El próximo día 9 de octubre ODILO entrega el premio al mejor autor 2020 en la XXII Semana de Novela Histórica de Cartagena. Este año, en su II Edición recae sobre la escritora Sandra Aza y su brillante novela Libelo de Sangre.

Quizá te preguntes ¿quién es ODILO? Si aún no los conoces, prepárate porque ODILO es alguien que dará mucho que hablar. Al menos esa es la impresión que tengo después de pasar por sus instalaciones y escuchar la interesante conversación que Sandra Aza mantuvo con ellos.

Reciben a Sandra, Rodrigo Rodríguez, director general e ideólogo del proyecto, y varios integrantes del equipo en una sala amplia donde cuatro gradas con cojines nos sirven de asiento. No tiene puertas, tan solo unas finas columnas de madera de diseño vanguardista que permiten el contacto directo entre todos. En la cúspide de la estancia, un letrero tan silencioso como luminoso, en tonos verdes observa a los recién llegados. La conversación va tejiendo por minutos un clima de complicidad donde las referencias al funcionamiento de esta nueva plataforma dejan lugar a comentarios particulares provocando así que dos horas transcurran en pocos minutos. 

El equipo de ODILO nos habla sobre su trayectoria y metodología.

¿Es ODILO  una plataforma de aprendizaje?   

Aprendizaje y formación. Nosotros creemos que las personas tienen el derecho a continuar aprendiendo en cualquier etapa de su vida, por ello apoyamos el movimiento del aprendizaje ilimitado. Se consigue a través de lo que denominamos ecosistemas de aprendizaje ilimitado. Es decir  plataformas que ofrecen contenido en diversos formatos como video, audiolibros, podcast… donde poder buscar y encontrar todo lo que necesiten. Además, dentro de la plataforma, ODILO crea  experiencias de aprendizaje que toman un poquito de cada tema preparándote un viaje hasta la adquisición del conocimiento integral y pleno.

 

¿Cuándo comenzó el proyecto?

Nacimos en Cartagena hace 10 años y en un principio ODILO se dedicaba a la digitalización de archivos. Con el tiempo, y de esto hace un año y medio más o menos, se dieron cuenta que existía una necesidad, decidieron apostar por el proyecto y así comenzó a crecer en este sentido. Actuábamos desde allí. A dia de hoy ODILO está presente desde Madrid hasta Australia pasando por  países como Chile, Uruguay, Singapur o Filipinas. Ahora nos sentimos muy orgullosos porque el equipo actua en  51 países, mas de 100 millones de usuarios, con más de 8000 clientes en todo el mundo y lo hacemos con más de tres millones de contenidos, que por cierto son susceptibles de ampliación si así lo solicita el cliente.

«aquella empresa, universidad, etc… que solicita una plataforma inteligente, nosotros la creamos para él, ajustándonos a sus necesidades, circunstancias y requerimientos deseados»

¿Cómo nos suscribimos?

No es un modelo de suscripción directa al uso, sino que la organización es quien paga la conexión para que los  usuarios, bien sean, empleados, alumnos, ciudadanos… tengan acceso directo y gratuito al contenido. Es decir, aquella empresa, universidad, biblioteca, colegio, etc… que solicita una plataforma inteligente, nosotros la creamos para él, ajustándonos a sus necesidades, circunstancias y requerimientos deseados.

Llegados a este punto nos aclaran un aspecto importante que desde luego, hará las delicias de los usuarios.

­Ya sabemos que las plataformas creadas por ODILO satisfacen las necesidades del usuario, pero hay algo más. Quien tiene el acceso puede, además de formarse con su empresa, acceder al carrusel de títulos infantiles o juveniles entre otros, que pueden utilizar también y sin coste alguno con su familia y amigos.

Mientras les escucho atenta no puedo evitar que  otros sonidos me llamen la atención. Pisadas sobre el suelo de madera, pequeños comentarios y saludos entre compañeros descubren el clima que se respira en la empresa. El hecho de que apenas haya  puertas, solo en algún que otro despacho y que estas permanezcan abiertas me habla de un lugar joven y fresco.  Denotan un clima seguro, sin prisa pero sin pausa, de esos donde tienes la impresión de que las cosas se hacen con la seguridad que proporciona la consecución de un proyecto atractivo.

La conversación deriva hacia los lugares donde ODILO participa actualmente. Sandra les interrumpe asombrada cuando se refieren a la Biblioteca digital del Instituto Cervantes.

 

¿Vosotros habeis creado esa plataforma? ¡Pues os felicito, porque es fantástica!

Está claro que Libelo de Sangre también ha bebido de esta fuente.

Trabajamos con numerosas organizaciones como pueden ser: Telefónica con una plataforma interna de formación para empleados, Ministerios de educación y/o Cultura como por ejemplo el de Uruguay quienes crearon una biblioteca digital a nivel nacional donde cada ciudadano puede acceder, o en Chile; Gobiernos de diferentes países,  asociaciones culturales, en colegios, como los Salesianos de Bilbao, con una plataforma donde el profesor puede aumentar la necesidad de aprendizaje del alumno o los requerimientos que el centro considere oportunos, de modo que pueden tener acceso a club de lectura, videos o comunidades donde interactuar. Mientras el tutor controla el nivel que va adquiriendo el alumno, detecta necesidades nuevas y gestiona el aprendizaje.

Terminamos la visita con un desayuno en una gran sala donde el blanco y la luz son la tónica general. Amplia, con un balcón al barrio de Chamberí que invita a quedarse allí durante horas contemplando lo más castizo de Madrid. En el centro de la sala, una gran mesa repleta de dulces, aunque yo solo tomo un té (es lo que tiene guardar la línea). Apago la grabadora y disfruto de la compañía, ahora solo queda poner por escrito mis sensaciones.

He de confesar que llegué a sus oficinas pensando: ¿Qué es ODILO?  ¿Una persona? ¿Una empresa? ¿ un nombre? Sin embargo, ahora que escribo estas líneas me doy cuenta que en el inicio de este artículo les adjudique un calificativo: alguien. El subconsciente me delata porque ODILO es el todo por la ilusión y se convierte en el uno por ti, el presente que avanza  y el futuro que llega hasta tus hijos, la sencillez en tus manos y la esperanza de un grupo joven, dinámico y con ganas de abarcar el conocimiento para, concretizado y organizado con esmero, entregártelo del modo más sencillo que puedas conocer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here