Descubre los entresijos de la última colaboración de Rasel con Fabio y Lennis Rodríguez, «Alé», en esta entrevista exclusiva. Desde el homenaje a Vegedream hasta la fusión de flamenco y la experiencia en el videoclip, Rasel comparte sus inspiraciones y reflexiones sobre la evolución musical. Además, el artista revela anécdotas divertidas del rodaje y sus planes para el futuro, en una charla que destaca la versatilidad y autenticidad que caracterizan su carrera.

 

Has sacado hace nada tu última colaboración “Alé”. ¿Cómo surge la idea de hacer un homenaje al artista francés Vegedream?

Me gusta rescatar melodías que me han llegado al corazón y es el caso de esta canción que siempre que la he escuchado me daba buen rollo y recuerdos brutales. Me senté y quería hacer algo diferente a lo de estos años, que era la fusión con flamenco. Quería algo más bailable y automáticamente se me pasó este tema. Pensé que podía hacer un proyecto con la melodía del estribillo que era muy futbolero y lo veía mucho de himno. Empezamos a trabajar en el estudio con Juanma Leal, que es mi productor, y cuando salió la idea mi Lennis Rodríguez tenía que estar aquí, que le mete un estilo afro muy chulo.

¿Ha sido difícil darle el toque flamenco a la canción “Ramenez la coupe à la maison»? 

De mis últimas canciones es la menos flamenca, aunque mi voz le da ese toque. Llevaba desde 2020 sacando temas de fusión flamenco, quería revivir el Rasel de hace ocho o diez años y creí que era el momento de hacer más afro. Siempre he sido versátil en la música y me gusta investigar estilos.

¿Piensas que la gente está poco acostumbrada a estos remakes? 

La gente no se informa porque antes de sacar este tema hemos estado siete meses pidiendo los derechos y los autores del tema nos los han dado. No es una copia, simplemente hemos cogido la melodía de una canción que ya existía y hemos hecho una canción nueva  a partir de eso. Está muy de moda, como en el caso de Aitana o de Bad Bunny con temas antiguos. Se utiliza y la gente a veces lo agradece porque son melodías que ya suenan y es más fácil llegar al público. Es un homenaje o recordatorio de ese tema que tanto gustó y que en su día de lo que se hablaba era de fútbol, y ahora de otro tipo de asuntos, como el amor y la fiesta.

¿Esperabas un buen recibimiento al ser el tema original tan conocido?

Está gustando, lo que pasa es que todas las semanas salen doscientas canciones, por decirte un número, pero hay muchísimas. La música es más volátil, hay muchos artistas nuevos y son fechas complicadas porque en navidades la gente no consume tanta música como en otras épocas del año donde estás más tranquilo, sin viajes, ni preparando comidas y fiestas. Uno piensa menos en la música, pero el recibimiento y los mensajes que estoy recibiendo son muy positivos. La verdadera prueba de fuego es el directo, tengo ganas de hacerla porque me da muy buena vibra para entrenar, es muy positiva y te da energía.

Sería una buena canción para un mundial de fútbol. ¿Te gustaría colaborar para algún evento de esta magnitud? 

Claro. Si me llevan a un derbi Sevilla-Betis sería chulísimo.

¿Cómo habéis trabajado en equipo con Fabio y Lennis Rodríguez? 

Muy bien porque son gente a la que admiro. Siempre lo digo, cuando hago colaboraciones es con gente con la que tengo feeling, si no, no lo hago porque la música es algo personal que va por vibraciones y buena onda entre artistas y este ha sido el caso. Me llevo muy bien con Lennis, hemos coincidido en festivales y aunque ella es de República Dominicana es muy trianera y flamenca, más sevillana que yo. Y Fabio es súper humilde y eso vale más que el oro. Que una persona pese a donde esté, por su trabajo y lo que haga, esté con los pies en la tierra me encanta.

En el videoclip se nota el buen ambiente y el equipazo de baile que rodó con vosotros. ¿Tienes alguna anécdota divertida de la grabación? 

Había un grupo que hacía acrobacias, con patines, mazas, ruedas… y hubo una chica que iba a hacer algo y estábamos pendientes pensando que íbamos a flipar y con una expectación brutal. Ella iba corriendo por la pista y se pegó contra el suelo de una forma que no queríamos mirar. No sabíamos si llamar a la ambulancia pero la chavala fue una fenómena, se levantó del tirón y no había pasado nada. Por lo demás todo bien, el partido que veis es falso pero fue muy chulo y, aunque fueron muchas horas, había buena onda y todo el equipo se involucró a tope.

Estás acostumbrado a mezclar el estilo tradicional del flamenco con la música urbana moderna. ¿Crees que hay que evolucionar musicalmente a medida que cambian nuestros gustos y necesidades?

En mi caso he ido haciendo lo que me ha apetecido cada época. Es lógico que cuando tienes 20 años no te salga escribir lo mismo que cuando tienes cuarenta u otra edad. Depende de la etapa que el artista esté viviendo. A mí ahora lo que me pide el cuerpo es hacer mucha fusión flamenca porque era un estilo que me encanta desde niño, y los últimos siete singles son eso, pero este año tenía ganas de hacer algo más bailable y como hago lo que me apetece en cada momento no soy fijo. Igual mañana me apetece hacer una balada porque sí. Lo más real de un artista es que haga lo que quiera cuando lo sienta.

¿Crees que tu música tira para lo comercial?

Nosotros cuando hacemos una canción no pensamos en que suene en medios de comunicación porque desgraciadamente los artistas como yo que hacemos fusión no estamos acostumbrados a que nos pongan en medios. Somos más del boca a boca y el pasar de unos a otros que el apoyo mediático que nos puede dar una radio nacional. Aunque hay radios que apoyan mi música desde siempre y estoy súper agradecido, la mayoría no, y no nos ha hecho falta. Parece que hay sota, caballo y rey, cuando en España hay infinidad de artistas brutales que no sonamos en radio, pero la calle manda y es la que elige. Al final tenemos giras brutales gracias a Dios y la música llega por el camino que sea.

Has tenido una temporada llena de trabajos conjuntos con Maki, María Artés o Indara, entre otros. ¿Qué ha sido lo mejor de contar con tantos perfiles distintos?

Con cada artista con el que me junto es un aprendizaje porque son gente que lleva toda la vida currando, como es el caso de Maki y Maria. Además de compartir música he compartido experiencias y son gente con las que creas vínculos y amistades. Para mi es muy bonito hacer colaboraciones, por eso hago muchos temas con gente porque me divierte y la gente que escucha al otro artista termina escuchando tus canciones. Es una manera de ir creciendo porque desgraciadamente no estamos en el mercado anglo que vienen los artistas con campañas increíbles. La mayor campaña es el dar lo mejor con artistas con los que te sientas cómodo.

¿Con quién te gustaría trabajar próximamente?

Con mucha gente buena. Mi sueño sería hacer una canción con Alejandro Sanz. También con muchos amigos en la música con los que tengo pendiente hacer temas, y personas a las que admiro como mi hermana, que para mi es gloria bendita. Con ella no hago una canción desde 2017 porque cuando es tanta la responsabilidad de hacer algo increíble, no me ha salido el tema aún. Quiero que sea especial, pero no es tan fácil sacar una canción y tienen que pasar cosas para que se dé. Llegará pero a su debido momento.

¿De donde sacas la inspiración a la hora de escribir?

Hay veces que estoy en la calle y me sale una melodía bonita y la grabo, o estoy tarareando algo que no sé de dónde viene y lo mismo. Otra veces me esfuerzo y me siento en el estudio. Hay veces que salen cosas y otras que no, pero últimamente no estoy forzando nada. Lo hice una época y hubo días de mucha frustración. Te tienen que pasar cosas en al vida para despertar tus recuerdos o ciertas ideas que te puedan llevar a una canción. Escribirle al amor es lo mas fácil porque está en todos lados y es un tema sencillo para mi. Yo saco la inspiración de lo que vivo en cada momento en el que me encuentre. Si me encuentro triste saldrá una balada, si estoy bailongo me saldrá un «Alé».

¿Te gustaría experimentar con géneros nuevos?

Tengo una espina clavada con el rock. Me gusta Extremoduro y ese tipo de música que escucho desde niño. Cuando estuve en «Tu cara me suena» tuve la oportunidad de meterme en el papel de varios artistas como Maneskin, que son grupos cañeros, y me quedé con ganas de hacer algo del estilo. Algún día.

¿Qué balance haces del 2023?

Me he dado cuenta este año de que estaba acostumbrado a sacar tres o cuatro singles al año, y el que viene van a cambiar las cosas porque la industria cambia a diario. Voy a sacar más música. Tengo mucha guardada además de colaboraciones, y aunque el balance ha sido bueno, siempre hay que irse adaptando a los tiempos. Hay artistas huevos que vienen dando muy fuerte y la gente quiere música todas las semanas. Si por mi fuera grababa un single a la semana.

¿Qué objetivos te propones para el 2024?

Hay que llenar el Vistalegre de Madrid y seguir en mi línea, trabajando siempre dando lo mejor de mi, que a la gente le lleguen las melodías y la música. Que se haga parte de las bandas sonoras de sus vidas. A trabajar con la misma ilusión que desde hace muchísimo tiempo.