Benito Olmo, reconocido autor de «Tinta y Fuego», cautiva a sus lectores con una narrativa que fusiona magistralmente la pasión por la historia y el suspense. Su obra, marcada por la intensidad de sus personajes y una trama envolvente, transporta al lector a través de emocionantes aventuras que exploran los rincones más oscuros del pasado y del presente. Con cada página, Olmo demuestra su habilidad para mantener en vilo a sus seguidores mientras desentraña misterios entrelazados con el curso de la historia.

¿Qué te invitó a explorar este tema en tu nuevo libro? 

Pues mira, todo surgió a raíz de una noticia que leí sobre una chica de Barcelona que un día recibió una llamada de Benjamín, un bibliotecario de Berlín, que tenía allí en la Biblioteca Nacional un libro que había pertenecido a su padre. Ella desconfió automáticamente porque no sabía. Es verdad que había nacido en Alemania, pero se trasladó muy rápido a Sudamérica cuando era un crío, porque llegaron los nazis al poder. Su abuela era judía. Entonces empezaron a pasarlo mal y emigraron. Nunca hablaba de lo que había sufrido cuando llegaron los nazis. De alguna forma, esta chica, cuando recibió este libro, se sintió en contacto con una parte de su pasado que no conocía, una parte de su padre que ella desconocía. Claro, yo me hablé con ella. Ella me habló de que este libro era un libro muy común, un libro de cuentos, leyendas, un libro que en cualquier librería de segunda mano no costaría más de dos o 3 €.

Pero para ella ese libro tiene un valor incalculable. Además, son tres hermanas, dos son escritoras, la otra es ilustradora de cuentos infantiles. Es muy curioso y claro, yo me pregunté cómo llegó este libro y qué llevó a este bibliotecario a identificarlo, a encontrar al padre de esta chica y a contactar con ella. Entonces. Bueno, hablé con ella, llamé a este tipo. Me ofreció ir a Berlín para conocerlo porque quería ver cómo hacía su trabajo. Y entonces me di cuenta de que allí, después de ciertas investigaciones, llegaron a la conclusión de que aproximadamente 1/3 del fondo de la Biblioteca Nacional de Berlín, algo más de 1 millón de libros, procede del saqueo nazi. Tienen unos sótanos llenos de libros y en una estantería. A mí me enseñaron una habitación detrás de otra, llena de libros que al parecer llegaron a esas estanterías de forma legítima. El departamento dirigido por él es un departamento que consta de tres personas. Trabajan de forma muy artesanal. Identifican estos libros que fueron robados.

¿Puedes hablarnos más sobre cómo trabajan para encontrar los propietarios de los libros saqueados por los nazis?

Claro, es un trabajo muy meticuloso. Buscamos anotaciones como fechas o apellidos en los libros recuperados. Luego, extrapolamos esos datos a la base de datos de víctimas del Holocausto para identificar a los propietarios originales o a sus herederos. En aproximadamente 20 años, hemos logrado restituir alrededor de 1200 libros, lo cual es bastante impresionante considerando que somos solo tres personas y hay decenas de miles de libros por revisar en los sótanos de la Biblioteca Nacional de Berlín.

¿Por qué crees que se habla tan poco del robo de libros en comparación con el saqueo de obras de arte?

Es cierto, el saqueo de obras de arte es más conocido, pero el robo de libros es igualmente devastador. Muchos investigadores y escritores se interesan inicialmente en nuestro trabajo, pero se desaniman al descubrir que la mayoría de los libros no son valiosos en términos monetarios. Sin embargo, estos libros cuentan historias personales y culturales profundas. Son los libros que la gente dejaría atrás en situaciones extremas, y eso habla mucho sobre sus dueños. Para algunos, estos libros pueden no tener valor material, pero sentimentalmente son invaluables.

¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

Tengo muchos libros que aprecio, pero uno que me marcó especialmente es «Todos los Detectives» de Andrey Martín. Lo leí cuando era niño y me inspiró a convertirme en lector y luego en escritor. Aunque mi copia está bastante deteriorada, la conservo con mucho cariño. De hecho, recientemente tuve la oportunidad de que el autor me lo dedicara, lo que lo hizo aún más especial para mí. Aunque para muchos podría ser solo un libro más, para mí tiene un valor sentimental invaluable.

Hablas en tu libro sobre la importancia de la lectura. ¿Crees que las redes sociales promueven la lectura o, por el contrario, la restan importancia al generar menos interés en ella?

Bueno, considero que las redes sociales influyen en diversos aspectos. No creo que en ellas se fomente la lectura. Es cierto que leer es una actividad solitaria y egoísta, ya que requiere total concentración, a diferencia de otras actividades que podemos realizar simultáneamente, como ver una serie o escuchar un podcast. Pedirle a alguien que dedique su tiempo exclusivamente a la lectura puede ser complicado en un mundo lleno de distracciones. Sin embargo, las redes sociales también pueden ser útiles. La difusión que proporcionan para autores y libros es impresionante y unifica criterios. Cuando le pido a alguien que dedique su tiempo a leer mi libro, siento que le estoy pidiendo lo más valioso que tiene: su tiempo.

¿Qué te llevó a cambiar de género literario, pasando de la novela negra a una combinación de investigación y aventura?

Principalmente, la historia que quería contar. Cuando descubrí la trama, supe que no podía tratarla como una novela negra tradicional. Necesitaba otro enfoque, y lo encontré en la búsqueda de un tesoro. La trama de la novela se centra en la búsqueda de un tesoro real por parte de los protagonistas, llevándolos por toda Europa. Aunque hay crímenes y elementos propios de la novela negra, la aventura predominó en esta historia.

¿Qué nos puedes contar sobre las ubicaciones que visitan los personajes en tu novela?

La novela parte desde España y luego nos lleva a Berlín, Roma, Polonia y finalmente a Cádiz. Estas ubicaciones están motivadas por el leitmotiv de la historia, que es la desaparición de la biblioteca de la comunidad judía de Roma durante la Segunda Guerra Mundial. Esta desaparición es un hecho real y enigmático que aún hoy intriga a muchos. La búsqueda de esta biblioteca forma el eje central de la trama y lleva a los personajes a explorar distintos lugares de Europa en su búsqueda del tesoro perdido.

¿A qué tipo de público está dirigida tu novela?

Creo que mi novela no tiene límites en cuanto al público al que puede llegar. Aunque pertenezca al género de novela negra, he intentado que sea accesible para todos. No me gusta enfocarme en la violencia o en la crudeza, por lo que considero que mis libros son aptos para una amplia variedad de lectores. De hecho, en Cádiz he visto que mis libros son recomendados tanto para jóvenes de 14 años como para adultos de 30, lo cual me indica que pueden ser disfrutados por cualquier persona. He tratado de escribir en un lenguaje asequible y atractivo para todos los públicos.

Si tuvieras que elegir un personaje para ir de aventura, ¿quién sería y por qué?

Elegiría a la protagonista de mi novela, Greta. Tiene muchas características con las que me identifico y creo que podríamos llevarnos bien. Sin embargo, también sé que nos pelearíamos mucho, ya que Greta es bastante cínica y no tolera tonterías. Es una buscadora de libros raros y antiguos, una especie de detective literaria. Aunque sabe mucho sobre libros, tiene una actitud desapasionada hacia ellos. Al principio de la novela, se encuentra en una situación complicada y se embarca en la misión de encontrar una biblioteca robada durante la Segunda Guerra Mundial para limpiar su nombre y restaurar su reputación en el mundo bibliófilo.

¿Cuánto tiempo te llevó escribir este libro y cuál fue tu proceso creativo o de investigación?

Me tomó aproximadamente dos años escribir esta novela, ya que antes de empezar a escribir, necesitaba investigar mucho. Quería asegurarme de tener una base sólida antes de comenzar la escritura. Mezclo personajes reales con situaciones ficticias, así que necesitaba estar bien documentado. Hablé con bibliotecarios y realicé una amplia investigación para garantizar la precisión de los detalles. Estoy muy satisfecho con el resultado final, aunque reconozco que fue un proceso ambicioso y exigente. Estoy emocionado de que los lectores finalmente puedan disfrutar de la novela y espero que les guste tanto como a mí escribirla.

¿Cómo surgió el título de tu novela y cuál es su significado para ti?

El título de mi novela, surge de mi interés por explorar el poder de los libros y cómo pueden influir en las ideologías. Inicialmente, me intrigaba la irracionalidad de quemar libros, pero investigando más, descubrí que los que llevaban a cabo estos actos también comprendían el poder de la palabra escrita para cambiar mentalidades. Una persona instruida y bien leída es más difícil de someter. Quise transmitir este mensaje desde el principio de la novela.

¿Cómo te sientes al formar parte de este nuevo sello editorial y que tu libro sea una de sus primeras publicaciones?

Es una oportunidad emocionante y un desafío personal. Ser una de las primeras novelas de un nuevo sello editorial conlleva una gran responsabilidad, ya que en cierto modo, soy la cara visible de ese sello. Sin embargo, también es un estímulo adicional para hacer lo mejor posible en mi trabajo. Anteriormente, estaba publicando en una colección de novela negra muy rigurosa, pero sentí que mi novela no encajaba completamente en ese perfil. Este nuevo sello me brindó la oportunidad de explorar un territorio diferente y sentirme respaldado por ellos fue reconfortante. Es agradable saber que hay personas que creen en tu trabajo y están dispuestas a apoyarte en tu carrera como escritor.

¿Qué consejo darías a los jóvenes escritores que deseen incursionar en la novela negra u otros géneros literarios?

Personalmente, no me siento en posición de dar consejos, ya que cada escritor tiene su propio método y experiencia. Sin embargo, puedo compartir un valioso consejo que recibí de Juan Ramón Biedma, quien fue una figura clave en mi desarrollo como escritor. Escribir es una labor difícil y desafiante, y si no te diviertes en el proceso, pierde sentido. Si buscas fama o dinero, es probable que te decepciones, ya que en el mundo de la escritura hay pocos que alcanzan esos objetivos. Lo más importante es disfrutar del proceso creativo y encontrar satisfacción en tu trabajo. Para mí, escribir se convirtió en mi pasión y en mi trabajo, y me siento afortunado de poder dedicarme a ello. Es esencial seguir tus intereses y pasiones en la vida, y yo no me imagino haciendo otra cosa que no sea escribir.

¿Cuáles son tus proyectos futuros? ¿Estás trabajando en tu próxima novela?

Actualmente, estoy promocionando esto, pero también he comenzado a escribir mi próxima novela. Aunque por ahora está un poco en pausa debido a las actividades de promoción, sé que cuando retome la escritura, lo haré con renovadas energías. Además, tengo algunos proyectos audiovisuales interesantes en mente, que son diferentes a mis libros pero igualmente emocionantes.