Hace poco más de un año, Movistar + revelaba el comienzo de una ambiciosa nueva etapa. La plataforma anunciaba entonces su intención de embarcarse de lleno en la producción de series españolas. Dicho y hecho. Con más de una veintena de proyectos entre manos y el fichaje de reconocidos cineastas, la corporación ha conseguido después de un intenso camino colocar los contenidos propios a la altura de la buena cosecha de ficción nacional que ha pasado por las cadenas generalistas en los últimos años. En 2017 aterrizaron en su catálogo tres títulos completamente opuestos entre sí.

Primero fue Velvet Colección, que trasladaba las famosas galerías del drama romántico de Antena 3 a Barcelona. En octubre, la plataforma cambiaba completamente de registro gracias a La zona, un thriller de los hermanos Alberto y Jorge Sánchez-Cabezudo (La noche de los girasoles). Un año de estrenos que despidió en noviembre con Vergüenza, una comedia incómoda y descarnada dirigida por Juan Cavestany (Gente en sitios).

«Hace poco más de un año, Movistar + ranunciaba entonces su intención de embarcarse en la producción de series españolas; Primero fue Velvet Colección. En octubre, la plataforma cambiaba de registro gracias a La zona, un año de estrenos que despidió en noviembre con Vergüenza»

Es más, algunos títulos podrían jugar sin despeinarse en la liga de las productoras internacionales de más prestigio como Netflix o HBO. Para muestra, La Peste, una de las apuestas que más expectativas ha generado.  Ambientada en la Sevilla del siglo XVI, una metrópoli atestada de desigualdades, hambrunas, represión y epidemias, la serie relata la lucha contrarreloj de Mateo, un condenado por la Inquisición, para resolver los crímenes de varios miembros de la alta sociedad y poder salvar su vida.

La primera temporada, estrenada el pasado 12 de enero, consta de seis episodios y contó con un presupuesto de 10 millones de euros, una cifra estratosféricas en el mundo de la ficción española. Eso sí, la descomunal apuesta de Movistar + ya está dando resultados satisfactorios. El thriller histórico creado por Alberto Rodríguez y Rafael Cobos (La isla mínima) ha batido récords entre los usuarios de Movistar +, superando las cifras de la imbatible séptima temporada de Juego de Tronos en sus primeros días disponible al público.

Sin embargo, lo más destacable es el sello cualitativo. La Peste ha conseguido estar a la altura de todo el hype construido a su alrededor desde que se convirtiera en la primera serie en tener cabida en la sección oficial del Festival de San Sebastián y anunciara su renovación por una segunda temporada. Es una serie con identidad propia, visualmente oscura y espectacular, agraciada además con un estupendo reparto encabezado por actores como Manolo Solo, Paco León, Pablo Molinero, Sergio Castellanos o Patricia López Arnaiz.

«Algunos de los títulos de Movistar +, como La Peste, podrían jugar sin despeinarse en la liga de las productoras internacionales de más prestigio como Netflix o HBO»

Una superproducción cinematográfica adaptada al formato de la pequeña pantalla que rehúsa de los viejos errores de querer conquistar a todo tipo de público. Porque La Peste es un relato incómodo, un aparentemente entretenimiento histórico más cercano a la sociedad actual de lo que parece. Una producción en la que al principio es difícil adentrarse pero con cuya grandiosidad es imposible no asombrarse. Y, sobre todo, la reafirmación de que urge sacudirse de encima de una vez por todas los rancios complejos sobre nuestra ficción.