Los devotos lectores comprenden el extraordinario sentimiento de abrir un libro y sentir como este te engulle y comienzas a formar parte de su historia. Sin embargo, en ningún caso es tan literal como en el del pequeño Bastian en cuyas manos se encontrará el destino de Fantasia.

El Teatro Calderón, transformado por completo en un reino donde la magia y la lectura son un mismo elemento, acoge La Historia Interminable, el musical. Por primera vez, la novela escrita por Michael Ende llega a los escenarios de la mano de la productora Beon y con Federico Barrios al frente de la dirección.

A través de una escenografía envolvente, el público acompaña a Bastian a la librería donde encontrará el libro de La historia interminable y será testigo de cómo la frontera entre el mundo real y el fantástico de difumina poco a poco conforme avanza la historia.

En total son 16 temas musicales, entre los cuales se encuentra la reconocida The NeverEnding Story, los que componen el espectáculo, con Iván Macías a cargo de la composición musical y Félix Amador de la letra. Para esta producción se han remasterizado los sintetizadores originales que se utilizaron en la película, dotando a las composiciones de esa aura ochentera, pero con la calidad propia de la tecnología actual. Los quince nuevos títulos compuestos para la adaptación teatral se mueven entre distintos géneros musicales como el tango, el cante flamenco e incluso el rap, lo que dota a cada personaje que los interpreta una identidad más definida y marcada.

Uno de los grandes atractivos y retos que supera La historia interminable el musical consiste en traer a la vida dentro del teatro a los enormes seres que habitan Fantasia, como el querido dragón de la suerte Fújur, a quién Joseán Moreno interpreta, la indiferente Vetusta Morla o el gigante y pesado Comerrocas. Para ello se han empleado la animatrónica, un sistema más propio del cine, nunca utilizado en producciones teatrales hasta la fecha. Darío Ragattieri, productor del espectáculo, comenta que “pese a que suene todo a robótica y automatización, es una animatrónica muy manual” ya que en el interior de los enormes personajes se encuentran los responsables de hacer que cada una de las extraordinarias creaciones cobren vida.

Es tal el nivel de realismo que han conseguido alcanzar con estos animatrónicos que, como cuenta Ragattieri entre risas, la productora recibió quejas de asociaciones de protección animal al creer haber visto cómo se empleaba un caballo de verdad durante la función.

De esta manera, todos aquellos que hayan anhelado alguna vez ver el vuelo de Fújur o apreciar el tamaño real de la Vetusta Morla, solo necesitan sentarse en las butacas del Teatro Calderón para ver cómo las letras de la novela de Ende los miran a los ojos.

La historia interminable es también una clara carta de amor a los libros y a los millones de vidas que estos nos permiten vivir a través de sus páginas. “Quien no ha leído un libro solo ha vivido una vez” se canta en el número inicial del musical, dejando desde el primer momento claro que no solo La historia interminable es una novela mágica, sino que todas lo son.

Al frente del elenco se encuentran las jovencísimas Martina Hernández, Noelia Rincón, Alicia Scutelnicu, Karina Scultenicu, Rocío Barroso y Claudia paz, quienes se alternan interpretando a Bastian, y Marcos Sarnago, David Sarnago, Miguel Sánchez, Alonso Vaquero y Pablo Castiñereira como Atreyu. Junto a los dos protagonistas infantiles, se encuentran Teresa Abarca y Alba Cuarteto como la Emperatriz Infantil, Teresa Ferrer como Xayide y Álex Forriols como Gmork. Completan el reparto Gerard Mínguez, Pablo Badillo, Nil Carbonell, Ernesto Pigueras, Gustavo Rodríguez, Ernesto Santos, Kristina Alonso, Sheila Paz, Rocío Martín, Ruth Ge, Tamara Suárez, José Guelez, Briel González, Zoe Bucconili, Elena González, Noelia Martló, Marta Castro y Álex Abad.

La historia interminable supone la continuación de la apuesta por parte de Beon Entertainment por los musicales propios, como fueron anteriormente El médico y El tiempo entre costuras. “Se pueden hacer grandes producciones aquí, sin necesidad de traer franquicias” afirma de manera rotunda Ragattieri.