En un viaje que va más allá de las luces de los escenarios, Salma Díaz, la talentosa joven de Málaga, comparte sus reflexiones íntimas tras su paso por Operación Triunfo y la flamante incursión en el mundo de la música. Desde sus inicios estudiando música a edades tempranas hasta vivir en la academia musical más relevante de nuestro país, Salma nos lleva a través de su camino de autodescubrimiento y crecimiento artístico. Con sinceridad y pasión, revela desafíos, logros y sueños futuros, dejando al descubierto un enfoque único y su compromiso con la autenticidad en una conversación que promete revelar los rincones más profundos de su alma y su arte flamenco.

 

¿Qué tal estás? 

Pues muy bien. La verdad, muy contenta y con muchas ganas de todo lo que se viene.

Como carta de presentación, ¿quién es Salma?

Salma es una joven muy transparente y sensible de Málaga. Lleva estudiando música desde los ocho años y dedicándose a ello desde los 17 o 18. Tiene muchas ganas de trabajar y de mostrar al mundo lo que quiere hacer.

¿Cuáles son tus aficiones fuera de la música? ¿Qué haces cuando no estás de promo?

Durante muchos años de mi infancia, he practicado baloncesto, incluso participé en ligas federadas. Además, me encanta el cine, la lectura y especialmente la poesía. Sin embargo, la música siempre ha ocupado un lugar destacado en mi vida, dejando poco espacio para otras actividades.

Ahora que ha terminado «OT», ¿cómo viviste ser la cuarta expulsada?

¡Uf la cuarta expulsada! Siempre siento que me fui en la gala cinco, pero nunca pienso en la cuarta, probablemente por la semana de Navidad.

Esperaba irme más tarde, la verdad. Incluso pensé que llegaría a la final. Creía que tenía un potencial enorme, estaba muy preparada y podía haber mostrado más… Creo que soy mucho más polifacética de lo que se ha visto, más versátil. Me quedé con muchas ganas, muchas cosas, pero bueno, así son las cosas, pasan como tienen que pasar. También es cierto que todos mis compañeros tienen mucho talento, pero la verdad es que me costó.

¿Te creías cuando os decían que era una de las ediciones con más nivel?

Sí, desde el casting final, recuerdo cuando éramos 105, y pensé: ¿cómo van a elegir a solo 18 personas de aquí, con tantos talentos impresionantes? El nivel era increíble, y además, cada concursante era muy diferente entre sí, teníamos 16 perfiles muy distintos, con una representación y voces variadas, y en eso, en parte, se debe el éxito de la edición.

A día de hoy, ¿qué dirías que te ha enseñado «OT»? ¿Cómo estás aplicando los conocimientos que dio la academia a tu nueva vida?

Las técnicas de Mamen son algo que se quedan grabadas en el cerebro a medida que las vas aprendiendo, y las noto muy presentes en mi voz. He ampliado enormemente mi capacidad vocal y mi registro gracias a ellas. Además, como persona, he aprendido muchísimo en la academia. He comprendido que lo más importante son las canciones y la música, y que es fundamental estar rodeado de un buen ambiente, como el que siento que tengo con mis compañeros, para que mi trabajo fluya mejor y podamos crear grandes canciones.

Haciendo referencia a «La Mirá», ¿a quién o qué le cantas en esta canción?

Es un tema que quise abordar, al igual que otras veces en las que compongo pensando en mi propia historia o en la historia de alguien que me ha contado. Quise crear una historia paralela que fuera muy simple y aplicable a todos. Creo que todos hemos experimentado una situación así: una tensión, una química entre dos personas en la que no hay palabras, pero sí mucho contenido en las miradas. No tiene protagonistas específicos, pero es una historia que creo que todos hemos vivido.

¿Está teniendo el single la aceptación que esperabas o no estás dando demasiada importancia a los números?

No tengo ese problema. Pero muchas veces me preguntan por ejemplo, «¿cuántos oyentes lleva tu canción en Spotify?» o «¿cuántas reproducciones tienes?». Yo no tengo ni idea de eso, ni siquiera tengo Spotify para verlo.

No me importa demasiado, lo que realmente me importa es cuando voy a una firma de discos y la gente me dice «¡me encanta tu canción!» o la cantan, o cuando me paran en la calle para pedirme una foto.

Además, veo que se está creando una especie de ranking entre nosotros, los exconcursantes. Pero ya no estamos compitiendo, el programa ya terminó. Creo que la gente sigue viviendo en el programa y sigue comparando nuestras cifras, pero cada uno tiene su camino. Es como hoy alguien alcanza el millón de reproducciones y mañana otro, pero no significa nada. Cada uno debe seguir su propio camino.

¿Te consideras una persona exigente contigo misma?

Muy buena pregunta. Sí, me siento satisfecha con mi trabajo, aunque a veces sea difícil encontrar la palabra adecuada para expresarlo. Tiendo a ser exigente conmigo misma y siempe busco obtener buenos resultados. Después de tantos años de preparación y estudio, estoy en un punto en el que realmente disfruto lo que hago. Recuerdo cuando empecé, solía ser crítica con mi trabajo y me costaba escucharme, pero ahora me siento más segura y confiada. Sí, soy exigente, pero creo que estoy obteniendo buenos resultados y estoy contenta con ello.

¿Cómo te estás desenvolviendo con los medios en estos días de promo y contacto con la prensa?

Muy bien. Disfruto enormemente de estos momentos. De hecho, hoy estuve conversando con mi repre y me di cuenta de lo mucho que disfruto hablando, especialmente en entrevistas. Se me pasan volando. Incluso me encantaría tener un podcast o participar en la radio en algún momento. Siempre me ha apasionado comunicar, tengo muchas facetas en ese sentido.

¿Qué es lo último que has hecho por primera vez?

Uf qué buena. Quiero decir algo interesante.

Estar en una alfombra roja en el Festival de Málaga.

¿Te estás acostumbrando a esta «nueva vida» como artista o sigues en una nube?

Me está resultando bastante difícil, en realidad. Estoy luchando por encontrar estabilidad emocional en todo esto. Además, venía de una época muy buena antes de OT, todo estaba genial antes, pero esto es tan intenso…

Convivir tanto tiempo con gente también complica las cosas, ahora me cuesta adaptarme a estar sola en algunos momentos y sentirme rodeada de gente constantemente… Es un desafío, pero también es bonito, algo positivo que me ayuda a seguir adelante. Pero sí, la verdad es que me está costando. Ahora tengo que ajustarme a esta nueva vida que estoy viviendo. Es todo un proceso de adaptación.

¿Qué significa la portada de tu single?

La portada tiene un significado especial pero yo no tuve participación nignuna. Lo que ves es lo que se propuso y creo que me representa bien. Creo que tiene un toque vintage pero también moderno, con la tipografía y todo. Tiene un aire fresco que me representa. Respecto al símbolo que todos preguntan, efectivamente, es un «chocho», pero no literalmente. Quería insinuarlo sin decirlo explícitamente.

Este símbolo viene de un collar que siempre llevo puesto y ss un símbolo importante para mi familia. A primera vista parece una virgen, pero en realidad no. Las mujeres han tenido un papel fundamental en mi vida porque que crecí sin la presencia de una figura paterna y fui criada y cuidada por mujeres. Me pareció interesante hacer un guiño que representara muchas cosas, incluso si algunas personas se escandalizan por ello hoy en día. Es algo de lo que he hablado mucho en la academia, de la importancia de las mujeres en mi vida. Es una canción cantada de una mujer a otra, así que me pareció apropiado. Además, me gusta que haya elementos que den de qué hablar, así que genial.

¿Cómo fue la experiencia de grabar tu primer videoclip?

La verdad es que fue una experiencia muy cómoda. Mi videoclip es bastante casero, grabado con una cámara antigua, tan antigua como yo, que tiene unos 20 años. Para mí fue muy cómodo porque que disfruto estar frente a las cámaras. Creamos algo muy sencillo y dinámico, simplemente imágenes de mi rostro y de una modelo, que quería darle un toque retro pero a la vez moderno, al igual que la canción. Tiene un toque añejo de bolero pero con elementos modernos. Estoy muy contenta con el resultado.

Estuviste hace poco cantando con Lola Índigo. ¿Cómo viviste la experiencia?

El día que pasé con Lola fue espectacular. Es una persona a la que admiro muchísimo, así que fue una experiencia increíble que me invitara a cantar con ella en Málaga, en un concierto tan importante, que se celebró en un lugar icónico de la ciudad. Lo pasé genial, ella fue muy cercana y aproveché al máximo el tiempo que pasé. Estuve presente durante todo el ensayo, y fue una experiencia increíble.

¿Tienes planes inmediatos para cuando acabe la gira? ¿Un disco o un EP?

Sí, definitivamente habrá un disco, casi seguro, y no creo que tarde mucho en salir. No creo que sea después de la gira. Creo que durante los próximos meses irán saliendo cosas. No estoy segura, te estoy hablando un poco a ciegas, pero quizás salgan un par de sencillos y luego el álbum completo. Será para el verano.

PREGUNTAS DE FANS

JUAN.TIN4 Estuviste en «La Voz» a nada de ganar el programa. ¿Qué diferencias encuentras con «OT» a nivel concurso?

La experiencia en «La Voz» también fue increíble. Llegué bastante lejos, fui semifinalista, pero son concursos muy diferentes. En «La Voz», sinceramente, veo que hay más exigencia vocal. Y en «Operación Triunfo» hay más exigencias artísticas, es más completo en ese sentido. Creo que se aprende mucho más allí, es como una academia, un intensivo, como hacer un máster. Pero ambas son experiencias preciosas de las que se saca mucho. Y eso creo que es la gran diferencia, que uno se centra más en lo vocal y el otro en lo artístico.

JENNIFER_SEVILLA_SONRIE ¿Qué opinas de todo el hate que ha habido en esta edición?

Yo invitaría un poco al público en general a tener más tacto, porque al final somos jóvenes de 20 años y creo que llega un punto en el que la gente empieza a verlo todo como si fuera una serie, creando sus propias tramas y castigando a otros como si no fueran seres humanos reales. Personalmente, he recibido «hate» y soy una persona muy fuerte, que ha enfrentado cosas mucho más duras en la vida y ha sabido sobrellevarlo. Pero creo que es importante aprender de estas situaciones para evitar que se repitan con tanta intensidad. Si pillas a un chaval en un estado más vulnerable, puede ser peligroso.

MARMELENA Tras «Juanjo y el Ente», ¿nos cuentas tú si has tenido alguna experiencia paranormal?

Mira, las experiencias más paranormales les han tocado al pobre Juanjo. Pero recuerdo una vez que estaba en la cama, casi dormida ya, y de repente se encendió una lámpara que no estaba enchufada. Se encendió, permaneció encendida unos tres segundos y luego se apagó. Fue para volverse loco. Yo sufría un poco de insomnio y casi siempre me quedaba dormida la última, y podía escuchar a cada uno hablando mientras dormían, y me daba mucho miedo. A veces pensaba, «¿sabes dónde estás?, ¡sí, algo me está despertando a en los pies de la cama!»

ANAAMS98 ¿Con quién quieres que sea tu primera colaboración?

Hombre, si pudiera elegir, elegiría a Lola índigo, o con De La Fuente.

CANDELACAS_03 ¿Has experimentado desde que estás fuera de la academia con el flamenco en los estudios? ¿Has pensado en otros estilos diferentes al que estamos acostumbrados en ti?

La verdad es que no. Desde que salí de la academia, en los temas en los que estoy trabajando, me he alejado un poco para encontrar nuevas mezclas. Considero que mi voz, inconscientemente, tiene ese deje flamenco. Entonces, creo que al mezclarla con diferentes géneros o inventar melodías distintas, el toque flamenco añade color a mi voz y se pueden descubrir cosas más interesantes que si me centrara únicamente en el flamenco, que es más evidente.