Daniel Sabater, el talentoso cantante y compositor, nos lleva detrás de escena de su último EP «No me quiero pegar». Desde las inspiraciones hasta el proceso creativo, Daniel comparte con nosotros cómo este proyecto se gestó a lo largo del tiempo y cómo exploró temas personales en su música. Descubre cómo transformó sus experiencias más difíciles en canciones auténticas y terapéuticas.

 

¿Cómo surgió la idea de crear tu último EP «No me quiero pegar»? ¿Es un proyecto al que has invertido mucho tiempo?

Sí, ha sido un proceso que se fue desarrollando en diferentes etapas. La canción que da título al EP surgió en una de esas noches solitarias en una habitación de Madrid, hace unos dos o tres años. En ese momento, sin pensar demasiado, la compuse y la bauticé como «No Me Quiero Pegar». En ella, reflejaba un poco mi relación con Madrid en aquel momento, y otras reflexiones personales.

Más adelante, durante una sesión en el estudio con mi productor, comenzamos a trabajar en música que complementara esta canción inicial. Fue él quien me animó a profundizar un poco más en mi lado personal, lo que creó una conexión emocional con toda la obra. Así que pensé, ¿por qué no hacer un proyecto que aborde todos estos temas? A partir de ahí, nos lanzamos de lleno en el trabajo, y el resto es historia.

Abordas temas personales y difíciles. ¿Cómo fue el proceso de transformar tus experiencias más difíciles en música? 

Estamos hablando de temas personales un tanto complejos, pero creo que es precisamente eso lo que le da profundidad y autenticidad al proyecto. Durante mi trabajo en el estudio me di cuenta de que estaba atravesando un momento bastante intenso. Siempre tiendo a estar algo estresado, pero en ese momento era aún más palpable.

Sin embargo, también sentí una energía adicional y una mayor disposición para explorar y expresarme. Descubrí que escribir sobre mis sentimientos y experiencias era algo natural y auténtico para mí. Fue un proceso relativamente sencillo dejar que esas emociones salieran a la superficie, aunque a veces tiendo a ponerme barreras y limitaciones por temor. El apoyo de mi productor fue invaluable al recordarme que no debía limitarme demasiado y enfrentar mis miedos.

¿Consideras que este EP es una especie de terapia musical para ti?

Definitivamente. Todo el proceso, pero especialmente al final, al leer las letras, experimenté algo que no había sentido con otras canciones. Fue como un «wow», esto es realmente terapéutico.

¿Hay alguna canción en particular que tenga un significado especial para ti?

Puedo mencionarte dos canciones. Todas tienen su significado y son verdaderas para mí, pero en este momento, destacaría «No me quiero pegar» como muy especial porque es la primera y la considero la más pura. Surgió casi como improvisación, directamente de mi boca, sin filtros. Por otro lado, «El saco del boxeo» es especialmente personal para mí y me lleva a otro lugar, tanto emocionalmente como técnicamente.

Hay canciones que supongo que has desechado porque te gustan menos o porque casas menos con el estilo de LP. ¿Qué pasa con esas que no escoges?

Normalmente, terminan en una carpeta gigantesca llena de demos que he acumulado. Es un proceso un tanto extraño crear un tema que luego no llega a ninguna parte. Cuando estamos a mitad o al inicio de una idea, ya sabemos si nos vibra o no. Si la canción nos llega profundamente, si resuena con fuerza, sabemos que debemos seguir adelante con ella. Pero si no logra transmitir lo suficiente, la descartamos y pasamos a la siguiente. Es como cerrar un proyecto y empezar de nuevo, buscando constantemente esa conexión con la música que nos impulse a crear.

¿Crees que las mejores letras salen de eso, de momentos complicados y difíciles o no tiene por qué?

Me gusta decir que no tiene por qué ser así, porque hay mucha gente que tiene muchas habilidades escribiendo y creo que también puede ser una forma de expresión artística al mismo tiempo, pero en mi caso sí, pero me ha salido en los peores momentos. Yo creo que a veces sientes como una necesidad de soltarlo todo.

Experimentas con elementos de pop, rock y electrónica. ¿Por qué esta mezcla de estilos?

Me gusta experimentar y me gustan casi todos los géneros que existen, por eso si escuchas mi música, encuentras diferentes sabores para escuchar diferentes géneros. Y esta vez me ha dado por esta estética que me apetecía escuchar y hacer, así que he intentado meter todo lo posible.

¿Cómo venderías este disco si tuvieras que recomendárselo a alguien? Porque es diferente a tus trabajos anteriores

Bueno, por un lado, diría que esto lo hice mucho, pero una vez que comienzo a hablar un poco de mí y a compartir algunas experiencias vividas, resulta interesante si quieres saber un poco más, si tienes curiosidad por cotillear un poco. Es bastante honesto. Y en cuanto a la parte musical, en el estudio hemos logrado crear algo que refleja mucho de mi propia identidad. A nivel sonoro, estábamos en constante búsqueda de algo más refinado, elegante, pero también… caótico y un poco loco, en una energía que, creo, es un viaje para explorar qué te hace sentir.

¿Te ha dado miedo alguna vez al mostrarte así de vulnerable en tus canciones? ¿Prefieres escribir sobre historias personales o de otros?

A veces, me bloqueo un poco porque me da un poco de síndrome así de impostor. Pero luego, cuando escribo las cosas, de repente la barrera de publicarlo y que la gente escuche algo íntimo mío y tal, no sé por qué, pero no me salta la alarma. Aún no me ha dado miedo sacar un tema y verme un poco vulnerable. Creo que la música va súper de la mano de ser vulnerable, buscar la pureza y los sentimientos. Cuanto más me veo, más positiva es la cosa.

Hasta este EP había hecho prácticamente más lo segundo. Siempre con un punto mío o explorando un poco cosas antiguas o incluso miedos o suposiciones de cosas así. Y ahora, me he puesto más en modo contar lo mío. Me ha gustado bastante hacerlo sobre mí porque luego lo escucho y conecto con ellos, lo siento de otra forma.

Hay que ser honesto contigo mismo y hacer la música que realmente te apasiona en el momento es clave. Si te gusta a ti y te hace sentir bien, es probable que también resuene con alguien más. Entiendo que puede ser un proceso de evolución constante, donde tu estilo y tus preferencias pueden cambiar con el tiempo, y eso está bien. Lo importante es mantener esa autenticidad y conectar con quienes valoran tu trabajo tal como es. Aunque es natural que no a todos les guste, siempre habrá quienes se identifiquen y aprecien lo que haces.

Planeas hacer las canciones en directo. ¿Cómo de importante es para ti actuar frente a un público para llegar aun más a la gente?

Es lo más porque cuando me di cuenta de que quería dedicarme a esto es porque estaba viendo un concierto y cuando voy a conciertos de otros artistas es donde más siento la música. Me motivó con mi proyecto y es como el objetivo final.

He pasado mucho tiempo pensando en cómo quiero que sea mi espectáculo en vivo. Recientemente, pude pasar dos semanas en el estudio con mi banda, trabajando en el diseño del show y revisando nuestras canciones para presentarlas de la mejor manera posible. Crear un espectáculo único y vibrante es lo que más me motiva, y estoy muy satisfecho con el resultado que hemos logrado.

¿Cómo estas viendo el recibimiento hasta ahora?

La respuesta de los fans ha sido increíble. A veces me pregunto si me están diciendo lo que quiero escuchar, pero en general, estoy muy agradecido por su apoyo. Lo que más valoro es cuando la gente me escribe para compartir cómo se sienten con una canción o una letra en particular. Esa conexión es lo que más me llega como artista.

¿Cómo describirías un día completo de promoción?

Es un poco agotador, porque pasas todo el día de un lado para otro y terminas con la garganta dolorida de tanto hablar, pero es muy gratificante. Pero es como un momento de celebración para mí. El simple hecho de hablar con alguien sobre este proyecto me hace sentir que ha llegado a un lugar especial y tiene un valor más allá del que yo le doy.

¿Hay algún referente al que admires y que te haya dejado una huella en este trabajo? ¿Con quién te gustaría colaborar en proyectos futuros?

Hay una gran variedad. Cuando empecé a explorar diferentes géneros musicales, pasé de escuchar Heavy Metal a explorar prácticamente todo lo que existe. Pero hubo una persona que realmente me inspiró fue John Belion. Es un escritor y productor estadounidense que tiene un enfoque único en su trabajo y en cómo conecta con la música. Siempre me ha impresionado su forma de trabajar y su motivación para crear. Me encantaría sentirme un poco así también.

En España, admiro a muchos artistas, como Alizzz, por ejemplo. Pero también me encantaría colaborar con artistas internacionales como Dominic Fike.

¿Qué tal llevas las redes siendo artista?

Es interesante cómo las redes sociales pueden ser una herramienta poderosa para conectarte con tu público, pero también puede ser un desafío equilibrar tu vida personal y artística en esas plataformas. Surge la pregunta de si debes compartir más contenido como artista o como persona. Personalmente, me cuesta un poco más compartir aspectos personales en redes sociales. Antes de dedicarme a la música, apenas usaba Instagram, y aún hoy en día, me siento un poco apartado en lo personal. Sin embargo, reconozco la importancia de estas plataformas para mi carrera y cómo la autenticidad puede fortalecer la conexión con los seguidores. Es un balance complicado.

¿Qué le pediste al 2024 musicalmente hablando?

Estoy muy emocionado por la gira que tenemos planeada, es definitivamente lo que más me ilusiona para este año. Tengo mucha música lista para lanzar y estoy ansioso por compartirla con todos. Espero que a la gente le guste y que podamos hacer otra gira en el futuro.

En cuanto a adelantos o colaboraciones, prefiero guardármelos para los conciertos. Es allí donde suelo presentar temas nuevos o colaboraciones que están en proceso. Ahora mismo estoy trabajando en muchas cosas diferentes, así que no tengo nada concreto que compartir, pero siempre hay sorpresas.

Después de «No me quiero pegar», ¿tienes planes para nuevos proyectos musicales? ¿Hay alguna dirección específica en la que te gustaría llevar tu música en el futuro?

Nunca me pongo metas específicas, ¿sabes? No tengo un plan definido del tipo «quiero llenar un estadio» o «quiero firmar con una gran discográfica». Claro, sería genial si eso sucediera, ¿quién rechazaría una oferta de Wizink, por ejemplo? Pero lo que realmente disfruto es lo que estoy haciendo en este momento. Estoy lanzando música que me gusta, estoy de gira y quiero que eso continúe así. Si más gente me conoce y puedo llegar a más lugares, como Latinoamérica, sería increíble, pero lo más importante para mí es seguir haciendo música y tocando en todas partes.