Álvaro Mayo, el talentoso concursante sevillano que cautivó al público en Operación Triunfo, presenta su primer sencillo «Mis nenas». En esta entrevista exclusiva, Álvaro comparte detalles sobre su carta de presentación al mundo y primeras experiencias en la industria musical. Con un estilo divertido y empoderado, Álvaro nos lleva a través de su viaje desde el escenario de OT hasta el lanzamiento de su propio trabajo solista bajo el intenso foco mediático que ha supuesto esta exitosa edición del talent show. Poniendo el foco hacia el futuro de su carrera, nos cuenta sus inspiraciones más sinceras y planes venideros, acompañados por un mensaje de fortaleza y confianza en sí mismo.

 

«Mis nenas» es tu primer sencillo. ¿Cómo lo definirías en pocas palabras?

Divertido y «de diva».

Tiene un mensaje de fortaleza y confianza en uno mismo. ¿Te ha subido el autoestima el hacerte un personaje público?

Cien por cien. Quitando el aprendizaje de las clases y lo que ha supuesto, me he sentido más validado como artista y como persona.

¿Qué consejo le darías a alguien que empieza el camino de quererse a sí mismo? 

Le diría que tú decides quién eres, en el sentido de que yo, por ejemplo, siempre me he esforzado mucho por ser mejor, por intentar que mi personalidad sea buena. Y he llegado a un punto en el que llevaba muchos años trabajando en eso. Cuando veía este progreso, parecía que tenía una personalidad desarrollada, madura y con buenos valores.

Decidí un poco lo que soy y que si hay cosas que no me gustan de mí mismo, intento cambiarlas siempre que sean a nivel personal. En cuanto a aspecto físico, hay veces que tienes que aceptarlos y punto, porque no es tan fácil cambiar eso. Hay cosas que no se pueden cambiar, pero a nivel personal, intento mejorar lo que puedo.

En el videoclip llevas un look «muy tú», que te representa mucho. ¿De qué manera usas la moda para reflejarte a ti mismo? 

La uso un poco como herramienta, en el sentido de que si me pongo algo que me hace sentir bien, me siento más cómodo después en el escenario, lo cual es un poco contradictorio. A veces estoy nervioso porque llevo un crop top, y quizás en el escenario me siento inseguro, pero al mismo tiempo empoderado.

Es paradójico, pero lo utilizo según la vibra en la que esté. No intento enviar ningún mensaje en particular, simplemente elijo lo que me hace sentir bien y cómodo en cada momento. Por ejemplo, en «Amapolas» o «Flowers» llevaba un jersey, me sentía muy a gusto y empoderado. En otras ocasiones iba diferente pero creo que depende del tipo de evento y la vibra de cada uno.

Tienes 220 mil reproducciones en Youtube en tan solo una semana. ¿Te esperabas este recibimiento o existía ese miedo por ser el primer single? Fuiste incluso o trending topic antes de sacar la canción

No. Pensaba que en una semana, como mucho, tal vez hacía 100 mil, pero ni de broma. Yo pensaba que iba a quedarme con esa cifra con el tiempo. Pero muy contento.

Yo no sabía cómo iba a funcionar porque veía que tenía apoyo en redes, pero no sabía hasta qué punto y que muchas personas realmente iban a escuchar mi música y a consumirla. Y lo de X fue súper guay, me hizo muchísima ilusión.

También haces referencia a ídolas tuyos como Ariana, Rihanna o Beyoncé. ¿Qué han sido para ti a nivel inspiración musical estas mujeres empoderadas?

Las incluí porque algunas de ellas rimaban con la letra y me gustaba el resultado. Había otras que me hubiera gustado incluir, pero no pude.

Cuando escuchas algo, vas aprendiendo a expresarte de manera similar y luego lo reinterpretas un poco. Por mucho que intentemos ser originales, al final todos recreamos lo que hemos escuchado. Intentamos innovar, pero siempre partimos de la base de nuestras influencias musicales a lo largo de nuestra vida. Y, obviamente, aunque no intente referenciarme en ninguna específica, inconscientemente lo que me sale está influenciado por ellas. Es como el origen.

A nivel internacional conocemos tus gustos, ¿y en el nacional con quien trabajarías? 

Me gustaría trabajar con Belén Aguilera y Leo Rizzi. Creo que podríamos hacer una buena combinación. En este momento, no tengo en mente a nadie más específico, pero hay mucha gente a la que admiro.

La canción es rollo pop bailable. ¿Con qué otros estilos te sientes identificado para trabajos futuros? ¿A lo mejor quieres atreverte con el K-Pop ahora que te hemos visto en tantos registros distintos?

No, el K-Pop está bien, pero no creo que sea para mí. Me gustan algunas canciones, pero no soy realmente fan. Mi visión musical sigue siendo la misma que antes de entrar en la academia. Es cierto que ahora puedo adaptar ciertas cosas a mi voz y melodías que me sientan mejor porque conozco más mis instrumentos, pero en cuanto a géneros, sigo prefiriendo los mismos. Estoy explorando un poco con el pop EDM, pero también me encanta el soul y el R&B, y probablemente en el futuro me gustaría incluir un poco más de eso también.

Si tuvieras que hacer una playlist de Spotify con canciones que tengas en bucle ahora mismo, ¿cuáles serían? 

Estoy escuchando mucho «1999» de Charli XCX y «Your Wish Is My Command», de Kim Petras.

En la academia hablaste mucho de que echabas de menos Sevilla. ¿Qué fue lo primero que hiciste cuando llegaste?

Echaba de menos la comida de mi madre y me preparó salmorejo y un buen puchero.

No paras con las promos y estáis en contacto constante con la prensa. ¿Cómo te estás desenvolviendo en los medios? 

Pues me asusta bastante. Digo cosas y luego pienso, «vaya locura he soltado». Pero bueno, se hace lo que se puede. Trato de encontrar el equilibrio entre ser espontáneo y saber qué decir. No me gusta planificar demasiado mis palabras, prefiero ser natural, pero a veces me preocupa porque creo que digo «barbaridades».

Desde que te conocemos no has utilizado mucho Instagram. ¿Piensas darle otro enfoque ahora que tienes que empezar a promocionarte no solo con este single si no con la carrera que se viene? 

Subo historias de vez en cuando, pero Instagram no es mi fuerte. Nunca sé qué podría resultar interesante para la gente, y además, mi vida no es tan glamurosa como la de algunos. No soy bueno tomando fotos «aesthetic» y no es lo mío. Además, no suelo hacer tantas fotos con el móvil, prefiero vivir el momento y recordarlo en lugar de preocuparme por capturarlo todo en una foto. Mi memoria no es la mejor, pero prefiero disfrutar del momento.

A pesar de eso te hemos visto interactuar mucho por X con tus fans. ¿Qué tipo de relación te gustaría forjar con ellos para mantener a un público fiel una vez se pase el boom?

En X sí que me verás más activo. Es diferente, mucho más directo, y no necesitas una foto para compartir algo. Simplemente escribo lo que quiero decir y ya está. Después, voy viendo lo que otros comparten y respondo con más tweets. Es un ambiente más abierto y directo.

He tenido una relación muy cercana con algunos fans, lo cual me gusta, pero también sé que debo mantener cierta distancia. No puedo permitir que se vuelvan demasiado invasivos, porque a veces les das un poco y ellos quieren más. Y a mí siempre me ha costado mucho decir que no, no solo con los fans. Me encantaría seguir manteniéndolos cerca y poder hablar con ellos, pero estoy trabajando en encontrar un equilibrio entre protegerme a mí mismo y seguir siendo cercano.

En OT has sido uno de los concursantes favoritos por tu personalidad. ¿Crees que cuentas con ese privilegio del «factor enganche»?

Creo que el hecho de caer bien me ayuda mucho, evidentemente. Hay «fandoms» muy fuertes también, y estoy muy contento con el que tengo y el recibimiento que he tenido. No digo que sea mejor ni peor que ninguno, pero es una cosa muy graciosa porque ahora que estoy fuera, la gente me quiere, pero dentro no lo sentía porque no tenía contacto con el exterior y nunca fui favorito. No me dio tiempo, así que estaba más preocupado dentro.

Pensaba que no tenía fans, que caía bien pero no me querían realmente, eran fans de otros y simplemente les agradaba. Ahora veo que hay gente apoyándome, y eso es muy positivo.

¿Cómo está siendo tu primera impresión de la industria musical?

De momento muy positiva, he conocido gente genial con la que he conectado mucho y estoy ansioso por empezar a trabajar. Tengo muchas ganas de hacer la gira de Operación Triunfo, pero también quiero que llegue a su fin, no porque quiera desvincularme de ello, al contrario, valoro de dónde vengo y las oportunidades que me ha brindado. Pero estoy emocionado por desarrollarme como artista.

¿Por qué crees que algunos «triunfitos» intentan desvincularse del formato?

No lo sé, tal vez lo ven como algo negativo, pero personalmente no lo percibo así. De hecho, muchos artistas importantes en España provienen de programas similares de talento. Parece que al ser algo mediático, se menosprecia, pero no tiene sentido. Al final, vienes de ahí y ya está. Hay mucha gente que ha pasado por ahí y no todos son súper famosos ni viven exclusivamente de la música.

Querías ir a Coachella aunque te veremos en septiembre en el Brava Madrid en solitario. ¿Cómo reaccionas cuando te invitan? 

El apoyo fue muy fuerte, no me lo esperaba. Me hizo mucha ilusión porque es como ver que te van dando oportunidades y te sientes muy positivo respecto al futuro. Tengo muchas ganas de seguir adelante.

¿Qué expectativas tienes de este año con la gira y tus primeros trabajos en la música? ¿Estás ya preparando más temas?

Mis expectativas de la gira son pasarlo muy bien. Disfrutar mucho y aprovecharla al máximo, estar muy presente. En Operación Triunfo, con toda la presión que teníamos, muchas veces no podíamos estar en el presente. Es Operación Triunfo en el sentido de que estamos juntos pero con menos presión, sin ser juzgados. Hay muchas ganas y será algo que disfrutaremos mucho.

Respecto a mis proyectos en solitario, no he tenido tiempo de preparar más temas. Te diría que sí, pero no he tenido tiempo alguno. Si hubiera tenido algo de tiempo, lo habría hecho de cabeza.

¿Hacia dónde te gustaría enfocar tu carrera una vez acabe esta etapa?

Pues, Main Pop Boy, pero vamos viendo. Enfocarme en mi carrera, siempre haciendo pop comercial.

Quizás estudie diferentes influencias. Me encantaría hacer algo más performático, aprender mucho más, incluso después de Operación Triunfo, que ya me ha enseñado mucho en cuanto a bailar, tablas y mejorar vocalmente, me gustaría hacer performances espectaculares, como los mejores shows de Beyoncé. Quizás no tenga los recursos de Beyoncé, pero me gustaría incorporar coreografías impresionantes y voces potentes, algo que no se ve mucho en España. Me inspiró mucho el concierto que hizo Dua Lipa en el «Future Nostalgia Tour», con coreografías y momentos «de diva».