La entrevista con Demarco Flamenco revela una profunda conexión entre su música y sus experiencias personales. Su último single, «No sales de mi cabeza», captura el momento de felicidad y alegría que atraviesa actualmente. Además, rinde homenaje a sus raíces y a la influencia de Camarón de la Isla, que ha sido fundamental en su carrera. El Colectivo Mapache ha dejado su huella en la producción de esta canción, aportando frescura y un ritmo latino único. Esta canción es solo un adelanto de su próximo disco, que promete mostrar una evolución en su estilo musical, manteniendo la esencia del amor y la pasión. Comparte su emoción por la aceptación gradual del público y anticipa una gira llena de conciertos por España y Chile.

 

«No sales de mi cabeza» es tu último single. ¿Qué tiene esta canción de tus experiencias personales?

Siento que refleja mucho el momento en el que estoy viviendo. Estoy extremadamente feliz, rebosante de alegría. Creo que eso es lo que realmente cuenta, ¿verdad? Es todo sobre el amor y la alegría en este momento.

Homenajeas a tus raíces y a Camarón de La Isla. ¿Te sientes orgulloso de tener los referentes que tienes?

Para mí y para mucha gente Camarón siempre ha sido un referente. Afortunadamente, su influencia se extiende a muchos. Personalmente, me dedico a cantar flamenco en gran parte gracias a Camarón de la Isla.

¿Qué papel juega la influencia del Colectivo Mapache en la producción de esta nueva canción?

Tiene un papel bastante importante porque ha aportado ese toque de frescura al tema, que realmente necesitaba ese ritmo latino tan peculiar y épico. Esto lo hace más accesible también para la gente joven.

Con esta canción tenemos el primer adelanto de tu nuevo disco que se está cocinando. ¿Cómo está siendo trabajar en él poco a poco?

Hemos estado trabajando poco a poco en ello. La verdad es que va bastante bien. Como mencioné anteriormente, estoy en un momento muy bonito, lleno de creatividad, lo cual es genial. Originalmente planeábamos lanzar el disco antes de junio, pero debido a este momento tan productivo en términos de creatividad, hemos decidido esperar un poco más. Queremos asegurarnos de que las canciones que incluimos sean aún mejores que las que originalmente habíamos preparado para el álbum. Así que estoy realmente contento con cómo está progresando todo.

¿Qué alma le quieres dar?

Sigue la misma línea en cuanto al tema del amor, pero los ritmos van a experimentar algunos cambios. He descubierto más de mí mismo en este disco. Es un poco más flamenco que mis trabajos anteriores y estoy realmente feliz con cómo está progresando todo.

Dices que cuando la compusiste sabías que iba a ser un hit al nivel de «La Isla del Amor». ¿Qué tiene que tener una canción para que sea buena? ¿Cómo lo supiste?

Esa frescura y esa facilidad auditiva son aspectos clave, especialmente para aquellos que no están muy familiarizados con la música flamenca, como tal vez yo mismo. Creo que este tipo de canciones son muy accesibles para ese público, especialmente debido al ritmo y al estribillo pegadizo que tienen. En cuanto a lo que considero una buena canción dentro de mis criterios y preferencias personales, coincido en que los temas que realmente me gustan suelen tener éxito. Tengo una conexión con mi público, y sé que lo que a mí me gusta también les va a gustar a ellos. Por eso, para mí, una buena canción es aquella que, cuando la termino y la vuelvo a escuchar días después, me produce la misma sensación emocionante que al principio.

¿De momento está teniendo la aceptación esperada? 

Sí, sí. Es crucial que la aceptación del público se dé de manera gradual. Las cosas que se ganan rápidamente también tienden a perderse con la misma rapidez. Si la gente comienza a sentir cariño poco a poco, creo que ese afecto perdura más en el tiempo. Es un proceso que construye una conexión más sólida y duradera entre la música y el público.

Es perfecta para cantar en el coche, de viaje y a volúmen 100. ¿Qué otras canciones recomiendas para gritar a todo pulmón?

Alguna de Camarón o «Bon dia» de Niña Pastori de este disco que ha hecho último, que es superbonito. No sé si te refieres a otro artista o a mí, por ejemplo. Yo creo que, para ti y para mí, nada más «La Isla del Amor», que va más o menos en esa misma línea.

Vuelves a hablar de ese amor que no se te quita de la cabeza, de esa persona especial. ¿Qué ha significado hablar durante tantos años de carrera sobre el romanticismo? ¿Ha evolucionado tu visión sobre el amor?

Creo que el mensaje de hablar sobre el amor desde un lugar de bienestar emocional y autenticidad es fundamental para que la gente se sienta identificada. Cuando se trata de temas ficticios, la conexión puede no ser tan profunda. ¿Ha evolucionado mi visión del amor y el romanticismo?

Bueno, tal vez no tanto la visión en sí, pero definitivamente la manera de expresarlo ha evolucionado con el tiempo. Desde mi álbum debut en 2016 hasta ahora, ha habido un cambio en la forma de contar esas historias de amor. Aunque la esencia puede seguir siendo la misma, la evolución en la narrativa y la expresión ha sido evidente.

¿Y tu música ha cambiado?

Es interesante cómo el proceso de maduración y experiencia puede influir en la forma en que nos acercamos al arte y a la expresión creativa. Hay un cambio significativo desde el primer disco, que fue realizado de manera más humilde en términos de producción. Ahora, con el tiempo y la experiencia, noto una evolución y un crecimiento considerable en el trabajo. Es un reflejo natural del desarrollo personal y artístico.

La música es una constante en tu vida pero, ¿te ves siempre haciendo esto?

Por mí, sí. No sé, no me visualizo haciendo otra cosa realmente. Me apasiona mucho la producción y disfruto… Me imagino componiendo, ya sea para mí o para otros colegas. Sin embargo, me gustaría seguir manteniendo mis presentaciones en directo y no adentrarme completamente en el estudio en este momento. Espero poder equilibrar ambas facetas en mi carrera para siempre.

Uno de tus sueños es cantar en el Teatro Real de Madrid. ¿Siempre sueñas a lo grande y tienes amplias expectativas en cuanto a tus metas musicales?

Siempre es importante establecer metas. También tengo mis objetivos a corto plazo, especialmente en el ámbito musical. Por ejemplo, me gustaría realizar colaboraciones con otros artistas, y ya se están dando algunos pasos en esa dirección. En cuanto a metas a largo plazo, algo que sería increíble sería actuar en el Teatro Real, aunque sé que todavía hay un largo camino por recorrer para llegar allí.

Hay muchos artistas a los que admiro y con los que me encantaría trabajar. No me gustaría forzar una colaboración solo por el nombre del artista, sino porque creo que juntos podríamos crear algo bonito. Me encantaría colaborar con artistas como Niña Pastori, José Mercé, Tomatito, Manuel Carrasco o Alejandro Sanz, por mencionar algunos. Para mí, sería un sueño trabajar con ellos. Así que hay una larga lista de artistas a los que admiro y con los que me encantaría colaborar.

¿Te inspiras en otros artistas de flamenco-fusión para hacer tus temas?

No mucho, o sea, sí que tengo referentes, como te he dicho antes, por ejemplo, con Niña Pastori, que yo creo que es la bandera más importante que tenemos ahora mismo en el flamenco actual, digamos, y el flamenco más fusionado y en su marido, en Chavoli, pero sí que es verdad que cojo mucho de la raíz, que yo creo que eso es importante, ¿no? el coger de la base para después desarrollar y coger su propio camino, perdón. Al final, un poco retroalimentarse de los unos con los otros.

¿Dirías que el flamenco, el flamenco fusión, son tu lugar seguro en la música o también disfrutas tocando otros géneros? ¿Te gustaría hacer algo de flamenco puro próximamente? 

Sí, sí, pero también mezclar, por ejemplo, con el rock, me encanta, con el pop, con el pop latino, como es el caso de este tema. Me gusta fusionar, pero sí que es verdad que también me gusta mucho el flamenco, ahí es donde me siento yo más seguro y más tranquilo.

Pues la verdad que sí, incluso en este último disco, en el tercero, hicimos unos tangos que se llamaban «Alegria», que además lo hicimos sin guitarra, solamente con percusión y demás, y me sentí bastante a gusto con ese tema.

¿Qué planes tienes para verano? ¿Conciertos, festivales…? 

Pues abrimos gira el 11 de mayo, nos va a llevar por bastantes ciudades españolas, vamos a estar en Sevilla en agosto creo, vamos a estar en Antequera, el 31 de mayo, vamos a estar en Granada también y si Dios quiere y todo va bien como está yendo, acabaremos el año en Chile, que tengo muchísimas ganas también de cruzar el charco. Es mi primera vez y tengo muchas ganas porque sí que es verdad que tenemos bastante aceptación allí, nos sigue muchísimo público de allí, es la primera vez que vamos.