Francisco Reyes nos lleva detrás de escena de la serie «Zorro», revelando detalles intrigantes sobre su papel como Jon Vanderveen. Desde la dinámica de diversidad hasta la trama que gira en torno a la identidad del próximo Zorro, Reyes nos sumerge en el mundo de esta producción televisiva. Además, comparte su experiencia personal al interpretar a un personaje que vive en Nueva York y habla en inglés, destacando la conexión emocional con la ciudad que ha sido su hogar durante años. Su participación en «Zorro» y sus reflexiones sobre el proceso creativo ofrecen una mirada cautivadora a esta serie que no te puedes perder.

Si tuvieras que «vender» en pocas palabras la serie «Zorro» para que alguien la viese, ¿cómo lo harías? 

El aspecto más intrigante de este «Zorro» es su capacidad para redefinir lo que significa ser astuto, traspasando de una persona a otra, lo cual sugiere una interesante dinámica de diversidad. La trama que gira en torno a quién será el próximo «Zorro», independientemente de su género, añade un punto a favor significativo.

¿Crees que estábamos necesitados de ficciones como esta que nos ayuden a evadirnos de la realidad? 

Para mí, sumergirme en la ficción es más que una opción; es un refugio que me permite alejarme de la realidad y contemplar la vida desde otra perspectiva. En la ficción, todo está seguro y puedes evaluar la trama sin preocupaciones. Esta serie en particular ofrece acción, aventura y una experiencia gratificante en ese sentido.

¿Cómo describirías tu experiencia en la serie «Zorro», especialmente al interpretar a Jon Vanderveen, un personaje que vive en Nueva York y habla en inglés?

La situación se alineó de repente cuando necesitaban a un actor español que estuviera en España, pero que también pudiera hablar inglés, ya que la trama y todas las escenas eran en inglés y tenían lugar en Nueva York. La trama se va revelando más hacia la segunda mitad de la temporada. Me llamaron para hacer el casting y personalmente, me siento muy cómodo con el idioma, así que hice la prueba como un pequeño homenaje a la ciudad que ha sido mi hogar durante 15 años. Fue una experiencia significativa dada mi conexión personal con esa ciudad, con proceso intenso de preparación, incluso contando con la ayuda de un coach.

FOTOGRAFÍA: Geraldine Leloutre

¿Crees que hay personajes que marcan tu carrera y no sé olvidan nunca? ¿Te ha pasado con Jon?

Este personaje está diseñado para un desarrollo más profundo a lo largo de varias temporadas. No quiero revelar demasiado para evitar spoilers, pero en la primera temporada se establece una base, y en las siguientes temporadas, si se renueva, espero que así sea, es donde se espera que se desarrolle más. La dinámica entre los personajes y los equipos con los que trabajas es crucial, ya que pueden influir en cómo te sientes respecto a ciertos personajes. Al final, tener un equipo que se lleva bien puede hacer que los recuerdes con cariño, incluso si interpretas un rol de villano.

Tienes un rol mítico de villano de aventuras. ¿Crees que gustan tanto este tipo de perfiles porque es fácil empatizar con ellos? 

Como actores, a menudo tenemos que hacer lo que se nos pide, incluso si no podemos elegir los roles que interpretamos. La única opción real que tenemos es rechazar ciertos trabajos. En cuanto a los roles de villano que he interpretado últimamente, siempre trato de entender los motivos detrás de sus acciones, encontrar su porqué. Aunque no necesariamente respaldo las acciones de los personajes en mi vida personal, al interpretarlos, es importante comprender y justificar sus motivaciones.

¿Cómo de diferentes son las oportunidades de trabajo cuando has estado fuera tanto tiempo? ¿Volverías a instalarte en el extranjero en algún momento?

A veces la vida nos lleva a lugares inesperados y no siempre podemos decidir si aceptar o rechazar ciertas oportunidades. Hace unos años, tal vez habría rechazado la idea de mudarme de Nueva York, ya que estaba muy cómodo allí. Pero las circunstancias pueden cambiar, y ahora me encuentro disfrutando de Madrid. Creo que Madrid y España están emergiendo como importantes centros en la industria audiovisual, lo que hace que valga la pena quedarse aquí no solo por la calidad de vida, sino también profesionalmente. Antes, tal vez tenías que ir a otros lugares para acceder a ciertas oportunidades, pero ahora es posible encontrar esas mismas oportunidades aquí en Madrid.

¿Te ha servido para expandirte como actor?

Estar fuera de tu entorno habitual te obliga a evolucionar y adaptarte a nuevas formas de hacer las cosas. Esta experiencia te ayuda a abrir la mente y a crecer personal y profesionalmente. Recomiendo a todos vivir fuera de su zona de confort. Es enriquecedor y  puede ofrecer muchas oportunidades de crecimiento.

Has interpretado tanto a personajes de comedia como a otros con historias más profundas. Según tu experiencia, ¿se valora más hacer reir o llorar?

La comedia, desde mi perspectiva, es uno de los géneros más desafiantes, a pesar de que los premios tienden a favorecer más el drama. En la comedia, la honestidad es esencial; no hay lugar para escudos ni refugios. Debes estar completamente presente y comprometido para que surja la comicidad. En el drama, hay otros elementos que pueden ayudar a transmitir la emoción, incluso en días en los que la inspiración no esté en su punto más alto. Provocar risas es mucho más difícil que generar lágrimas. Requiere un alto nivel de inspiración y habilidad para lograrlo, aunque ambos géneros son complicados, pero el desafío de la comedia, en mi experiencia, es aún mayor.

FOTOGRAFÍA: Geraldine Leloutre

¿Te sientes cómodo interpretando el mismo tipo de personajes o es más enriquecedor no cerrarse a nada? 

La variedad en los proyectos es muy interesante porque, como actor, te permite explorar diferentes roles y ampliar tu experiencia. Aunque uno pueda tener cierta influencia en los proyectos que acepta, al final, terminas haciendo lo que más te interesa o lo que más te aporta. Aunque algunos puedan pensar que pueden elegir exactamente qué hacer en su carrera, en realidad, en un mundo tan competitivo y cambiante, terminamos adaptándonos a las oportunidades que se presentan y que mejor se alinean con nuestros intereses y objetivos profesionales.

¿Hay algún género cinematográfico que te «asuste» o en el cine no hay miedos que valgan?

Algo clásico podría ser interesante de explorar, aunque, humildemente, no estoy seguro si me contrataría a mí mismo para un papel así.

Aparte de la actuación, ¿qué otras ramas de la industria cinematográfica te interesan?

He producido anteriormente y producir en las industria visual y teatral es un trabajo muy exigente y a veces ingrato. Implica resolver los problemas de todos y luego dar crédito a otros por los problemas que has solucionado. Es un trabajo difícil que requiere mucho respeto y admiración. Dirigir también me genera respeto, pero ¿por qué no intentarlo en algún momento? Me gustaría explorar la posibilidad de dirigir una historia personal en el futuro, aunque nunca se sabe lo que depara el destino. Por ahora, estoy bien enfocado en otros aspectos de mi carrera, pero siempre mantengo la puerta abierta a nuevas oportunidades.

¿Qué películas, series o producciones recomiendas en estos momentos y cuáles han sido tus últimas visualizaciones?

«La Sociedad de la Nieve» es un proyecto interesante. También «Pobres Criaturas» de Yorgos Lanthimos, que es un guionista griego y director de renombre con experiencia en películas con pocos recursos, y aunque esta no es muy comercial ni una superproducción de cine, cuenta con la participación de Emma Stone y otros actores conocidos.

La serie «Zorro» es una producción de TVE pero vivimos en una época de transición en el mundo audiovisual donde priman las plataformas digitales de streaming. ¿Qué opinas de esto?

Ahora, consumimos música con un simple clic en lugar de comprar discos físicos. Creo que en el ámbito audiovisual estamos experimentando un cambio similar. Es importante adaptarse a estas evoluciones y ser flexibles en nuestras elecciones para aprovechar las nuevas oportunidades que surgen en la ficción porque ha permitido que surjan numerosas series nuevas que quizás no habrían sido posibles en un contexto más rígido.

¿Hay algún director o actor con el que sueñes trabajar en el futuro?

Recientemente se ha hecho pública la noticia de que la actriz Sigourney Weaver recibirá el premio Goya Internacional de la Academia Nacional de Cine. Siempre he admirado su trabajo, desde sus primeros roles en películas como «Alien» y «Armas de Mujer». Su versatilidad y contribución al cine de acción han sido impresionantes, abriendo nuevas posibilidades para los roles femeninos en la industria. Sería un sueño increíble tener la oportunidad de conocerla y compartir experiencias con ella. Aunque pueda parecer un sueño muy lejano, creo que nunca está de más soñar en grande.

Cuéntanos sobre tus proyectos este 2024. ¿Continuarás con tu cometido como actor?

Ahora estoy rodando una serie de la que no puedo revelar muchos detalles porque se está llevando a cabo y es secreto. Pero puedo decir que es un proyecto muy emocionante, con un elenco impresionante y muchos profesionales a los que admiro profundamente. Es genial poder trabajar junto a ellos y aprender de su experiencia en el set. En marzo comenzaré los ensayos para una obra llamada «Primera Sangre», que se estrenará en el Centro Dramático Nacional a finales de abril. Esta obra, escrita y dirigida por María Velázquez, me mantendrá ocupado durante aproximadamente un mes y medio en Madrid, y luego probablemente continuaremos con una gira que incluirá Barcelona. También hay un proyecto cinematográfico en el horizonte.

Estoy agradecido por tener trabajo en esta profesión tan fluctuante y comprometido a dar lo mejor de mí en cada proyecto que se presente. Mi mayor satisfacción es el autoconocimiento que me proporciona. No solo me brinda un sustento económico, sino que se convierte en un estilo de vida porque constantemente tienes que practicar la empatía y ponerte en la piel de otros personajes y situaciones. Curiosamente, al interpretar a otros, uno llega a entenderse mejor a sí mismo. Es un proceso de autodescubrimiento que valoro enormemente y que no cambiaría por nada en el mundo.

En cuanto a mis sueños por cumplir, me encantaría explorar más oportunidades internacionales, como lo que ha surgido con el proyecto «Zorro», que tiene una producción internacional y requiere trabajar en inglés. Buscar representación en Londres y participar en más proyectos internacionales en Europa sería un objetivo profesional gratificante, y mantener aspiraciones es fundamental, ya que nos impulsa a seguir creciendo y manteniendo viva la pasión por lo que hacemos.