Javier Esteban, director de ICÓNICA Sevilla Fest, revela los detalles tras bambalinas del festival que está a punto de deslumbrar a la ciudad. Con una producción monumental y aún detalles por afinar, Esteban destaca el camino recorrido y el arduo trabajo detrás de cada edición. En su cuarta entrega, el festival se consagra tanto en cifras como en repercusión, prometiendo una experiencia única en la emblemática Plaza de España. Con una propuesta ecléctica y sorprendente, ICÓNICA busca no solo atraer al turista, sino mostrar las múltiples facetas de Sevilla en un ambiente festivo y cultural. A pesar del calor estival, Esteban asegura que las noches sevillanas son disfrutables y que el evento refrescará con sus propuestas tanto musicales como gastronómicas. Con un impacto económico en alza y el reconocimiento como uno de los eventos más destacados de la ciudad, ICÓNICA Sevilla Fest se erige como una celebración para sevillanos y visitantes, reflejando el orgullo de una ciudad vibrante y acogedora.

Ya queda menos para la celebración del festival. A nivel general, ¿cómo van esos preparativos? ¿Está todo listo ya? 

Estamos en los últimos preparativos. Es una producción bastante importante y compleja y todavía quedan detalles por afinar. Ha sido un camino largo y he trabajado arduamente, lo que hace que todo esté un poco más sencillo. Pero bueno, siempre es complejo, es una producción de gran envergadura y estamos en la fase final, ajustando los últimos detalles.

Este año, ¿cómo describirías el espíritu y la misión de ICÓNICA Sevilla Fest en pocas palabras?

Bueno, creo que es la consagración, ¿no? Tanto en cifras como en repercusión.

¿Qué novedades pueden esperar los asistentes este año en términos de experiencias y actividades dentro del festival? Ya van cuatro ediciones

Siempre intentamos que ICÓNICA sea la gran experiencia de vivir la Plaza de España como no se puede vivir de otra manera en otra época del año. Y bueno, dentro de eso, siempre intentamos sorprender con la idea de que el participante, el que venga a visitarnos, disfrute tanto del concierto como de uno de los monumentos más importantes y más espectaculares de España. Volveremos a contar con la iluminación espectacular del monumento y una hostelería, una oferta gastronómica de primer nivel, combinado con el patrimonio natural del Parque de María Luisa, que hace bajar unos grados en el calor soberano sevillano. Y dentro, trataremos a través de todos nuestros patrocinadores de que sea toda una experiencia y puedan participar de muchas actividades inmersivas.

¿Supone algún inconveniente el tema de la calor?

No, al final es la cuarta edición. La propuesta, como te decía, de hacerlo en el Parque de María Luisa, hace que refresquemos mucho en las noches. Y bueno, al final Sevilla es verdad que tiene esa fama de ciudad muy calurosa, pero las noches son muy disfrutables, ¿no? Solo hay que dar un paseo por Sevilla cualquier día de esa época a altas horas de la noche, incluso a la una o las dos de la mañana, ver algunos bares llenos y la gente paseando aprovechando el respiro que da la noche a Sevilla.

A su parecer, ¿qué criterios siguen al seleccionar la programación del festival para mantener su variedad y atraer a diferentes audiencias?

Siempre pretendemos, desde la primera edición, que sea el festival de todos los sevillanos. Para ello, planteamos siempre una programación muy ecléctica donde cada persona pueda encontrar algo que le guste y donde puedan reflejarse, incluyendo algunos de los grupos favoritos en el cartel. Además, ponemos mucho énfasis en que, como festival sevillano que somos y estamos orgullosos de ello, queremos que tanto la parte musical como el público estén orgullosos del festival. Siempre incorporamos a artistas de primer nivel que viven o han nacido en Sevilla o en Andalucía.

Este año estamos muy orgullosos del cartel que hemos conseguido, mezclando a grandes artistas internacionales y nacionales con grandes artistas sevillanos, como puede ser el cartel de Kiko Veneno o Medina Azahara, Raimundo Amador y Gipsy Kings. Creemos que tenemos un cartel, para mí, que es el mejor, si no uno de los mejores a nivel nacional, y va a poder disfrutarse aquí, en la ciudad de Sevilla.

¿Prevé un beneficio económico al nivel de los años anteriores?

El impacto económico para la ciudad va a ser bastante mayor. En cifras, el año pasado estábamos por encima de los 70 millones de euros, según la Cámara de Comercio de Sevilla. Y este año vamos a estar por encima porque ya hemos batido las ventas del año pasado. El año pasado estuvimos en 89.000, este año ya llevamos más de 110.000. Y bueno, estimamos, siendo bastante conservadores, que vamos a estar como mínimo en los 150.000, lo que casi dobla las cifras del año pasado. No me atrevo a decir cifras exactas, pero creo que vamos a estar bastante por encima de los 100 millones de euros de impacto económico, volviendo a ser, por tercer año consecutivo, el tercer evento de la ciudad en cuanto a impacto económico, después de las ferias de la Semana Santa y el primero de carácter privado, que con un 100% de inversión privada, aporta ese beneficio a la ciudad.

¿Os hace sentir orgullosos cuando comparan al ICÓNICA con festividades tan importantes y tradicionales como la Feria de Abril y la Semana Santa?

Como sevillano y como empresa sevillana, nos hace sentir muy, muy orgullosos. Y bueno, lo he dicho varias veces, ¿no? Yo, como creador, sueño con que pasen muchos años y ya no nos toque estar por aquí, y que Icónica sea un evento que vuelva cada año a hacer disfrutar a sevillanos y visitantes.

¿Qué elementos hacen tan exitoso este festival?

Detrás de todo festival hay muchísimo trabajo. Aquí lo que siempre hemos pretendido es hacer un festival a la altura de la ciudad, a la altura de ese gran monumento y sobre todo del cual el sevillano se sienta orgulloso. Trabajamos mucho en la marca y sus tradiciones, porque, como es el caso de la feria de la Semana Santa, lo que pretendemos es que el turista venga a disfrutar junto al sevillano de algo que se hace por y para el sevillano, para Andalucía en líneas generales. Es la clave de nuestras fiestas populares porque Sevilla tiene eso además. Es una ciudad muy interesante a nivel cultural y turístico por muchas cosas, por el clima, la calidez de su gente, y sus monumentos. Entonces, aprovechando todo eso, hemos construido ICÓNICA, basado en eso, en conocer un monumento que se construyó como la Plaza de España, en 1929, como auditorio de la ciudad, un auditorio de la ley libre, para recuperar ese uso y descubrirlo intentando ponerlo lo más en alza posible, con grandes artistas y una puesta en escena espectacular, como la que hacemos cada año, con móviles que iluminan cada noche el monumento, y con un espectáculo de entrada que acompaña a cada concierto como telón de fondo.

¿Qué desafíos estáis enfrentando este año en particular? ¿Habéis notado diferencias respecto a las anteriores ediciones?

El desafío siempre es aportar cosas a la ciudad. Ayer hicimos una obra de la ecuación eléctrica de la plaza para que el resto de eventos que vengan puedan olvidar el tema de los grupos electrógenos. Este año tenemos también varias apuestas para mejorar tanto el parque como la plaza, pero no las podemos revelar porque todavía están en proceso de certificación y demás, pero bueno, siempre intentamos que esto no sea solo un impacto económico y mediático, que sí es mucho lo que deja en la ciudad, sino que también apostemos por ayudar en la creación de puestos de trabajo y dejar algún legado, no necesariamente con cada año.

¿Cómo promocionan el festival a nivel internacional y qué estrategias utilizan para atraer a turistas de otros países?

Muchos de los artistas que están en el cartel estratégicamente están contratados para luego insertarnos en sus ciudades y en sus países de origen, para que a través de ofertas con agencias de viaje en las que incluyen entrada, viaje y hotel, podamos ofrecer al público la experiencia de disfrutar de un evento en otra ciudad, en un sitio tan espectacular como la Plaza de España. Esto es algo que siempre está en debate, el tema del turismo, y sobre todo en los últimos tiempos, en Andalucía y en Sevilla concretamente. Pero bueno, con el tema del turista cultural el debate queda resuelto, porque son todas las instituciones que trabajan con el turismo las que dicen que el turista cultural es el mejor turista posible, porque viene a disfrutar de la ciudad, de la cultura, de sus monumentos, a disfrutar de la gastronomía…

Por lo que me cuenta, habrá muchas mas ediciones del festival…

Todas las instituciones nos transmiten que están muy contentas y orgullosas del proyecto. Al final, hemos creado de la nada, con un presupuesto 100% privado, una gran inyección económica para la ciudad. Además, en unos meses, son las horas bajas del turismo en la ciudad, porque llevamos varios años en los que se había descuidado un poco esas fechas; julio y agosto se habían quedado un poco desiertos. Ahora aprovechamos para no solo atraer al turista, sino mostrarles las posibilidades que tiene la ciudad en esas fechas. De poder visitar los monumentos mucho más tranquilamente, sin colas, poder reservar los mejores restaurantes sin problemas. Al final, se ha creado una demanda que se está viendo reflejada en la ocupación hotelera, y eso era algo con lo que no contábamos.

¿Cuáles son los planes futuros para el festival, tanto en términos de expansión como de mejora de servicios y experiencias para el público?

En eso tenemos un equipo que siempre está trabajando para intentar mejorar día a día, que viaja a ver otros festivales, que viaja a ver otro tipo de experiencias culturales. Y poco a poco, cada año, vamos implementando cositas. La verdad es que estamos muy orgullosos de lo que tenemos hasta ahora, porque son muchas las buenas críticas que tenemos del servicio, de la experiencia del consumidor. Y bueno, no cerramos nada, siempre intentando ser un poco más sostenibles, en eso también es una labor en la que trabajamos día a día. Y esa va a ser la línea de trabajo de los próximos años.