Aquellos que realmente disfrutan con la lectura saben a qué me refiero cuando calificas un libro como adictivo. Puede ser debido a múltiples causas: estilo, trama, personajes, desarrollo de la historia… sin embargo, en este caso añadiremos una más, el escritor. John Wolf, autor de Codex Magdala, además de ser periodista, investigador histórico y presentador del prestigioso programa Invicta Historia, es un escritor  apasionado, una persona cercana que tiende la mano para incluirte en su diario y sobre todo un hombre generoso en el más amplio sentido de la palabra.
Entrar en el universo Codex Magdala supone introducirse en los enigmas de la Historia, esos que tanto nos seducen. Una novela histórica con ligeros toques de thriller y un hilo conductor de novela negra donde aventura y misterio se dan la mano de forma trepidante. Bruno di Blasi y Marc, los protagonistas solo te permiten coger aire mientras nos acercan leyendas y enigmas entre los que corres el riesgo de quedar atrapado. Así surge la trilogía Codex Magdala y por último Génesis, la precuela que en estos días llega a las librerías.
El personaje central se desliza entre hechos reales y contrastados, recopilados por John wolf  tras una ardua tarea de investigación, consiguiendo poner en orden y otorgándoles un hilo conductor.  De este modo conoceremos al abad Francoise Berenguer Souniere, el religioso descubridor de unos manuscritos que darán un giro completo a su vida.  Un hombre que a raíz de esto  comienza a profanar tumbas, a cambiar lápidas de lugar, a invertir crucifijos y, por si fuera poco colocará dos niños Jesús idénticos en la iglesia. También conoceremos al  obispo insepulto de Jaén a quien la Iglesia niega cristiana sepultura durante 500 años. Ellos conviven en Codex Magdala con Cristóbal Colón, Caballeros Templarios, Jesús de Nazaret y María Magdalena. Hay quien lo ha comparado con el Código da Vinci, pero aquí vas a encontrar una vuelta de tuerca más. Conocerás hechos reales y contrastados que hacen de esta obra un descubrimiento único.
Hoy traigo a las páginas de The Citizen al autor que se disputan decenas de club de lectura, al escritor que pone sobre la mesa documentos dejando al lector que sea él quien juzgue, en definitiva a John Wolf.

 

John, como autor ¿cuál es el Códex que rige tu vida?

Como escritor tengo un código basado en el manejo escrupuloso de  los datos históricos manejados en mis obras. Quienes me conocen y siguen el proceso de una de mis novelas saben que puedo emplear semanas e incluso meses, hasta contrastar la legitimidad del dato utilizado. Bien es verdad que luego los  incluyo en un contexto novelado puesto que el ensayo no es mi objetivo. La rigurosidad forma parte de mi forma de actuar.

 

En tu libro se tratan temas muy interesantes, pero uno de los que despierta mas curiosidad entre tus seguidores es la ley judía. Háblanos de ello.

La creencia popular adjudica el catolicismo a Jesús de Nazaret, pero esto no es cierto. Jesús era judío y como tal profesaba los dogmas establecidos en esta religión, que por cierto no ha cambiado en miles de años, aunque a día de hoy se adapta a los nuevos tiempos. Jesús, como seguidor de la ley judía cumplía con todos los preceptos, un hecho que nos lleva a hacernos preguntas.

En mi novela aparecen datos contrastados sobre María Magdalena y él, referidos a actitudes que indican otra relación a la conocida. Según sus normas, solo se permitía tener contacto con el difunto a la madre o parientes femeninas muy cercanas. Si María Magdalena era una discípula no hubiera podido estar presente en los preparativos, ni tocar el cuerpo. Como todos sabemos ella sí lo hizo, además de acudir al sepulcro. Pero ya antes aparecen otros datos como el lavado de pies por esta mujer o el hecho de ser reconocido como rabino, o las bodas de Caná. Estos temas son tratados en profundidad en Codex Magdala, contrastando hechos objetivos con datos conocidos y desconocidos hasta el momento.

 

¿Qué idea surgió primero, el Codex o la saga?

El Codex. El primer libro lo escribo hace más de quince años, aunque lo publico hace tres. Lo hice porque mi pasión es la escritura y porque quienes me leían demandaban más. De este modo llego el segundo y fue  en ese punto donde tuve claro que el Codex sería una trilogía. Al final, sin proponérmelo en un principio, ha llegado también  la precuela y todo ello gracias al ánimo y a la aceptación del público lector.

 

De todas las historias que revelas en el libro ¿cual fue la primera en llegar a tus manos? ¿Y como lo hizo?

Renne le Chatoau y Berenguer Saunier. Llegaron por casualidad, algo así como si el destino se hubiera encargado de ello.

Mi madre era muy aficionada a los temas de misterio, algo que me acompañó desde siempre. Siendo adolescente me pregunté tras leer un artículo cómo era posible que hablaran sobre una  tumba de Jesús en Francia y la incongruencia por ser un resucitado. Más tarde viajé allí y desde mi experiencia como periodista me documenté sobre el tema. El resto de enigmas e historias vinieron una detrás de otra como consecuencia de mis investigaciones

¿Cuánto tiempo y cuantos viajes ha necesitado la saga para ver la luz?

Han sido muchos los viajes, sobre todo a Renne le  Chateau donde pude contactar con autoridades y bibliotecarios que me facilitaron una gran cantidad de documentación. Por ejemplo, entre otros más tengo el documento con la denuncia oficial de los vecinos del pueblo donde aquel cura profanó tumbas, intercambió lapidas…

He recopilado actas, registros, certificados y un sin fín de papeles  que otorgan consistencia a la información, transformando los rumores en datos constatados y ciertos.

Para que os hagáis una idea, Docex Magdala 1, necesitó cuatro años de trabajo.

 

Alguien con tanta actividad, ¿cómo lleva un confinamiento? ¿Están siendo las redes una buena herramienta?

Ha sido muy duro. En mi caso se encadenaron varias circunstancias añadidas. Primero sufrí el coronavirus y después tuve un accidente importante que me mantuvo convaleciente durante meses.

La única manera que encontré de sobrellevarlo fue aprovechar el tiempo para repasar, escribir, poner en orden ideas de futuro y sobre todo, tuve la fortuna de encontrar a los lectores en las redes. Gracias a ellos logré convertir  un tiempo difícil en momentos inolvidables.

 

Tus lectores demandamos una ruta por Jaén con escenarios y misterios descritos en la novela, como el Obispo insepulto, Santo Rostro, el abuelo, el lagarto, la catedral… ¿has pensado en ello?

Me lo ha ofrecido un club de lectura de Valencia y es una idea que me atrae mucho.  Consistiría en un fin de semana por Jaén recorriendo todos esos escenarios. Es curioso que no todo el mundo de esta ciudad conoce la mayoría de estos enigmas. Me encantaría poder descubrírselos e incluso poder extenderlo a otros lugares de la novela más alejados.

¿Conoces otros misterios y enigmas que puedan dar lugar a otra saga diferente a Codex Magdala?

Por supuesto que sí, de hecho estoy en ello. He elaborado una sinopsis y la documentación argumental sobre un nuevo tema que girará en torno a los Médici y Miguel Ángel. De nuevo aparecerán misterios inexplicables y enigmas  por descubrir. Aun no está escrita, aunque puedo aseguraros que os va a gustar.

 

Codex Magdala en videojuego y en película… ¿qué nos puedes adelantar?

De momento  sabemos que el videojuego estará en el mercado en el primer semestre de este año. En cuanto a la película, a día de hoy ya existe alguna productora moviendo los mecanismos necesarios para que el libro salte del papel a la gran pantalla.

 

John no solo es el alma del libro si no también la tinta que impregna sus letras. Es la entrega generosa a sus lectores y la seguridad de quién conoce muy bien su oficio. Muchísimas gracias John, ha sido un verdadero honor conocer a alguien de tu valía. Charlar contigo es un aprendizaje continuo. Te deseo los mayores éxitos!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here