El aforo completo del Bilbao Exhibition Centre vivió ayer una de sus noches más mágicas. Los dieciséis concursantes de Operación Triunfo arrancaron anoche con el primer concierto de una soñada gira que daba comienzo en Barakaldo, con todas las entradas vendidas. 

 

El furor ya se desataba a primeras horas de la mañana cuando los fans, deseosos por ver a sus ídolos, acampaban en las afueras del recinto para obtener el sitio más cercano al escenario. Y aunque al mediodía el tiempo no era muy favorable y cayeron algunas precipitaciones, nada consiguió parar a los seguidores del famoso talent show de Prime.

A las nueve de la noche el concierto daba comienzo sin apenas retraso, abriendo el telón con la primera grupal de la edición «Libertad» de Nil Moliner, que ya emocionó tanto a los asistentes como a algunos de los concursantes, entre ellos a Martin, que no pudo contener las lágrimas por estar en su tierra.

Lo que vino después fue un espectáculo sin precedentes. Acompañados por un despliegue de luces sinigual y pantallas de video, así como músicos, entre los que se encontraba el que habría sido profesor musical en la academia, Vic Mirallas al piano, y por los increíbles bailarines de Vicky Gómez, las actuaciones no dejaron indiferente a ninguno de los presentes, que no pararon de cantar, saltar y bailar durante las dos horas y media de show.

La gran variedad de canciones y registros musicales hizo que el público experimentara todo tipo de sensaciones. Dejaron boquiabiertos algunas de las actuaciones más icónicas como «Padam Padam», «I Kissed A Girl», «Criminal», «Salvaje», o los tríos «Unholy» y «Walk Like an Egyptian», que subieron la temperatura al instante.

Cada uno de los chicos y chicas tuvo su momento de gloria con sus esperados solos. «La canción más hermosa del mundo», «River Deep Mountain High», «Bailemos», «Sesión Milo J» o «Dragón» de Lola Índigo e interpretada por Denna, fueron algunos de los temas representados con la mayor de las ilusiones. La ganadora, por su parte, se comió el escenario con la ansiada «Tómame o déjame» de Mocedades, aunque también movió las caderas con «Let ‘s get loud» de la gran Jennifer López.

Por supuesto, hubo tiempo para bajar las revoluciones y echar alguna que otra lágrima. Durante los tres meses de programa se quedaron grabados a fuego temas como el emocionante «A tu vera» en las voces de Salma y Juanjo. Este último, junto a Marin Urrutia, volvió a cantar de la forma más entrañable posible «God Only Knows», la canción más especial para la pareja. El vasco también mostró su ternura en «Escriurem» junto a Chiara, al igual que el «Corazón hambriento» de Lucas y Naiara, que derrochó complicidad a borbotones. También nos llegaron al corazón «¿Y cómo es él?» en la espléndida voz de Cris B, «A song for you» de Suzete y «Cuando zarpa el amor» con la sensibilidad de Salma.

Llegando al final cantaron con notable entusiasmo el himno de OT 2023 «Historias por contar», para dar paso a otro himno de toda una generación jóven. «Quédate» de Quevedo, hizo que dejaran con buen sabor de boca a un público completamente entregado que no dejó de vitorear hasta que desaparecieron hacia el backstage, agradeciendo sin cesar por una noche que no olvidarán jamás.