En una entrevista reveladora, Yves de Villegas nos lleva a un viaje fascinante a través de los misterios y las inspiraciones que dieron vida a su novela «La Salamandra Desnuda». Desde el entrelazamiento de géneros hasta la representación cultural, acompáñanos mientras desentrañamos los secretos detrás de esta cautivadora obra literaria. Sumérgete en la mente creativa de un autor que desafía las convenciones y explora los rincones más profundos de la narrativa contemporánea.

¿Qué te atrajo inicialmente de la cultura japonesa y por qué te inspiró ambientar tu novela en Japón?

Bueno, pues mira, lo primero, yo viví durante muchos años en Asia, trabajé como director de exportación de fabricantes de bienes, y durante muchos años tuve que hacer negocios con todos los países asiáticos, con Tailandia, con China, con Japón, y en cada uno de ellos me encontraba con gente completamente distinta desde el punto de vista cultural, en cuanto a estructura de pensamiento individual, social, laboral, todo era tan distinto que me atrajo mucho el estudio de las diferentes culturas, formas de pensar y trabajar. Y desde el principio quise escribir una novela en uno de estos países, y al final surgió «La salamandra desnuda» en Japón, en la que he querido incluir muchos de los aspectos socioculturales que más me sorprendieron a mí en su momento.

¿Cómo abordaste ese proceso de investigación para garantizar que todo lo cultural estuviera registrado en el libro? Y también he visto que utilizas muchas cosas de la vida cotidiana, ¿cómo lo has hecho?

Por una parte está basado en mi experiencia personal en los años que estuve trabajando con personas japonesas. Como teníamos agentes en cada uno de estos países, pues teníamos una relación laboral bastante intensa que te da para conocer bastante de las costumbres más distintas a las nuestras. Y luego, por otra parte, después de este trabajo me hice profesor de universidad de la asignatura de intercultural management, lo que me obligó a analizar todos los rasgos culturales desde el punto de vista de los negocios y sociales distintos a los nuestros, con lo cual tuve que investigar mucho, leer muchos libros, etcétera. Y finalmente, una vez terminado el libro, por si acaso, me busqué a una profesional japonesa para que me diera una leída y corrigiera todo aquello que era incorrecto desde el punto de vista cultural, y como habrás visto, hay mucho texto en japonés también para que me corrigiese los textos.

¿Tenías un plan detallado desde el principio para hacer la novela o es algo que ha ido evolucionando orgánicamente? ¿Cuánto tiempo también te ha llevado hacerla?

Ha evolucionado claramente orgánicamente. Si te contase cuál era la idea primigenia, no se parece nada a la definitiva. A medida que voy escribiendo mis libros surge una idea inicial y la historia al final te va llevando por donde quieres, por donde te da la gana y lo que hay que hacer es seguirla.

¿Cuánto tiempo te ha llevado hacerla? ¿Cuántos años?

La empecé en 2017. Lo que pasa es que la escribía entre huecos, entre clases y con lo cual le dedicaba poco tiempo diario. Finalmente la envié a un premio de Planeta que no ganó, el premio Azorín tampoco, pero la editorial contactó conmigo para publicarla y cuando me dieron la noticia volví otra vez a hacerle no una sino varias correcciones completas para intentar llegar de la mejor forma posible a los lectores.

¿Qué impacto esperas que tenga la novela en la literatura contemporánea?

Sería por mi parte muy pretencioso pensar que pueda tener algún tipo de impacto. Ojalá que a aquellos lectores que les emocione como a mí la cultura extranjera, sobre todo las culturas asiáticas, en la japonesa en particular, pues sientan lo que he leído yo, lo que he sentido yo al leer libros en los que se describen otros países y otras culturas, todo mezclado con una trama, por supuesto, de thriller erótico como es esta novela. Ojalá, yo simplemente con que le guste a un puñado de gente me doy más que por satisfecho.

En cuanto al título que a mí me ha llamado mucho la atención, ¿es algo que tenías pensado desde el principio o en este caso surgió al final cuando tenías ya todo escrito?

Pues… buena pregunta. Yo creo que desde el principio el título debió de ser otro, pero la similitud de la salamandra con la protagonista, esa metáfora que quería hacer de salamandra desnuda de la protagonista en la trama y la historia, sí que a mitad de la redacción ya tenía bastante claro que el título iba a ser ese o muy parecido.

Los protagonistas principales de la novela son Yuriko y Alice, ¿qué aspecto crees que va a resonar más en los lectores de esta conexión que tienen ellas dos?

Son dos personajes que están en un punto de equilibrio inestable en su vida. Alice, por una parte, es esposa, está en su treintena, es aventurera, ha arrastrado un trauma, ha sido traicionada por un hombre. Yuriko también tiene una situación complicada y las dos en un momento de la historia se encuentran y surge una corriente muy fuerte entre ambas que les hace arriesgar incluso sus propias vidas para poder seguir juntas.

En la novela, los personajes tienen que lidiar con acciones pasadas. ¿Qué peso crees que tiene el pasado en nuestras vidas en general?

Yo creo que mucho. Todos somos, por una parte, nuestra infancia y nuestra juventud. La influencia de los padres, de la familia, de los primeros amores, de nuestras primeras relaciones, de nuestras primeras experiencias, en cualquier orden, son las que nos marcan como personas. En toda la literatura se puede ver perfectamente cómo tanto lo bueno como lo malo de nuestro pasado está constantemente volviendo a nosotros.

¿Ha sido difícil encajar el suspense con el romance y también algunos elementos eróticos en la novela?

No, difícil no ha sido. La verdad es que he escrito esta novela con mucho gusto. Ha surgido todo de forma bastante natural, ni siquiera diría que era mi idea primigenia. Como te dije antes, la novela nació con un germen o con un núcleo distinto y a medida que iba avanzando los propios personajes te van pidiendo lo que quieren hacer. Y si quieren ir por aquí o por allá, la verdad es que el autor, aunque suene un poco raro y manido por otra parte decirlo, pero es verdad. Los personajes deciden enamorarse, deciden arriesgarse, deciden cometer locuras por su cuenta y riesgo. Yo lo único que hago es transcribirlo de alguna manera.

¿Con qué personaje te has sentido más identificado a la hora de escribir?

Entrevistado: Bueno, para empezar, aunque los personajes principales son Yuriko, el verdadero personaje principal de la novela es Japón. Esa mentalidad tan distinta de la nuestra, esa forma de pensar, esas capas de cebolla que forman el mundo sociocultural japonés, que para un europeo es muy difícil de aprender, ese, para mí, ha sido el personaje, respondiendo a tu pregunta, que más me ha marcado y que mejor he querido describir. Alice, por supuesto, la protagonista principal, que siente un amor por el viaje enorme, pero por otra parte no acaba de encontrarse consigo misma, sí que puede tener algún rasgo de mi carácter o salir un poco de experiencias pasadas mías. Esa necesidad de salir de donde uno está para viajar, conocer el mundo, pero al mismo tiempo querer volver, esa complicación.

¿Qué tipo de literatura sueles consumir tú en tu día a día? ¿Se parece a este libro?

Pues yo la verdad es que la literatura que consumo, mi madre es francesa, ella es profesora de francés y de literatura, con lo que desde niño la biblioteca que hemos tenido en casa han sido autores franceses, casi todo. Y bueno, por supuesto he leído muchos españoles y muchos extranjeros, pero los libros que suelo leer día a día suelen ser literatura francesa. Si algo han influido en la hora de escribir el libro, pues ojalá una gotita de ellos haya caído en España. Pero sí, este tipo de literatura que busca un poco la introspección a la par que va contando una historia es quizás mi preferida. Ahora, de todas maneras, en este momento estoy leyendo a mis compañeros de ND Novela, este nuevo sello que ha nacido en Planeta, y el último que me ha encantado, por cierto, de Anne Odriozola, lo recomiendo mucho porque es una maravilla.

¿Cómo te sientes de estar con ellos, con NdNovela, de que este libro haya sido publicado ahí?

Pues cómo me voy a sentir. Feliz, sorprendido, maravillado que mi primera novela para adultos haya salido en un sello nuevo en el que realmente ND Novela y Planeta se están volcando. Y para mí, a mis años, es la gran sorpresa y la gran alegría que me ha dado la vida. O sea que solamente puedo agradecerles y dar todos los parabienes a este nuevo sello, que espero que triunfe y tenga mucha suerte.

Volviendo al libro, ¿cómo crees que las representaciones de la comunidad LGTBI y también que sea protagonizada en gran parte por mujeres, esto puede contribuir de alguna manera a la inclusión y también a la diversidad en la literatura?

Yo creo que la literatura está siguiendo indudablemente este camino que ha emprendido ya hace un tiempo la sociedad. Y bueno, espero haber podido aportar mi pequeño granito de arena en este sentido.

¿Qué consejos para otros escritores que quieran o estén interesados en explorar temas culturales, no tienen por qué ser de Japón, qué consejos le darías a ellos?

Bueno, si quieren escribir sobre otros países, indudablemente lo primero que hay que hacer es leer muchas novelas en este sentido. Novelas que traten o que describan otras culturas. Además de otros países, son otras culturas lo que yo creo que más tiene que analizar el que quiere describir o hacer literatura de otros países. Leer, leer, leer. Por una parte viajar, intentar integrarse, por supuesto, con las personas de los países en los que se viaja. Para eso es ideal poder trabajar con ellos, que fue mi caso. Intentar ser, como decía Paul Bowles, un viajero, no un turista.

Para terminar, ¿cuáles son los proyectos futuros que tienes en mente para estos próximos meses?

Desde el punto de vista literario, tengo varios libros escritos ya guardados y sigo escribiendo todos los días. Como un proceso, porque llevaba muchos años deseando hacerlo. Ahora mi vida laboral, que tengo más o menos organizada, me lo está permitiendo y me gustaría poder