FOTOGRAFÍAS: MÓNICA REBOLLO (@moniica.rm) 

Violeta Hódar, la nueva promesa de la industria musical española irradia emoción y pasión en medio del frenesí promocional que rodea su debut con «el x venir». En esta entrevista, comparte sus reflexiones sobre el vertiginoso ascenso hacia el reconocimiento, revelando la intensidad de su visión artística sin límites. Desde su enfoque multidisciplinario hasta su exploración de nuevas formas de expresión, la motrileña desafía las convenciones y se sumerge en un viaje de autodescubrimiento. Su música, indefinible y personal, refleja su búsqueda de libertad creativa y su deseo de trascender cualquier etiqueta. 

En medio del caos, encuentra momentos de serenidad en el arte, la lectura y la exploración de nuevas fronteras. Con cada nota, cada palabra, Violeta Hódar invita al mundo a unirse a ella en un viaje hacia lo desconocido, donde lo único seguro es el potencial infinito de su talento y su pasión. Prepárate para todo lo que está x venir. 

¿Qué tal estás? ¿Cómo estás llevando estos días frenéticos de promoción? 

Muy bien, estoy muy contenta, sobre todo de ver que al final algo tan personal como «el x venir» pues tiene muy buena acogida y a la gente le gusta. Es algo que me hace mucha ilusión y sobre todo, cuando decidí arriesgar con algo tan diferente. Pues aposté por eso, porque consideraba que era lo que yo quería aportar en este momento y es lo que quería enseñar de mi, lo que soy…ver que a la gente le guste lo que eres, es maravilloso.

¿Sigues tratando de asimilar un poco todo lo que te está pasando? 

Totalmente, realmente no he tenido ni tiempo de ir a mi casa, no he descansado. Entonces es como que lo estoy viviendo todo muy acelerado y muy sin parar. Hay momentos en los que no soy muy consciente del «boom» ni del fenómeno. Te das cuenta cuando pasan las cosas, por ejemplo, con lo de Times Square…en momentos como esos piensas «dios mío, ¿qué está pasando?» o cuando salgo de algún sitio y me encuentro a un montón de gente. En esos momentos es cuando digo, «parece que sí, hay muchos ojos mirándome…». Pero tampoco soy tan consciente, necesito un periodo de adaptación y todavía sigo en él.

Cuando no estás con la música, ¿en qué te refugias? 

A mi me gusta mucho el arte, entonces me gusta mucho descubrir a nuevos artistas. Me gusta mucho leer, también, además tengo la suerte de que mucha gente en las firmas me está regalando libros y es algo súper bonito porque a mi me encanta. Y ahora que estoy todo el día viajando, pues aprovecho para leer algo, me gusta mucho la poesía.

¿Qué es lo último que has hecho por primera vez en estas últimas semanas? 

Probablemente todo. Obviamente, lo que me ha pasado esta semana de salir en Times Square por primera vez con mi single.

¿Qué tal estás gestionando el tema de las redes sociales? 

No estoy muy dentro. Al final tengo muchas cosas que hacer y estoy sin parar que tampoco me da muchísimo tiempo a estar mirando y tal. A veces me meto en Twitter y miro algo pero la verdad, es que no estoy muy dentro de las redes y de la opinión. Yo siempre he sido un poco desastre con el móvil, tampoco subo muchas cosas a Instagram. Ahora mismo estoy centrada con la promo, el single, ir a eventos y tal…un no parar.

En el momento que pases ese «periodo de adaptación» que mencionabas anteriormente, ¿usarás las redes como diario personal o más enfocada en la promoción? 

Creo que un término medio, tampoco la forma de diario. Me gustan mucho los artistas que deciden enseñar lo que quieren enseñar. No quiero ser una influencer. Quiero enseñar lo que me apetezca. Eso no quiere decir que no suba una foto en mi recap de mi fin de semana en las Alpujarras Granadinas, por ejemplo. También lo haré, pero si es verdad que quiero ser muy cuidadosa con lo que suba.

Imagina que hago una playlist con cinco artistas que tengas en bucle últimamente en Spotify, ¿a quién añadimos? 

Wow. Frank Ocean, Beyoncé, Rihanna, Judeline y el quinto sería Dellafuente.

¿Cómo definirías tu nuevo single «el x venir»? 

Indefinible, especial…al final, he apostado por algo muy personal. Depende de la persona me dice que tiene un toque de algo, hay quiénes dicen que es pop, urbano, otros flamenco…es una obra y se entiende en su conjunto, está muy guay que se vean las referencias que forman parte de mi. Es muy especial.

Lo bonito de tu single es que no es «encasillable» en ningún estilo y lo tiene todo…

Cuando yo salí del estudio, le pregunté a mi productor Chen (Martí Mora), que lo amo y ha sido fundamental en el proceso creativo y en el proceso de la canción. Le dije, «¿cómo definirías tú esta canción?» Me lo preguntaban en entrevistas y yo no sabría decirte qué es. Eso es lo guay, no encajar en algo. Y depende de quién lo escuche, te dirá que le suena de una forma o de otra y eso es lo bonito.

Entonces, ¿qué tiene? 

Está muy guay que no se encasille, al final es lo que quiero hacer yo como artista, no quiero encasillarme en un género, quiero probar un poco todo y ver qué sale, ¿no? Definirse es limitarse y como artista no quiero tener límites.

En esta canción dices que «te caes, pero te elevas», ¿cómo es Violeta Hódar un día de bajón? 

Tú imagínate, una romántica del romanticismo, yo me hundo pero disfruto de estar deprimida. Al final las emociones son algo muy bonito, sean positivas o negativas. Hay que permitirse estar de bajón, hay que permitirse estar mal y creo que en realidad cuando lo abrazas, es cuando te elevas. Si te niegas a aceptar lo que estás sintiendo, sea un mental breakdown o sea lo que sea, pues rechazas esos sentimientos y esas sensaciones que tienes en ti, que son necesarias para seguir viviendo.

¿De qué manera influye el arte ajeno en tu arte propio? 

Para mi es algo necesario. El arte me encanta y me encanta inspirarme en otros artistas, ya sea en cuanto a sonido, en obras o pinturas. Creo que es fundamental y todas las artes no se entienden sin la otra. La música no se entiende sin la pintura, el cine no se entiende sin la música. Creo que es una gran marea, todo forma parte en sí. Y es imprescindible a la hora de crear, eso de beber de muchas fuentes y estar conectado con el arte por lo menos para mi.

¿Qué puedes contarnos del videoclip? 

Para mi la palabra que lo define es onírico. Era muy importante que el videoclip reflejara un poco lo que a mi me transmite el sonido, porque todos ponemos imágenes a un sonido y para mi el sonido de esta canción era mucho aire onírico y superior, nada terrestre…me apetecía que eso se viese en el vídeo, algo como un sueño y creo que así es. Espero que opinéis lo mismo y que os guste.

Este single destaca por el sonido y en la parte del estribillo, se escucha un cristal rompiéndose, ¿siempre estuvo esa idea presente? 

El cristal está intencionado, es el símbolo de este sentimiento de vértigo, de incertidumbre, cuando tienes una situación así…para mi ese es el símbolo, porque por una parte es fuerte y puede ser un arma y por otra, es frágil. Quería que en algún momento de la canción se viese. Y ahí lo metí.

¿De qué manera ha evolucionado esta canción con las primeras ideas que tenías en la academia? 

Cree el concepto allí dentro y tenía claro que quería que hablase de eso, es mi primera canción y quería que fuese un reflejo de lo que estaba sintiendo. Nace el concepto allí, partimos de unas letras que yo había escrito en torno a eso y se empieza a trabajar. Yo le digo al productor mis referencias, él me entiende a la perfección y comenzamos a trabajar en el sonido. Tenía claro que quería meter a Lorca. Entonces, tengo varias sesiones dentro de la academia, porque claro, estuve nominada dos veces y cuando eso pasaba tenías dos horas de sesión. Cuando salí, acabamos todo un poco y también tuve la colaboración de Fresquito & Mango, nos dieron otra visión y nos ayudaron bastante. Ese fue un poco el proceso.

Haciendo balance de tu concurso, veo que entraste siendo una niña y ahora con tu primer single eres una mujer adulta…

Qué guay, me hace ilusión que me digas esto. Creo que la gente que me ha visto desde fuera, tenéis una perspectiva diferente a la que tengo yo, porque claro no me he visto. Yo he vivido y simplemente he convivido, estaba allí pero claro no soy consciente de la imagen que tenéis desde fuera de mi. Creo que al final lo vais a ver mejor vosotras que yo. He aprendido mucho, me he formado y salgo sabiendo lo que quiero hacer. Es algo que siempre he tenido claro, pero allí dentro tienes mucho tiempo para pensar y afinar la intuición. En mi caso, ahora mismo tengo muy claro hacia dónde voy a ir.

¿Tienes pensado sacar single a single? ¿O poco a yopo un álbum/EP? 

Ahora mismo, es verdad que estoy con la promo, estoy muy centrada en lo que acaba de salir. Tengo muchas gansa de meterme en el estudio y seguir creando. Soy muy conceptual, me gustan mucho los conceptos y las ideas que tienen un principio y un fin. O un hilo conductor aunque no termine en nada y me gustaría que ahora mismo lo que saque tenga sentido. Eso lo he hecho con esta canción, no deja de ser una pero tiene un principio y un final, un hilo conductor y un imaginario alrededor. No hace falta tener un disco para seguir un concepto, que también se puede seguir en un single. Pero también tengo muchas ganas de hacer mi propio disco, mi propio EP…así con un poco de más fundamento.

¿Cuál será tu nombre artístico? ¿Violeta o Nefervivi? 

Pues no lo sé. Es verdad que me ronda la cabeza, pero no tengo tiempo para pensarlo. No he tenido tiempo para sentarme y verlo realmente.

En abril ya comenzáis la gira, si te dan a elegir un solo entre las canciones «Blue Lights», «Es por ti» o «el x venir», ¿con cuál te quedas? 

Cantaría «el x venir» si me dieran a elegir, es la que siento que realmente nace de mi y la he hecho yo. Es guay llevar tu música a todas partes y cantarla en esos escenarios tan increíbles que vamos a pisar en estos meses.

¿Qué dúo no se puede quedar fuera? 

Ni «Padam Padam» ni «I kissed a girl», lo pasamos genial y tenemos muchas ganas de hacerla en la gira. «Only you» también me encanta, fue la actuación donde sentí que yo estaba mostrando lo que era vocalmente.

¿Con quién te gustaría colaborar a nivel nacional e internacional? 

A nivel nacional me encantaría con Ralphie Choo, un artista muy guay que produce muy bien. Aunque admiro a muchísimos artistas del panorama nacional y me encantaría colaborar con ellos. Ya no solo eso, también me gustaría aprender cómo ellos crean su trabajo. A nivel internacional, si soñamos alto te diría otro estilo, a parte de Beyoncé, me gustaría con Kedrick Lamar, Tyler The Creator, Frank Ocean, Kanye West…

En la academia te hemos visto cantar en otros idiomas (francés, inglés…) ¿te atreverías a crear algo en otra lengua? 

Inglés me encantaría incluir, de hecho, yo antes cuando escribía me salía hacerlo en inglés a la hora de composición. Me encantaría incluirlo porque es algo que forma parte de mi. El francés a lo mejor, alguna colaboración chula. Es un idioma que me encanta y también me encanta la música francesa.

Si vas de invitada en la próxima edición, ¿qué le dirías a los futuros concursantes? 

Mi consejo es que se apoyen mucho en sus compañeros, que tener momentos de bajón y euforia es completamente normal. Les diría que se centren sobre todo en disfrutar y que allí tienen pensamientos e inseguridades. La realidad está fuera y no depende de nada el éxito, solo depende lo que quieran hacer fuera. Cuando sales no pasa nada, empiezas a trabajar en tu música y ya está.

Cuando la gente escuche música de Violeta Hódar, ¿con qué quieres que se queden? 

Me gustaría que sobre todo les gustase. Y después que me viesen como que tengo algo diferente, que encuentren identidad en mi música…y verdad. Yo todo lo que hago, lo hago de esa forma, me gustaría que se percibiese eso desde fuera.

¿Tienes pensado en un futuro visitar Latinoamérica? 

Me encantaría, ¡gira por LATAM ya! me parece fascinante e increíble que se haya seguido desde tantas partes del mundo, me faltan palabras para agradecerlo.

¿Qué es lo que está «x venir»? 

Por venir está muchas ganas de trabajar, muchas ganas de crear mi proyecto artístico y eso es lo que te puedo asegurar que está por venir.