El Sandunga reza cada mañana: «alcohol nuestro de cada día, no nos desampares ni de noche ni de día», y luego de beber el primer trago de aguardiente, sale a hacer su voluntad, sin ansia, sin destino, dejando que la vida fluya. Esta es la trama destramada de esta portentosa novela, sobre los avatares de un indio mexicano que sale al mundo para hacerlo suyo mientras se inmiscuye en sucesos no por cotidianos menos maravillosos, con frecuencia trágicos, pero siempre vistos y narrados a través de sus increíbles delirios.

De modo que, Sandunga, emparenta con otra notable novela que acaece en territorio mexicano, Bajo el volcán, de Malcolm Lowry, o con la ya hispánica Fauna de Héctor Vázquez Azpiri, ambos relatos hilados sobre una melopea alcohólica. Por tanto, la lectura de Sandunga es, como estas otras dos enormes novelas precedentes, por encima de una lectura entre el patetismo y la hilaridad, una experiencia vital sorprendente.

Mateo Miguel

Nació en 1960 en la Ciudad de México. Estudió Biología en la Universidad Nacional Autónoma de México y algunos cursos de Bioquímica en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional. Desde muy joven se dedicó al trabajo editorial y hasta se diplomó por la Escuela de Escritores de la Sociedad General de Escritores de México. Ha sido editor de revistas, libros científicos y de interés general, y ha escrito diversos reportajes, crónicas y entrevistas.

También escribió cuentos que vieron la imprenta en diarios y suplementos culturales diversos; en 1997 recibió el Premio Nacional de Cuento Efraín Huerta por el libro A las puertas de su casa (2007); su otro volumen de cuentos es Paisajes interiores (inédito). En 2016 publicó Negro corazón (2016), su primera novela; y ahora nos presenta Sandunga, su segunda novela. Sigue habitando la pavorosa y entrañable Ciudad de México.