Nuestro editor invitado describe su perfil de la siguiente manera: “Desde el año 2005 dirijo la editorial Plaza y Valdés en España. Desde entonces he editado y publicado más de 350 libros, de autores nacionales e internacionales, y cuido la promoción y distribución de todo el fondo editorial en diversos países, principalmente de Europa y América, acudiendo personalmente a las ferias de LIBER (España), Frankfurt (Alemania) y Guadalajara (México), entre otras. Me encargo de supervisar todo el proceso de edición con los autores para obtener el mejor resultado posible y garantizar la calidad, pensando siempre en los lectores y en el mayor impacto y la mejor difusión de las obras, tanto en el ámbito académico y científico como a nivel comercial. En mi día a día trabajo con representantes de universidades, instituciones públicas, centros de investigación, fundaciones, asociaciones, ONG y con profesionales de todo tipo de empresas relacionadas con el mundo del libro y la comunicación”.
En este día de celebración para los amantes del libro, y en plena reafirmación de la lectura en tiempos complejos, Marcos de Miguel García responde a The Citizen tres preguntas puntuales, pero, sin dudas, expansivas.

 

Pregunta: – ¿Qué significa este Día del Libro para Plaza Valdés Editores

Respuesta: – Es un día de celebración, reivindicación y orgullo. Celebración porque es un privilegio poder dedicarnos a lo que más nos gusta, y cada año en estas fechas tomamos conciencia de la suerte que tenemos. Reivindicación porque los libros son tan importantes y necesarios que merecen protección y apoyo institucional, como no podía ser de otra manera si queremos construir una sociedad más avanzada. Y orgullo porque constatamos que estamos haciendo las cosas bien, que los libros que publicamos cada vez obtienen mayor alcance entre lectoras y lectores de ámbitos culturales y sociales muy diferentes.

 

P: – ¿Por qué se dice que ustedes son una editorial en movimiento? 

R: – Somos una editorial que cree en la evolución, en el sentido más amplio del término. Entendemos el cambio como algo deseable, siempre que sea a mejor. Con los años vamos acumulando experiencia y eso es algo que llevamos en la mochila, pero si algo hemos aprendido en esta aventura editorial es que es fundamental dejarse sorprender, para lo cual es necesario tener una mente muy abierta, libre de prejuicios. Además, nos encanta hacer prospectiva, es decir, analizar cómo suceden las cosas para prever el mayor número de escenarios posibles y tener así una respuesta preparada. Trabajar con escritoras/es, científicas/os y filósofas/os nos permite conocer de cerca las ideas más vanguardistas y poder reaccionar a tiempo cuando suceden los cambios de paradigma.

P: – ¿Para qué editar libros? 

R: – Para poner a disposición de lectoras y lectores el conocimiento generado por parte de autoras y autores que llevan años investigando y trabajando sobre un tema de interés social, cultural y científico, facilitando así una herramienta que nos permita crecer como individuos y como sociedad. Los libros son sinónimo de educación y aprendizaje, nos enseñan a ponernos en el lugar del otro, a desarrollar cualidades como la empatía y la intersubjetividad, que son fundamentales en democracia. Por otro lado, editar libros implica hacer un trabajo de prospección, selección, edición y difusión de conocimientos. Hoy más que nunca, en la sociedad de la desinformación en la que vivimos, donde la posverdad y el resurgimiento del fanatismo campan a sus anchas, hay que leer mucho para no dejarse manipular. Además, disfrutar de un buen libro es una experiencia vital inigualable, solo parecida a una buena conversación con una persona sabia, dispuesta a enseñarte algo que desconocías y que te permitirá enfrentarte al mundo y la realidad con una perspectiva nueva. Todo nuestro trabajo cobra sentido y se ve recompensado cuando alguien nos dice que un libro publicado por Plaza y Valdés le ha cambiado la vida.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here