El Sevillano Álvaro de Luna presenta su último disco “Levantaremos al sol”. Un proyecto preparado durante la pandemia y compuesto por él mismo. Diez canciones sinceras y personales conforman su primer trabajo en solitario. Actualmente se encuentra en la preparación de su gira por España.

¿Cómo se prepara para un día como el de hoy?

Pues la verdad que descansando muy bien y afrontándolo con mucha positividad. Volver a mi tierra siempre es un gustazo, los medios aquí siempre me tratan con muchísimo cariño. Eso se agradece siempre. Estoy muy ilusionado porque es el primer trabajo, después de dos años trabajando en él. Poder presentarlo y hacerlo de esta manera, en casa, pues es maravilloso. 

Siguiendo el título de su disco, en estos tiempos de pandemia y guerra, ¿seremos capaces de levantar el sol?

Quiero pensar que sí, de hecho, justo comentaba eso en otras entrevistas. Al final, decidí ponerle ese título porque confiaba en eso, en que se calmase esta situación. Esto parece que no acaba, espero que con la positividad del álbum, seamos capaces de volver a la vida normal.

¿Qué tal lleva el uso de las redes sociales?

Creo que me manejo bien, aunque hay veces que me cuesta porque al final, a mi lo que me gusta es hacer canciones. Me gusta pasar más tiempo haciendo canciones que en las redes. Pero, en los tiempos que corren, no podemos descuidarnos. Voy haciendo malabares como puedo, cuidando una cosa y haciendo la otra. 

¿Se queda con Madrid o Sevilla?

Con Sevilla siempre. 

¿Qué tres palabras definen su nuevo disco?

Creo que es vitalista, sincero y escrito desde el corazón. Está hecho de una manera muy artesanal, desde casa, lo hemos hecho entre Paco y yo. Él es mi productor, Paco Salazar, ha sido muy casero, con mucho mismo. Si se fijan en los créditos del disco, tampoco hay muchos músicos, hay poca gente implicada. Tenemos nuestro equipo de curro y al final, trabajamos entre nosotros.

¿Le ha dado miedo dar el paso de sacar su primer álbum?

Bueno, yo tenía muchas ganas. Durante la pandemia escribí todas estas canciones, sentía que era lo que me apetecía hacer en ese momento. Al final, estas canciones hablan de cosas muy concretas, desde un punto de vista muy personal, no encajaban del todo con la honda del grupo. Salió el disco muy orgánicamente, eso no suele ser así. Fue el disco, el que se formó sólo, las canciones iban hiladas entre ellas y hablaban de un mismo concepto, del amor, de una relación… desde que empieza, hasta que se acaba. Habla de todos esos momentos. 

¿Y por qué lanza el disco de manera física?

Yo soy de esos románticos, me gusta que los álbumes tengan un concepto, esa magia. Al final, los tiempos que corren ahora mismo, los formatos físicos están un poco desaparecidos. Pocas personas compran un disco físico o un vinilo. Para esos románticos, gracias, a pesar de que se pueda consumir en plataformas digitales. Yo voy a seguir haciéndolo siempre, quizás hoy día se vendan menos discos, pero bueno, al final van dirigido para esos románticos que les gusta coleccionar ese producto físico. 

¿Ha seguido algún criterio concreto para seleccionar estas diez canciones?

Si te soy sincero, sé que mis compañeros hacen una criba, escriben diez o veinte canciones y de ahí seleccionan las que ven más fuertes. No soy de ese tipo de autores, no escribo y digo bueno, ahora descarto alguna. Yo soy muy crítico en ese sentido, escribo bastante. Hago canciones que hablan de mí, creo que todas tienen su parte de importancia. Ya te digo, no hice veinte canciones para este álbum y me quedé con diez. 

¿Es más difícil querer? ¿Se quiere bien?

Yo diría que es muy difícil querer bien, querer mucho se puede querer a mucha gente. Lo complicado es querer bien. Creo que de alguna manera la sociedad se ha acostumbrado a consumir todo de manera muy efímera, a que sea todo ya y ahora. A veces, no nos damos cuenta de ese tipo de cosas y no queremos del todo bien. No lo tenemos asumido, lo más importante no es querer mucho, es querer bien. 

Su canción favorita es “Duele”, ¿por qué esa selección?

“Duele” es la canción más honesta que he escrito hasta día de hoy. Es una canción en la que realmente me abro con mi público y con cualquiera que escuche la canción. Me abro en canal a pedir perdón por errores que he cometido. Por eso es tan especial, al final, es de las pocas canciones del disco y creo que de mi vida, que he compuesto con alguien al lado. La compuse teniendo una charla con mi madre, hablando de que me sentía muy mal. De hecho, es la canción que más rápido escribí en el disco porque tardé media hora. Se parece mucho a la demo original que escribí en el teléfono. 

¿Cuál tiene más ganas de cantar en directo?

Me quedo con “Nos quedará”. 

Tiene colaboraciones con Aitana, Lola Índigo o Pablo Alborán, ¿le queda alguna colaboración pendiente?

Tengo alguna que otra pendiente, tienen que ver la luz. No soy yo quién la saca, así que no puedo desvelar nada todavía hasta que la otra persona ofrezca el dato. Estoy ya trabajando en el segundo disco, comenzamos a grabarlo dentro de poquito. Tengo un problema con el curro y es que soy muy trabajador en ese sentido. El segundo disco tiene colaboraciones, el primero no tiene porque al final, es una historia muy personal y yo creo que como carta de presentación, tenía que estar sólo. Al final, tenemos toda la vida para hacer colaboraciones soñadas. Por suerte, en el segundo disco aparecen esas colaboraciones soñadas, con amigos y compañeros a los que admiro muchísimo. 

¿De qué manera le ha afectado o ayudado la pandemia?

Pues a mi me ha ayudado mucho para conocerme a mi mismo, para volver a ilusionarme con todo. Al final, esto es muy frenético y no te da tiempo a pararte. Ese parón me vino bien para componer el álbum, para pensar de qué manera quiero hacer las cosas. Sobre todo, para pasar mucho tiempo con mi familia, que por desgracia nunca tenemos tiempo para estar juntos. Estuve entre tres o cuatro meses con ellos y los he disfrutado bastante. 

¿Qué expectativas tiene para la gira?

Pues, te diría que tengo muchas ganas de que arranque porque tengo muchas ganas de presentar a la banda en condiciones, hay muchas nuevas incorporaciones en el equipo. El show de este año es brutal, lo hemos preparado muy a conciencia, con mucho cariño y dedicándole muchas horas. Tengo ganas de ver a la gente por fin de pie. Tengo ganas de meterme entre la gente, como hacía en antaño, con la última canción, quiero cantarlo con ellos. Las expectativas vienen altas, porque al final, tengo muchas ganas de pasar tiempo con la gente que escucha mi música. 

¿Qué mensaje le mandaría a sus seguidores?

Que luchen por sus sueños, que sean muy constantes y muy pesados. Al final, suele ser complicado pero quien la sigue lo consigue. Que se cuiden mucho, espero verlos a todos en los conciertos.