, no profesional (como perfil profesional, ya tengo el de la editorial).

Soy muchas cosas. O ninguna, a días. Pero la parte de mí que imagino que es por la que me estás preguntando, la que me ha convertido en responsable de una editorial y me ha llevado a que ahora alguien me esté leyendo, es un conjunto de experiencias (siempre he estado cerca del mundo del libro de alguna manera), intereses (la lectura de todo tipo, la creatividad, la sensibilidad artística…), circunstancias de vida (los hijos, el trabajo desde casa…), y algún que otro empujoncito externo para acabar de formarme y lanzarme.

Hablemos de Cuatro Hojas… ¿Cuál es su vocación?

Esto lo tengo más claro. Cuatro Hojas es una editorial no tradicional. Es decir, no compramos derechos de los libros. Podría definirla como una empresa de servicios editoriales, pero Cuatro Hojas va más allá de eso, porque no vendemos paquetes genéricos de servicios para escritores, sino que tratamos de entender cada proyecto y tratarlo de manera personalizada según sus posibilidades y lo que quiera cada autor.

 

¿De donde surge la idea de crear una editorial y que además lleve ese nombre?

A raíz de la publicación de mi libro en 2011, entablé una buena relación con mi editor y, aprovechando que yo era correctora (tenía el título) y había tenido ya algunas experiencias en este campo, me propuso hacer colaboraciones puntuales con él. Esas colaboraciones se fueron cada vez más seguidas, aprendí cómo funcionaban este tipo de empresas por dentro y ya en el 2015, cuando cerró esta editorial, el que había sido mi jefe (llamémosle jefe para entendernos), me animó a continuar por mi cuenta.

Y el nombre de Cuatro Hojas viene por las hojas de los libros, pero también de los tréboles. Tengo facilidad para encontrar tréboles de cuatro hojas. De hecho, a todos los autores les envío un trébol junto al contrato.

 

Jugando con las tres palabras define que son para ti los libros en tu vida: Negocio – Vocación – Pasión

Esas tres palabras van unidas, pero también van acompañadas de muchas más. Evidentemente, mi empresa es un negocio, porque cobro por mis servicios. No sé si llamarlo vocación, porque mi profesión no ha sido algo que tuviera claro desde pequeña. Pero sí que ha estado siempre presente de alguna manera. Mi casa estaba llena de libros, yo misma escribía, leía a todas horas y me relacionaba con escritores, ilustradores, correctores y traductores, mientras me preguntaba qué hacer con mi vida, sin darme cuenta de que lo tenía delante de mis narices. Y así llegó todo, de forma muy natural, como tenía que ser.

Estar a este otro lado del proceso es apasionante. Es sumergirte de lleno en el mundo del autor y, por otro lado, diseñar la experiencia que vivirá el lector. Todos los libros, de alguna manera, dejan huella.

Llevas editando desde 2015. Si traducimos este tiempo a libros daría una cantidad de…

A día de hoy tengo 123 ISBN registrados, claro que algunos de ellos son segundas y terceras ediciones. Pero sí superamos seguro el centenar de títulos.

 

¿Qué criterio sigues a la hora de descartar o aceptar un libro?

Como decía arriba, somos servicios editoriales. Autoedición. Entonces, de entrada, no hacemos una selección de los mejores para centrarnos en ello. Ganamos por publicar, y la selección la hacemos en todo caso al revés, descartando lo que no supere un mínimo de calidad. Muy mal tiene que estar para que no se arregle con una corrección de estilo… Porque eso sí, una vez que aceptamos los libros, nos volcamos en ellos para que el resultado sea de calidad, y eso es algo que sí nos valoran. Sobre todo en libros infantiles, ya contamos con cierto público que confía en nuestras publicaciones.

 

Hablemos de proyectos futuros…

Tengo muchos: disponibilidad de los libros en más países (ahora mismo tengo España, México, Argentina, Colombia y Perú, y están a punto de entrar EE.UU. y Ecuador), libros personalizados, desarrollar aún más el tema de los libros financiados por campañas de crowdfunding (que está yendo muy bien y queremos aspirar a más), etc. Pero poco a poco. Todo se andará. Sobre todo lo que quiero es que cada paso que demos esté bien asentado antes de dar el siguiente.

 

Cris se despide con una sonrisa y la voz tan dulce que le caracteriza para volver de nuevo a sus correcciones, para leer, leer y leer manuscritos de escritores que como tú, depositan en las manos de esta mujer sus sueños.
Gracias y mucha suerte.