FOTOGRAFÍA: MÓNICA REBOLLO

La andaluza Tatiana Delalvz es el nuevo rostro del género urbano en España. Es una mujer todoterreno, compone y produce sus propios sencillos. Refleja en sus temas mucha seguridad, estilo propio y ganas de reinventar la música actual. Su reinvención surge de la fusión del flamenco con sonidos completamente actuales. Su amor por la música nace a una edad muy temprana, su madre, a parte de ser su principal referente es una de las bailaoras más importantes de nuestro país. Firma por el sello Universal Music Spain, presenta su candidatura para el Benidorm Fest con “Olé” y lanza su single “Bubbaloo”, este es su momento. 2022 le viene cargado de proyectos, está produciendo su propio álbum además de estar centrada en trabajos de otros artistas ajenos. 

¿Qué tal está?

Muy bien, muy feliz de estar aquí en Sevilla, que ya echaba de menos mi tierra, mi Andalucía. 

¿Qué es lo último que ha escuchado en Spotify? 

Lo último que he escuchado es Dellafuente. 

¿Cómo surge su pasión por la música?

Pues mira, mi principal referente es mi mamá, es bailaora de flamenco se llama Mercedes Alcalá. De hecho, mi último single es un homenaje a ella. Ella es la bailaora que aparece en el vídeo. Otro referente más sería Paco de Lucía, como guitarrista y Dellafuente. 

¿Cuál es el primer recuerdo que tiene de la música?

Es que yo nací en una familia de artistas, verbalicé que quería ser artista con siete años. Lo llevaba en el interior, nunca me planteé no ser artista. Todo va muy unido. Mi madre estuvo impartiendo clases de flamenco hasta los ocho meses de embarazada y yo estuve escuchando música desde ahí. Entonces ya te digo, no lo recuerdo porque siempre he recordado la música, el arte y todo. 

¿Qué siente cuando se escucha en la radio o en televisión? 

Para mi es un orgullo porque llevo muchos años luchando. Tocaba en calle Sierpes para que me echaran algo para pagarme la carrera. He estudiado en el Conservatorio Superior de piano clásico, aquí en Sevilla. Para mi es un orgullo y un privilegio también. 

¿Qué tal está siendo la recepción de “Olé”?

Está yendo súper bien, a la gente le está gustando mucho. Hemos sido número uno en Andalucía en varias radios. Canal Fiesta me ha estado apoyando desde primera ahora. Ya te digo, todo está yendo sobre ruedas. Ha sido una canción experimento porque fue mi presentación para el Benidorm Fest. No queríamos que se quedara guardada y está yendo mejor que temas anteriores. 

¿Le resultó complicado fusionar el flamenco con lo bailable?

No, porque mi mamá es bailaora. Mi padre en casa siempre ha puesto mucha música urbana. Yo llevo trabajando en el proyecto como ocho o diez años, hace mucho tiempo que empecé con esto. 

¿De qué manera se ha involucrado?

Realmente, nosotros hicimos la puesta en escena antes de hacer la composición de la canción. Yo hice una co-producción, soy productora también. He compuesto la canción también. A nivel de videoclip, era la puesta de escena que teníamos pensada si íbamos al Benidorm Fest. Todo el vestuario y todo, me involucro en todo. A parte, tengo un equipo de management súper guay que me ayudan muchísimo. Tengo la suerte de que en Universal están a full conmigo y por supuesto forman parte de ese proceso creativo. 

¿Diría que el flamenco ha pasado de moda?

Creo que nunca ha pasado de moda pero sí es cierto que gracias a talentos como Rosalía, Kiki Morente o Israel Fernández, son una nueva generación de flamenco. Desde mi perspectiva o de toda la música que viene ahora. Creo que es un género que gracias a eso se está haciendo todo de una manera en el que la juventud se está acercando el flamenco. Se está fusionando con el urbano y eso atrae más, antes a lo mejor no pasaba. En el cante hondo el público no es joven, exceptuando a cinco o seis como yo. Con las nuevas generaciones se está manteniendo y de hecho, creo que va a evolucionar más. Tenemos a María José Llergo, amiga mía y maravillosa, ahora mismo está destacando muchísimo en el flamenco fusión, un flamenco más contemporáneo. La música sobrevive, y esa supervivencia consiste en la fusión. Entonces, si todo va como tiene que ir, el flamenco no va a morir porque hay gente que va a hacer que sobreviva desde su punto de vista. 

¿Qué opina del impacto de Internet en la música? 

Me acuerdo de una charla que vi de Beyoncé hace poco, en la que decía que le daba mucha pena porque, normalmente nosotros ponemos mucha energía y amor en cada canción que hacemos. Esa canción en una semana ya es antigua, se vuelve completamente efímera. Yo también soy de hacer discos, CDs o vinilos. También soy de trabajar mis singles y lanzarlos. Pero un álbum tiene un concepto, eso no surge de la nada. Hay muchos artistas que no pueden hacer eso, porque por ejemplo, no se les ocurre. Entonces, todo viene del momento que estamos viviendo ahora mismo, estamos ante una sociedad de consumo. Todo se basa en eso al final, le afecta a todos los sectores y por supuesto, la música no va a ser menos. Todos los viernes tenemos una metralleta de canciones espectacular a nivel mundial y aquí el que no se sume al carro se pierde. Yo estoy preparando álbum, engloba muchas más canciones. 

 

 

¿Estaría dispuesta a presentarse al Benidorm Fest el próximo año?

Nosotros hemos hecho esta canción, que es mi máxima representación. Creo que esta canción era para mi año. Probablemente el año que viene coincida con que haya sacado mi álbum y no pueda llevar una candidatura firme al Benidorm Fest porque tengo mil eventos. Si me llaman para cantar en él, que han llamado a un montón de grupos y artistas emergentes, me encantaría. Me encanta Eurovisión, soy muy fan. Es cierto que no lo sé, depende del tiempo que tenga. Soy productora también, estoy co-produciendo cuatro o cinco álbumes a parte del mío. Entonces, esto es un tema de tiempo. Si se da la opción, si hay que sacar tiempo se saca. 

¿Qué opina de todo el ‘eurodrama’ tras la victoria de Chanel?

Yo creo que la gente no es consciente del daño que hace con sus primeras opiniones. Opino que el problema no es con el artista, el problema es de la organización. Yo era muy fan de Txanxugeiras, soy muy fan de ellas y lo dije. Pero también, soy muy fan de Chanel. Hace poquito hablé con ella y le dije que la defendía, ella no ha tenido culpa de nada. Si tenemos que juzgar su opinión, ha sido impoluta y eso debería de decirlo todo el mundo. Otra cosa es, que te guste más o menos. El libro de los gustos está en blanco. La culpa no es de ella, la han elegido. A ella le han dado la oportunidad y la ha cogido, por supuesto. Llevamos una pedazo de candidatura, es una buena candidata respecto a otras que han habido otros años. 

¿Qué tal se maneja en redes sociales?

Me manejo bien, pero no me gusta el postureo. Estoy trabajando, voy al estudio y me hago fotos en el descanso, se acabó. Hay gente que graba un montón de historias, yo me hago una foto y trabajo. Vengo de una disciplina clásica, nosotros estudiamos muchísimas horas, muchísimas y no tenemos descanso, tenemos un descanso muy breve. Lo último que queremos es coger el móvil, queremos oler campo y respirar aire fresco. Entonces, cuando tienes un tipo de estudios que son clásicos, son así. Pienso que en realidad, el tema de las redes es un handicap porque nos ha ayudado mucho a los artistas pero se debe saber cómo utilizarlas y cuándo es el momento oportuno. Yo intento hacerlo lo mejor que puedo desde mi perspectiva, mucho contenido es demasiado y poco es insuficiente. Entonces, nunca hay término medio. 

¿Qué puede aportar a la música española? 

¡Qué complicado! Pienso que ahora mismo hay muchos huecos de estilos de música que funcionan y van muy bien. Una de las preguntas que me has hecho respecto al flamenco creo que Rosalía, Kiki Morente o María José Llergo son menos urbanos. Al final, somos una progresión de ese flamenco urbanizado. Esa es la realidad, creo que puedo aportar un toque de flamenco y sobre todo mucho conocimiento. Cuando eres músico completo y bajo mis estudios, haberme formado en una familia de artistas y tener música alrededor. Tanto ser perfeccionista y movidas así, hace que ser músico no sea algo común en la industria. Hay muchos cantantes pero pocos músicos. Yo creo que a parte de todo esto, hay un factor importante y es que hay pocas mujeres músicas y productoras. Las hay pero no se conocen, yo soy de las pocas que soy cantante y a parte, me conocen como productora. Eso es algo diferente y prima, los productores deben ser músicos. Yo puedo aportar un canto diferente con mis temas. Además de un canto de libertad y apoyo al colectivo LGTBI, que directamente formo parte de él. 

¿Con quién le gustaría colaborar?

Con toda la gente que te he dicho. Obviamente me gustaría colaborar con Alejandro Sanz, que tuve la suerte de ser su telonera en 2016. A nivel internacional me gustaría colaborar con Adele, yo empecé cantando por ella. Cuando me mostré al mundo, empecé cantando canciones de ella. Me encantaría hacer algo con Demarco Flamenco, tenemos una colaboración pendiente. Aitana me encanta, es muy diferente a mi y esas fusiones me gustan mucho. 

¿Qué le espera estos meses?

Unos meses muy intensos, eso lo primero. Me esperan unos meses llenos de alegría y trabajo. Después de tantos años luchando, voy a recoger muchos frutos de ello o al menos, gran parte. Sobre todo, no por el reconocimiento a nivel España, sino por el respeto. Eso es un punto muy complicado de conseguir, hay mucha gente que me respeta pero este año es el año de recoger los frutos. Estoy preparando mi álbum y también preparando cosas para otra gente.