El festival Icónica sigue su rumbo y ayer fue el turno de Mónica Naranjo. El recital de piano y voz, tuvo una duración aproximada de una hora y media, en la que presentó a Sevilla su reciente proyecto «Puro Minage». El broche final lo puso su tema más mediático «Sobreviviré». La audiencia estuvo a los pies de Naranjo, que cantó frente a 3.000 personas en la Plaza de España.

 

FOTOGRAFÍA: ICÓNICA FESTIVAL

La obra arquitectónica de Aníbal González acogía ayer la décima gira de la catalana Mónica Naranjo. Presentaba el tour «Puro Minage», un recitar a piano con el que la artista celebra el vigésimo aniversario de su disco «Minage». Era Pepe Herrero, quien abría la noche tocando una melodía en el piano que daría paso a la primera canción «Llévate ahora». Tras la apertura y con un solo haz de luz entraba Mónica Naranjo vestida con un flamante conjunto blanco.

A continuación, introdujo la que era para ella la canción más «sensual» de la noche, es el caso de «Ahora, ahora». Con los inconfundibles graves que la caracterizan, interpretó, entre besos furtivos, el tema «Qué imposible». Los fans de la cantante formaron parte del concierto en todo momento, porque en tres ocasiones, aparecieron en las grandes pantallas que colgaban del escenario, breves relatos, confesando el significado que tiene «Minage» para ellos. Muchos lo describían como «la ventana para conocer a Mónica» otros con una palabra que define a Naranjo, «pasión». Este interludio, sirvió de intermedio para que la artista se cambiase el traje blanco por uno totalmente negro.

En la siguiente tanda de canciones disfrutamos de «Perra enamorada», «Intensidad» y «Siempre fuiste mío». Entre media de «Perra enamorada», Mónica empezó a encontrarse mal de la garganta y a duras penas podía continuar por lo que interrumpió la canción pidiendo que desconectaran la máquina de humo.

En la siguiente pausa, Mónica aprovechó para cambiarse el atuendo por un traje completo rojo. El traje brilló igual que lo hizo ella en las composiciones «Mi vida por un hombre» y «E poi». Este último tema muy especial para la artista que recordaba que en tiempos pre-pandemia bajaba para reunirse con sus fans para hacer una especie de sandwich, en la que ella misma se define como el «queso que siempre está en medio». Mónica volvía al escenario con el deslumbrante traje blanco que vistió al principio e interpretó «E penso a te». 

El broche final a esta apasionante velada lo puso el cántico que es todo un himno para los fans de Mónica, «Sobreviviré». La artista bromeó antes de cantarla y preguntó a la audiencia si no estaban cansados de la misma canción una y otra vez. Esta pregunta la hizo pensar y los gritos del público la convencieron de encarnar este himno, guaseó diciendo que «sino cantaba este tema, al día siguiente iba a salir en todos los periódicos». 

Efectivamente, Mónica Naranjo es portada de todos los periódicos andaluces por dejar sin voz a más de 3.000 personas que rugieron como nunca este significativo álbum «Minage». La artista ha reivindicado que queda Mónica para rato y así lo demostró ayer en este inolvidable concierto que pervivirá en el recuerdo de todos sus asistentes.