Nil Moliner celebra el éxito de su último álbum «Lugar Paraíso», que no para de cosechar éxitos desde su lanzamiento el 27 de octubre. En esta entrevista, comparte la inspiración detrás del título, destacando su viaje de autoconocimiento. Moliner revela la diversidad de su proceso creativo, marcado por la colaboración con Andreu Buenafuente y compañeros músicos como Álvaro de Luna y Dani Fernández. Con una gira prevista para el 20 de abril en el Palau Sant Jordi, Nil promete un espectáculo inolvidable, consolidando su lugar en el panorama musical con un mensaje optimista y variado.

 

El 27 de octubre sacaste tu último disco «Lugar Paraíso». ¿Cómo está siendo la acogida?

Muy buena, estoy muy feliz de cómo están llevando el disco tan lejos. El otro día me enteré de que era el cuarto más vendido y es algo que me hace mucha ilusión después de tanto tiempo creándolo y trabajando en ello. El trabajo en equipo es alucinante. Súper bien que ya forme parte de la gente.

¿Por qué decidiste llamarlo así?

Porque ha sido un viaje de conocerse a uno mismo, de mirar mucho hacia adentro y sentir emociones, alegría, tristeza, me he sentido libre… Y ese es el lugar desde donde pasa todo, ese rincón que tenemos cada uno de nosotros, y le puse ese nombre. Es el lugar desde donde sentimos, creamos todo lo que somos. Es de donde he escrito el disco y desde donde la gente lo va a escuchar y es maravilloso.

¿Cuál es tu lugar paraíso?

Siempre digo que muchos. Estar bien acompañado o cualquier lugar puede ser mi paraíso.

Dices que rompe con tus dos EPs anteriores. ¿En qué has querido innovar esta vez? 

Rompe porque siempre he hecho lo que me da la gana. En el primer y segundo disco hay packs de canciones. Tres que son de un rollo, tres de otras… pero en este cada canción es distinta y es algo que me gusta porque si una no te gusta creo que la siguiente puede ser tu favorita y eso es muy bonito.

Has estado firmando discos en Madrid, Barcelona, Valencia… ¿Qué tal el reencuentro con tu público después de un tiempo sin sacar música?

Increíble. Es maravilloso ver, escuchar las historias que tiene la agente con tus canciones, esa energía que tanto hace falta.

A pesar de los años que llevas en la música, ¿siguen existiendo esos nervios al sacar algo nuevo?

Todo el rato, forma parte de la terapia casi. El hecho de sacar una canción, de exponerte, de ver cómo la gente la va a respirar e imaginarte que va a ser la banda sonora de mucha gente es alucinante.

Sigues en tu línea de transmitir mensajes positivos y optimistas. ¿En qué medida crees que la música ayuda a atravesar los momentos difíciles de la vida?

Ayuda muchísimo porque yo también me he encontrado con eso. A mí muchas canciones me han salvado la vida y me han removido mucho, me transportan a lugares, a gente. Es increíble saber y entender que ahora mi música es eso que me provoca a mí otra música.

Andreu Buenafuente narra la intro de tu disco. ¿Por qué él?

Porque escribí el disco durante dos años y medio de gira, por trenes, aviones, hoteles, y mi refugio de todo eso que estaba pasando era escuchar el podcast de «Nadie sabe nada» de Andreu y Berto. Que sea la voz que abra el disco es como cerrar el círculo.

Has estado dos años trabajando en el disco. ¿Cómo ha sido el proceso creativo?

Muy intenso y bonito porque han nacido canciones aquí, en Latinoamérica, en muchos lugares, que por eso tiene esa identidad tan variada. Ha sido un viaje muy emocionante porque no he escrito el disco desde mi estudio, ni en mi casa entero, sino que han ido sucediendo de muchos lugares y por eso es tan variopinto.

Has compuesto muchas canciones en este tiempo. Algunas se desechan y otras las incluyes en el disco. ¿Qué pasa con esas que no eliges?

Nada. Más adelante se convertirán en canciones o en otra cosa, pero pasa a menudo. Gente como yo que estamos escribiendo casi cada semana, te vas encontrando canciones que igual ahora no te dicen nada pero que más adelante sí.

¿Cuál es la canción a la que más cariño le tienes? 

Muchas. Todas a las que tengo cariño han salido en el disco y creo que va por momentos. Ahora por ejemplo estoy con el mood de «Enséñame» o «Good day», que son las que abren el disco y me levantan el ánimo.

Colaboras también con Álvaro de Luna y Dani Fernández en «Luces de ciudad». ¿Cómo decidisteis juntaros para cantar juntos?

Es muy bonito. Es una canción que escribo y a la semana vuelvo a escuchar y me da un mensaje. Son muchas conversaciones que tenemos con Álvaro y Dani con una cerveza e intentando arreglar el mundo. Hablamos de lo afortunados, privilegiados que somos de vivir de lo que más nos gusta que es la música, pero también de lo duro que es y de muchos momentos más amargos. Habla un poco de eso y cuando tengo la canción les llamó y les digo que tienen que estar porque habla de nosotros. Es un regalo para mi que estén. Nos la cantamos los tres mirándonos a los ojos y es un mensaje que nos damos entre nosotros.

Volverás a los escenarios el 20 de abril en el Palau Sant Jordi. ¿De qué van a disfrutar tus fans en esta nueva gira?

Va a ser increíble. Muy feliz de poder volver a mi casa pero siempre digo que es casa de todo el mundo. Me está siguiendo gente que es de Sevilla o de muchas partes de España, hasta de Latinoamérica, que van a  venir y aprovechan el fin de semana en Barcelona para ver el concierto. Estamos preparando un show increíble porque es mi obsesión, hacer uno de los mejores shows del momento.