Nerea Arroyo, la talentosa cantante sevillana, nos sumerge en el personal universo de su reciente sencillo «Cómplices de Amor». Arroyo comparte la emotiva historia detrás de la canción, revelando su faceta más romántica. Con una carrera que ha evolucionado desde su participación en programas televisivos, hasta la creación de su propio camino musical, Nerea nos brinda una visión única de su arte y su esencia como artista. Descubre sus planes para el futuro cercano, donde aspira a conquistar corazones con historias personales y conciertos íntimos.

 

El 12 de noviembre sacaste “Cómplices de amor”. ¿Cómo definirías el tema en tres adjetivos?

Es un tema divertido, alegre y romántico.

Raúl Cabrera te escribió el tema. ¿Cómo lo recibiste?

Él es un compositor de Cádiz que actualmente está en la comparsa de Aragón y es un pedazo de compositor. En el momento en que le dije que quería esta idea, al día siguiente tenía el tema terminado y al escucharlo pensé que me resultaba pegadizo. Cuando lo escuché dos veces pensé que ya sabía parte de la canción y que era mi tema.

¿Alguna vez has sido cómplice de amor?

Sí. El tema nace de una idea que tenía en mente para mí pareja, le conté un poco la historia y él la reflejó en esa canción.

¿Qué lo hace especial de otros temas anteriores?

Es el tema más pegadizo que tengo. Lo escuchas dos veces y ya sabes cual es la parte pegadiza, te sabes la letra y la repites.

¿Te gustaría seguir hablando de romance en un futuro?

Yo me siento cómoda hablando de amor y desamor. Pero estoy de acuerdo con que se suele hablar demasiado de esto y hay otros que también son llamativos y que quizás ahora pueden gustar más que el amor.

El videoclip fue grabado en Sevilla, tu ciudad natal. ¿Cómo fue trabajar en tu tierra?

Fue un día muy intenso y bonito. Hay una cosa que me encanta siempre contar y es que los protagonistas del videoclip se han casado por segunda vez y me gustó muchísimo ver como revivieron el momento de la pedida de mano.

¿Cómo es un día de promoción, desde que te levantas hasta que te acuestas?

Es intenso porque también me dedico a otra cosa que no tiene nada que ver con la música. Pero saco fuerzas y ganas porque es lo que me gusta y lo hago con mucho gusto. Disfruto todo lo que tenga que ver con la música, y estoy feliz y satisfecha de compartir eso. Me siento distraída y alegre.

¿Puedes compartirnos alguna anécdota divertida en estos días de tanto ajetreo?

Estuve haciendo promo en dos radios muy competitivas entre ellas, el Betis y el Sevilla, y yo que soy súper sevillista he estado un poco seria en el Betis. Luego cuando llegué al Sevilla se me ha notado la cara de alegría y de qué bando soy.

En 2015 fuiste semifinalista del programa Insuperables (RTVE) y en 2016 concursaste en Yo soy del sur. ¿Qué te enseñó participar en estos programas y cómo te han repercutido en la artista que eres hoy?

A nivel profesional como hice una carrera de fondo, me estaba iniciando y era muy pequeña, tampoco noté mucha diferencia. Pero a nivel personal cambié mucho, aprendí qué me gustaba en la música, a qué me quería dedicar… Tengo muchas ganas de estar en La Voz y es un sueño que quiero cumplir. Espero que algún día llegue, pero me he presentado a diez u once castings y nunca he tenido suerte.

¿Crees que este tipo de concursos musicales pueden ser un trampolín hacia una carrera musical más estable?

Si te encuentras en un momento de tu profesión donde tienes las ideas claras y un trabajo detrás, sí. Si es un poco a lo loco porque acabas de iniciar, solo puedes tener suerte.

Llevas desde los 13 años subiéndote a escenarios. A pesar de experiencia, ¿siguen esos nervios al presentarte ante tanta gente?

Claro, aunque depende porque en algunos sitios ya controlo un poco más los nervios y estoy más acostumbrada. Pero si salgo de mi zona de confort ya empieza el nerviosismo y la presión. Intento relajarme, dejarme llevar y esperar a que se me pase el momento nervios.

¿Cómo llevas las redes sociales?

A nivel profesional bien. Es un escaparate muy positivo, aunque tiene sus partes malas. Pero cuando mezclas con lo personal es complicado. Es una herramienta muy fácil para llegar al público. Yo pienso que ni tanto ni tan poco. Si solo lo haces profesional, aburre porque no somos máquinas y a mí me gusta cuando sigo a un artista ver un poco de su vida para conocer más otras facetas, no sólo que esté cantando aquí o allí. Pero si veo mucho de su vida personal, necesito más de su música.

¿Qué piensas de las críticas?

Es una parte muy reducida pero hay comentarios, sobre todo en una Red social hay avalancha. En Tik Tok es mucho más directo, tanto lo positivo como lo negativo. En un video en concreto empecé a recibir muchas críticas, pero lo tomé como positivo, puede que porque me cogió en un momento mentalmente fuerte pero también pensé que me estaba dando visibilidad, que ese video estaba llegando para que otras personas conozcan otros vídeos míos. ¿Qué puede salir mal? Puedo eliminar comentarios, taparlos y hacer oídos sordos. En este momento de mi vida no me afecta.

¿Te ha costado llegar a donde estás hoy?

Si lo pienso y hago balance, sí. Pero vivo el día a día y no soy consciente del avance porque no me paro a pensar en quién fue Nerea hace cinco años porque el tiempo cambia muy rápido y estamos siempre metidos en una cosa y otra. Pero me ha costado mucho.

¿Cuál es tu esencia?

Mi lema es soñar pero no considero que tenga un estilo muy marcado. Estoy explorando y viendo qué me gusta porque no me etiqueto. Me gusta cantar, componer y escuchar diferentes géneros y artistas pero no sabría decir qué género canto. Es complicado definirme musicalmente porque no me gustan las etiquetas. Un día puedo cantar carnaval que me encanta, otro un tema flamenco, y otro pop.

Yo no escucho música comercial tipo reggaeton. No me gusta, porque soy de explorar la letra. No estoy en contra de ningún género porque es respetable y no digo que no lo haya escuchado nunca saliendo con mis amigas, pero suelo escuchar cosas donde me guste más la letra. No estoy a favor de comercializarme.

¿Es difícil mantenerse fiel a uno mismo?

Si quieres conseguir fama es difícil. Si te da igual a lo que llegar y eres fiel, puedes vivir de la música haciendo lo que te guste. Para mí es mucho más de artista.

¿Cuáles son tus planes para un futuro cercano?

Tengo muchas ganas de seguir componiendo y de explorarme como cantautora, de intentar llegar a mi público de esa forma y tenerlo más fiel. Que cuando haga conciertos no venda tanto cover sino que vengan a verme por mí. De momento, todo lo que estoy haciendo son historias personales. Me veo haciendo un show contando un poco mis historias, risas y llantos. Todo muy íntimo.