Rafael, más conocido como «El Bomba», comparte sus experiencias desde su firma con «Fods Records» hasta emocionantes proyectos futuros. Con una perspectiva única sobre el amor y la música, Rafael revela detalles sobre su último sencillo «Titanic» y anticipa una colaboración especial con Manuel Cortés. Explora cómo la autenticidad y la aceptación de críticas son clave en su proceso creativo. Además, conoce sus reflexiones sobre la evolución desde su participación en programas como La Voz hasta el presente. ¡Sumérgete en la fascinante trayectoria y planes de Rafael «El Bomba» para el 2024!

¿Cómo te sientes al haber firmado con la discográfica «Fods Records» para tu último single, «Titanic»?

No llevo mucho tiempo con ellos, pero estoy realmente impresionado. Hasta ahora, estoy muy contento con lo que están haciendo y la apuesta que están haciendo por mí. Hasta el día de hoy, todo ha sido excelente. Muy satisfecho.

¿Cómo venderías «Titanic» si tuvieras que convencer a alguien para que la escuche?

Hay temas, como este, que cuentan con la participación de artistas tan grandes como Camilo, pero que pasan desapercibidos, como si no tuvieran la repercusión que realmente merecen. Esta canción es una historia de amor muy bonita, con un trasfondo que vale la pena escuchar. La narrativa, también influenciada por un estilo cinematográfico más flamenco, es realmente encantadora. Me atrajo mucho la historia que cuenta la canción, especialmente una de las frases que menciona: “Me gustaría vernos como en los videos del Titanic”. Creo que no hay imagen más bonita que la idea de pasar toda una vida junto a alguien y lograr esa conexión profunda. ¿No es maravilloso llegar a ser realmente feliz con la persona con la que has compartido tu vida?

Escuchas el nombre y automáticamente piensas en el amor. ¿Dirías que eres una persona romántica?

Bueno, no estoy seguro, pero al menos si mi mujer me lo preguntara, diría que no lo soy. Todo depende de la percepción individual de lo que cada uno considera romántico. Personalmente, me considero una persona cariñosa, sentimental y un tanto temperamental. Vivo siempre en el presente, y lo que hago suele ser lo que surge en el momento. Aunque creo que puedo ser detallista y romántico.

Nos hace recordar a la mítica película de Leonardo DiCaprio y Kate Winslet. ¿Crees que la mayoría de los amores están destinados al fracaso?

Creo que el amor es relativo, ya que cada persona lo vive de manera única. Es un sentimiento y cada uno lo experimenta de forma diferente. Es cierto que en mi época no había tantos medios como los que existen hoy en día; había más distancia, más frialdad. La forma en que nos comunicamos a través de las redes y cómo se liga ahora es totalmente diferente a cómo solía ser, ya que todo evoluciona. Se trata de la moneda de nuestros propios sentimientos y de cómo cada uno lo percibe y persigue.

No tiene por qué estar destinado al fracaso pero el amor no siempre da un sentido a sus sentimientos. Puedes pasar de tener calor a sentir frío en cuestión de momentos. En el camino del amor al odio y viceversa, así como del amor al cariño, se dan muchos pasos, y puede haber mucha gente involucrada.

Tampoco te enamoras solo una vez en la vida. Puedes sentir amor por un animal, por una persona, por tus padres, por tu hermano, por un amigo… y también puedes desenamorarte. Sin embargo, del amor surgen relaciones largas, muy largas, porque es un proceso que lleva tiempo.

Después del amor, viene el cariño, porque te has enamorado de esa persona, pero aún no la conoces completamente. Es parte de la evolución, de crear una conexión con alguien que nunca permanece en el mismo punto. La conversación que teníamos hace dos segundos no es la misma que ahora; todo va evolucionando. Creo que es un paso necesario para estar con una persona: primero enamorarse y luego conocer.

La canción habla de las relaciones y las emociones complejas. ¿Para ti qué es lo más importante a la hora de establecer un vínculo sano con una persona?

La honestidad y la sinceridad pueden ser lo más fuerte para establecer un vínculo, ya sea de amistad, amor o pareja, pero lo que prevalece es la sinceridad. No todo el mundo tiene la capacidad de aguantarla, pero dos personas, ya sean amigos o parejas, deben ser capaces de tolerar la sinceridad del otro.

La responsabilidad emocional también desempeña un papel crucial, y la confianza es fundamental. Sin confianza, no hay nada.

Habrá gente que se sienta identificada con la letra. ¿Cómo crees que la música puede servir como un medio para conectar con personas?

Sobre todo, la naturalidad y la honestidad son clave. Siendo como soy, siempre expreso lo que pienso. Si estoy enfadado, se nota; si estoy alegre, se nota; si tengo un mal día, se nota, y con la música ocurre lo mismo. Cuando conectas con una persona al cantar, también conectas con ella como individuo. Eso es lo bonito: que la gente te escuche porque es lo que realmente llega a la gente. Estoy siendo el artista que busco escuchar también.

¿Qué te ha aportado María González en este tema?

Es una chica encantadora, un talento asombroso con 20 años siendo súper joven.

Está viviendo su carrera de la misma manera que yo la estoy viviendo, disfrutando del camino hacia su carrera y de la música. Ha sido genial compartir estudio y momentos con ella y es lo que me llevo.

Después de sacar grandes éxitos como «La Quiero a Morir» que alcanza más del millón de visualizaciones en Youtube, ¿te ha condicionado a la hora de exigirte en este tema? ¿Sientes presión por igualar el éxito?

Estoy enfocado en disfrutar lo que estoy haciendo. Ser honesto y sincero, expresar lo que siento en ese momento y abordar temas de canciones que me gusten, son prioridad para mí mientras pueda. El día que no pueda, a lo mejor tendremos que hacer otra cosa.

Los números, visualizaciones y demás no son lo más importante para mí. No es algo que me quite el sueño, sino una preocupación menos. Al principio, cuando uno comienza haciendo bares y eventos, se va a animar la fiesta. Después, cuando la gente te escucha, ya es más que suficiente. Si se internacionaliza, genial, pero no es algo que nos preocupe hoy en día. Si va bien con buenos números, perfecto, se interioriza con lo que a uno le gusta; si no, pues no pasa nada.

Peor puedes cumplir tus sueños a las 3 de la mañana, en un estadio, haciendo conciertos grandes, o como sea. Lo más importante es ser fiel a lo que a ti te gusta, en lugar de intentar adaptarte a un mercado solo por géneros y tendencias. Lo más importante es ser feliz y buscar el éxito de una forma que te satisfaga. Para mí, el éxito es poder hacer lo que me dé la gana, en el sentido musical, y con mi carrera. Y gracias a Dios, por ahora, puedo hacerlo.

Te conocemos desde tu paso por «La Voz» o «Tierra de Talento». ¿Cómo has cambiado como artista desde aquellos tiempos hasta ahora? 

Siento menos presión y noto que tengo menos que demostrar. Ya lo hice en su día. Ahora, para el público sería más interesante conocerme a mí porque ya sabes lo que hago, cómo canto y cómo transmito. Estoy más centrado en eso, que la gente me conozca y sepa cómo siento las cosas, para que puedan entender mejor la música que hago.

¿Volverías a participar en otro programa similar? ¿Por qué piensas que algunos artistas reniegan su paso por talent shows una vez finalizados y prefieren desvincularse del formato?

A mí me han preguntado muchas veces si volvería, si estaría arrepentido, si lo volvería a hacer, y considero que fue una de las mejores experiencias que he vivido en mi vida. Volvería mañana otra vez a vivirlo.

No me gustaría desvincularme. Soy una persona que, en cierta medida, se dio a conocer mediante un «talent show», y estoy muy contento, tanto con mi paso por el programa como con la experiencia que viví. No me molesta que me pregunten por ello porque he nacido ahí, he salido de ahí y me hace recordar un momento increíble que he vivido y un regalo que me ha dado la música gracias a ese programa.

¿Cómo utilizas ahora las redes sociales siendo artista?

Soy consciente de que quizás no sea la persona más hábil, pero me defiendo como puedo. Cada día es una oportunidad para aprender y mejorar en diversas actividades, aunque admito que equilibrar mi vida personal con mi faceta artística puede resultar un desafío.

En cuanto a mi personalidad, soy auténtico y me muestro tal como soy. No conozco otra manera de ser. La autenticidad es algo que la gente aprecia y aunque soy un artista y se espera que me dedique exclusivamente a la música, considero importante compartir aspectos de mi vida en mis redes sociales. Si tengo que subir una foto con un amigo, con mi pareja o disfrutando de un día en el campo, lo hago porque eso forma parte de mi vida.

Entiendo que las personas también quieren conocer al individuo detrás del artista. Aunque seguir a mucha gente en redes sociales, incluyendo niños, puede volverse abrumador, trato de mantener un equilibrio y ser consciente de mis acciones. La vida personal y artística son compatibles, aunque con ciertos límites.

La gente se da cuenta de quién soy realmente. Es importante ser auténtico y, aunque las redes sociales pueden revelar mucho de uno, es necesario tener cierto cuidado.

¿Usar las redes es sinónimo de recibir críticas?

La crítica es parte del juego, pero creo que es fundamental aprender de ella y usarla como una herramienta de crecimiento. Es inevitable enfrentarse a ellas día a día, ya sea como una figura mediática o no. Es algo que hay que aprender a manejar. Personalmente, pienso que se puede aprender mucho, ya que no todo lo que nos dicen resulta cómodo de escuchar, también aprecio la retroalimentación constructiva. Agradezco saber lo que no gusta, que señalen mis errores, porque a veces no me doy cuenta de ellos. Cada persona ve las cosas desde su perspectiva, y es ahí donde realmente se aprende.

¿Con quién te gustaría trabajar?

Me encantaría explorar nuevas colaboraciones en mi carrera. Siempre he tenido el deseo de trabajar con el talentoso productor de Niña Pastori, Chaboli. Me fascina su estilo de producción, y sería genial tener la oportunidad de crear algo juntos. Aunque ya tuve la suerte de compartir ritmo con Alejandro Sanz, mi interés por la colaboración en el ámbito vocal es muy fuerte.

Estoy abierto a nuevas experiencias.

Después de «Titanic», ¿cuáles son tus planes futuros y proyectos musicales que estás anticipando?

Mi plan para este año consiste en sumergirme por completo en la creación musical. Estamos inmersos en varios proyectos, gestando nuevas ideas y con la intención de trabajar incansablemente, además de llevar a cabo conciertos a lo largo de todo el año. Esa es nuestra meta, y estamos dedicando todo nuestro esfuerzo y entusiasmo para alcanzarla. En cuanto a colaboraciones, Manuel Cortés y yo estamos trabajando, ambos con muchas ganas de llevar a cabo este proyecto. Nos estamos esforzando para que tome forma y estoy ansioso por ver el resultado final.

¿Le pides algo en especial a este 2024 que acaba de comenzar?

Mi principal deseo es mantener la salud y recibir la energía necesaria para seguir disfrutando de la vida y dedicarme a lo que realmente amo. Considero que con esfuerzo y dedicación, el resto de los objetivos se pueden lograr. La salud y la pasión por lo que hago son fundamentales, y confío en que, con estos pilares sólidos, podré enfrentar cualquier desafío. El trabajo constante es la clave para alcanzar mis metas.