Fotografías: www.fototendencias.es

El Centro Riojano de Madrid ha descorchado su mejor botella de novela histórica de la mano del escritor y colaborador de RNE, Emilio del Río. Junto a él la autora de Libelo de Sangre, Sandra Aza y el Presidente del Centro, José Antonio Rupérez.

Un encuentro cálido como el sol bañando la uva, entrañable como la sonrisa que precede a un brindis y  con el buen sabor final que proporciona un Rioja.

Los asistentes al acto percibimos como Emilio nos presentaba el libro con el ritual  acorde al lugar donde nos encontrábamos. Primero abrió la botella literaria vertiendo  sus impresiones sobre la copa que nos ofrecía: “Una obra extraordinaria, de lo mejor que he leído en los últimos tiempos”, nos dijo el escritor. A continuación y a sabiendas que el contenido era de gran calidad confesó su deseo por ofrecérselo a los demás: “cuando a uno le gusta algo, lo quiere  compartir”. Por último y a modo de recomendación se reafirmó: quiero compartir esto con lo que he disfrutado y  he aprendido tanto.”

Y de este modo, recordando el momento de su lectura, nos hizo  un viaje hasta el Madrid del siglo XVII acercándonos a los que pasearon aquellas calles: Cervantes, Lope, Calderón, Gracián, Zorrilla, Velázquez, Zurbarán y otros muchos que darían lugar al Siglo de Oro español, a esos años  tan magníficamente descritos por la pluma de Sandra Aza.

Emilio del Rio definió la obra como; “un viaje apasionante, un  canto a la tolerancia y a la libertad de conciencia, una novela inolvidable.”

Más tarde  Sandra Aza compartió con nosotros la ardua tarea que ha supuesto escribir este libro, aunque como ella misma confiesa el resultado le ha proporcionado un gratificante aprendizaje, como es la humildad en cada una de las etapas de la novela y el cariño dispensado por los lectores quienes ya forman la comunidad del Libelo.

Desde aquí y usando el altavoz de los Libelianos queremos agradecerte  el sacrificio que supone un trabajo como el tuyo, expresarte nuestra devoción a tus letras y desearte que sobre todo vivas la felicidad que tus letras nos regalan.

Compartir
Artículo anterior¿Que qué sucede en Palestina?
Artículo siguienteArcadia
Olga Luján
"Cuenta la leyenda que las letras al nacer solo encontraron sonidos. Más tarde, buscando sentido formaron las palabras Ahora yo, jugando a ser su Celestina las uno entre sí y ellas a cambio, me cuentan historias".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here