En un hermoso enclave en Jerez de la Frontera, la Yeguada la Cartuja, el reconocido escritor y veterinario Gonzalo Giner desveló los secretos detrás de su última obra literaria, «La sombra de los sueños». Este lugar, impregnado de historia y tradición en la cría del caballo español, proporcionó el telón de fondo perfecto para la presentación de esta fascinante novela. Giner, apasionado por los animales y con una debilidad notable por los caballos, describió cómo su propia conexión con la ciencia veterinaria se entrelaza con la trama de su libro. «La sombra de los sueños» es mucho más que una simple novela de aventuras, es un viaje a través del tiempo donde convergen elementos como la historia, la ciencia y los sueños.

El autor compartió cómo la Yeguada la Cartuja, con sus más de 500 años de historia, sirvió como inspiración para la trama de su obra. Desde el sueño inicial de unos monjes hasta la continua labor científica de preservación de la raza, cada detalle del lugar se refleja en las páginas de su libro. Con un tono revelador, Giner destacó cómo «La sombra de los sueños» invita a los lectores a sumergirse en una escalera imaginaria, ascendiendo hacia los sueños y deseos más profundos de sus protagonistas. Esta presentación ofreció una visión única del proceso creativo del autor y la profunda conexión emocional que tiene con su obra.

¿Cómo describiría la experiencia que van a tener los lectores cuando se sumerjan en este libro?

Pues yo creo que se pueden amarrar el cinturón al asiento, porque desde la primera página voy a intentar capturar su atención, y yo creo que no la van a dejar hasta muy avanzada la novela.

¿Por qué?

Porque tanto los primeros capítulos, en los que van a aparecer personajes muy muy muy peculiares, como los escenarios y las acciones que están haciendo, yo creo que van a ser lo suficientemente atractivos para que la gente diga a ver esto que me estás contando, y quiero saber más, y quiero saber más, y quiero saber quién es Sara, y quiero saber quién es Aladino, y por qué este chino está metido en la cárcel, y ahora alguien quiere sacarlo de la cárcel, o sea, hay como muchísimos ingredientes que van a ser unos buenos ganchos, creo yo, espero que sí.

A mí lo que me ha gustado del libro es que la intriga no se va en ninguna de las páginas, y te quedas con ganas de seguir leyendo más, y eso es lo hace verdaderamente especial…

Bueno, qué bien, es que eso es lo más grande que le puedes contar a un escritor. Sí, hombre, a ver, yo, ya te cuento, yo llegué a esto de los libros como ya un poco mayor, porque yo escribí mi primera novela con 37-38 años, yo antes no había escrito nada, pero yo he sido muy lector. Entonces a mí me encantaba trabajando, como te toca en este mundo trabajar por mucho, pues tenía mis ratos de lectura normalmente en verano. Entonces a mí me apetecía leer cosas, algunas veces de pensamiento, pero sobre todo lectura de esta que digo, mira, que me atrae, que me apetece, me parece un argumento fascinante, me cautiva, pero eso, pues rapidillo, ¿no? Y como muy alegre, ¿no? Y entonces digo, pues yo voy a escribir y voy a hacer algo parecido, o eso es lo que intento, otra cosa es que lo consiga, pero bueno, voy por ahí.

¿A qué público diría que va dirigida la novela?

Bueno, esta, mira, hay novelas que están muy claramente hacia hombres o mujeres, pero eso, yo creo que esta novela tiene un auditorio muy versátil, porque, a ver, a las personas que les guste la historia van a encontrar una novela histórica adentro, a las personas que les gusta la parte romántica, va a haber algunas escenas de seducción que yo creo que no se han visto nunca, que son brutales, o sea, yo creo que van a sorprender muchísimo. A la gente que le gusta la aventura, está salpicada la novela de aventuras de acción, rapidez, robos, los más raros del mundo, o sea, que yo creo que tiene un poquito de ingredientes para que todos los que se asomen a ella encuentren alguna cosa interesante.

La pregunta estrella, ¿por qué ha decidido presentar este libro aquí, en este lugar?

Mira, por una razón obvia, a ver, en la novela hay como cuatro patas que sujetan la novela, que son los sueños, esos sueños que a veces uno tiene y a veces uno no debería de tener, eso es un concepto que queda un poco así, pero es muy importante en la novela, la historia, la ciencia y también los caballos. Entonces, esos cuatro patas coinciden aquí. La Lleguada de la Cartuja es una lleguada que sus orígenes se remontan a finales del siglo XV, 1400 y mucho, de hecho ahora están cumpliendo 540 años, no existe ninguna lleguada en Europa, bueno, de lo que yo sé y lo he mirado, que tenga esta antigüedad, o sea, aquí hay una base genética antiquísima, con lo cual tenemos caballos y tenemos historia, tenemos los dos ingredientes.

Sueños, a ver, ¿cómo no van a tener un sueño unos monjes en el siglo XV que de pronto deciden que aparte de cultivar la tierra para hacer trigo y viñedos, que era lo que tenían, de pronto deciden que van a criar caballos? No lo había hecho nunca nadie antes y sin embargo unos monjes tienen ese sueño, ese objetivo, con lo cual tenemos también el sueño. Y bueno, de los tres ingredientes ya vamos bien servidos y si nos falta alguno es la ciencia, que la ciencia, también aplicaron en su momento ciencia porque practicaron técnicas de selección y de crianza de los caballos y en este momento este centro es uno de los centros, nos han contado además un detalle, elegidos como un centro de reproducción de referencia nacional donde hay un banco genético de las razas más importantes de España, entonces aquí hay mucha ciencia, mucho saber y mucha tecnología también.

Hablas de los sueños, ¿siempre ha soñado estar ahora donde quiere estar?

Pues mira yo creo que no, yo soy una persona que nunca he sido demasiado ambicioso, he tratado más bien de que lo que me venga de una manera o de otra pues lo aprovecho, pero nunca he querido sufrir por lo que no tengo, entonces yo ahora confieso que para mí todas estas experiencias son un regalazo en la vida y es así de claro y me encanta poder comunicarme a través vuestro con vuestros lectores o con vuestros oyentes, pero luego yo en mi vida a día yo estoy trabajando en campos, es que yo sigo siendo el mismo, mi actividad veterinaria no la he dejado y trabajo con ganaderos, con agricultores en mitad de Castilla y León y disfruto tanto de esa vida que no le pido más.

Me ha gustado mucho también que esta novela está protagonizada la mayor parte por mujeres, ¿cree que las mujeres ya se están haciendo un hueco en la literatura a nivel de protagonista?

Bueno yo que creo casi que los hombres estamos teniendo un papel cada vez menor, creo que está dada la vuelta ya a la situación, además es que no fíjate tanto a nivel literario, es que además ves a cualquier librería a nivel, me refiero en España, y vas viendo títulos y autores y la mayor parte de ellas son autoras, son mujeres, lo cual me parece perfecto porque además vosotros reunís un trabajo por supuesto mucho más metódico seguramente que el nuestro, pero también alcanzáis notas de sensibilidad que nosotros no sabemos llegar a ese mismo nivel de pensamiento, de reflexión, de interpretar las cosas y eso es súper enriquecedor. Es que además también en mi trabajo coincide lo mismo, yo cuando empecé a estudiar veterinaria éramos el 80% varones y el 20% mujeres, en este momento se ha invertido, el 80% de los estudiantes de veterinaria son mujeres y el 20% hombres, y es que todo, se traduce en que el trabajo ahora es femenino, no es masculino, con lo cual bienvenido, no hay problema.

Ha dicho antes que el título fue lo que primero se te ocurrió, ¿esto ha llegado a pasar antes o concretamente era este libro que tenía tantas ganas de mostrarlo que te vino el título así?

En algunos libros lo he pasado fatal, pero fatal no tenía título, terminada la novela ya y todo. Es que eso te iba a preguntar, ¿cuándo se coge? ¿En medio de la novela? Hay veces que te viene y si te viene bien ya tienes el título desde el principio, que me pasó un poco con esta, o sea que esta tardé poco en decidirlo. Me gustó mucho, lo consulté con mi editora de Planeta a ver qué le parecía ese título y en un principio le gustó, no mucho, pero bueno, terminó gustándole. Algunos ha sido como un horror, un fichero en mi ordenador con 72 títulos distintos, a ver cuál es el que más me gusta y no me gusta ninguno. Bueno, entonces a veces al final acabas decidiendo alguien que te ayuda, y después de leerlo a mí me parece que es este o tal y igual te convence. Pero sí, sí, es un sufrimiento poner un título en una novela, es duro.

¿Qué valor tiene para ti la lectura y cuál es tu libro favorito?

Pues mira, yo voy a hacer una reflexión que no es mía, siento ahora no decir quién ha sido, que es un fallo porque no me acuerdo, lo leí hace tiempo y no me acuerdo quién lo dijo, pero él daba a entender que quien no lee en su cerebro es como una azotea vacía. Y hay mucha verdad en esas palabras porque para mí la lectura es todo. Desde muy pequeño a mí me enseñaron a leer, mis padres orientaron también la lectura, y eso es muy importante porque al final si no le coges asco. En el colegio era muy habitual que te daban unos libros a leer que serían muy bonitos y muy clásicos, pero que no te entraban por ningún lado y a veces tienes el peligro de que digas mira no quiero leer porque para esto no leo, ya me dedico al móvil o me dedico a otras cosas. Entonces a mí me ayudó mucho eso y para mí es esencial, es que yo no concibo ya un rato de mi ocio sin tener un libro entre mis manos, disfrutando de mil puertas que me abre un autor para imaginarme cómo reaccionaría