Adéntrate en el encanto navideño y literario de ‘Club de lectura para alérgicas al muérdago’, la nueva joya de Andrea Izquierdo. En esta entrevista exclusiva, la autora nos lleva detrás de la creación de esta historia, desde la elección del intrigante título hasta la inspiración que encontró en las vibrantes calles de Nueva York durante la temporada festiva. Descubre cómo los protagonistas pasan de la animosidad al amor, y cómo Andrea aborda los desafíos creativos. Además, conoce sus lecturas actuales y sus emocionantes proyectos futuros.

Con nueve años de experiencia en este sector, ¿cómo ha evolucionado tu relación con la industria editorial y qué aprendizaje destacas? 

El principal aprendizaje es que es una industria que es muy bonita, pero al mismo tiempo creo que es importante no romantizar excesivamente porque al final trabajar en el sector editorial, pues tiene también exigencias, como en otros trabajos. Por ejemplo, pongamos de oficina. Que sí, es verdad que si te gustan mucho los libros y tal, como es mi caso, pues es muy reconfortante. Es muy bonito, pero no todo es como muchas veces se pintan las películas de todo buen rollo, todas las cosas súper reconfortantes. También hay muchos momentos de estrés, de tensión, de errores que hay que arreglar de inmediato, que se tambalea un poco la industria, de meter la pata, de no saber muy bien qué hacer. También hay muchas cosas, pues como en todas partes, ¿no? Y bueno, a ver, yo me quedo con todas las cosas buenas que me ha dado. Por supuesto, al final yo he tenido la suerte y bueno, tengo la suerte de haber estado en diferentes puntos de vista de todo lo que es, digamos, todos los puntos de vista editoriales. Es decir, soy autora, también trabajo para editoriales. También he trabajado puntualmente de cara al público como librera, entonces digamos que he estado un poco en todos los lugares donde han estado los libros y eso también te da mucho bagaje y mucha experiencia. Y es para mí. Es un sector que me encanta y aunque es complicado y es muy exigente y hay mucha demanda porque mucha gente quiere entrar en él y es complicado, pero. Pero yo sé que es un sitio en el que siempre quiero estar de una forma u otra. Yo no lo cambiaría por ningún otro, la verdad. Y de hecho, yo estudié Derecho y Administración de Empresas y al final pues terminé trabajando en una editorial que parecía que pues igual estudiando eso pues igual sería abogada o algo así, ¿no? Pero bueno, pues ya viste dónde acabé.

Además de la escritura, mantienes una conexión cercana con tus lectores a través de redes sociales, ¿cómo gestionas la interacción con tu audiencia? 

Pues la interacción con la audiencia la gestiono, sobre todo, a través de Instagram y de TikTok, intentando crear contenido que les resulte relevante para poder conectar con ellos y mostrarles mi libro de una manera más cercana, más… ¿cómo decirlo? De tú a tú. Yo creo que eso es muy importante, saber reconocer cuál es el lenguaje de la gente en Internet, entender a la audiencia a la que te diriges y utilizar ese mismo lenguaje. Yo lo hago así porque también soy una de ellas. Es decir, yo creo contenido sobre libros porque también consumo contenido sobre libros. Entonces, sé lo que en mi caso busco o lo que me gusta ver, y trato de hacer lo que a mí me gustaría ver. Es como una retroalimentación.

Con una carrera tan activa en el mundo editorial y la escritura, ¿cómo encuentras el equilibrio entre tu vida profesional y personal? ¿Hay alguna rutina o hábito que encuentres especialmente útil para mantener esa armonía?

Para mí, el principal problema que he encontrado con el tema de, por ejemplo, que me gusta escribir y que me guste leer y que mi trabajo también sea leer, muchas veces es que a veces no conseguía hacer una barrera entre el trabajo y la lectura por placer. Y eso ha sido un trabajo que he tenido que hacer, separarlo. Porque claro, a veces se me junta que tengo que leer por trabajo un libro que tenía muchas ganas de leer por mi cuenta. Pero no es lo mismo. Cuando lees por trabajo, lees de forma muy diferente, lees buscando errores, lees analizando, ya no estás relajada. Entonces, luego me pasaba cuando me quería relajar, me ponía el chip de corregir, buscar, darle vueltas a las cosas. Para mí, ha sido un reto importante, pero sobre todo eso y luego, en general, separar los momentos, no de cuando trabajo y cuando no estoy trabajando. Al final, yo trabajo desde casa, entonces todos que trabajan desde casa sabrán que esto es una cosa que he pasado, que es difícil. Lo que hago es que tengo una zona donde solo me siento para trabajar y el resto del tiempo estoy en otro lugar. O sea, nunca trabajo en el sofá, nunca trabajo en la mesa de la cocina o cosas así, porque son como lugares diferentes, ¿no? Igual que no comería en el baño, pues no trabajo en el salón. Afortunadamente, tengo una salita aparte que acondicioné como un despacho, y así mentalmente me ha ayudado mucho gestionarlo

¿Cómo sueles gestionar un día de promoción?

Pues la verdad que me hace mucha ilusión, porque, a ver, son un montón de medios y las preguntas son similares, pero la verdad es que a mí me gusta mucho hacerlas porque, a ver, es un favor que hacen los medios de comunicación que hacéis a los autores y sabéis que para nosotros es muy difícil a veces llegar a los lectores, incluso con las redes y todo, pues siempre se puede llegar más allá y se agradece un montón que toméis el tiempo. Y lo digo de verdad, porque muchas veces es que es muy complicado. Escribes el libro, lo consigues publicar, que ya es difícil, pero es que luego tienes que llegar a la gente, porque si el libro no se vende, luego no habrá otros, porque es muy difícil que te contraten más. Entonces, claro, hay que hacer una labor, una labor de promoción y de difusión, que muchas veces es compleja porque los autores no tenemos los medios. Entonces, aunque es un día de esos de uno o dos días, a veces más, pues de ir de un lado para otro, de reponer cosas y tal, pero yo súper agradecida siempre

Me gustaría saber ¿qué haces en Navidad? ¿Eres más Helena o Doyle? 

Antes era más Elena, es decir, antes tenía un poco más de odio a la Navidad porque era una época que me traía malos recuerdos. También por la universidad, los exámenes se juntan todos entre Enero y Febrero, al final acabas estudiando lo que no has hecho en todo el curso, terminas encerrado en casa. Ahora ya me he reconciliado y soy un poco más Doyle.

En cuanto al título, ¿por qué ese título?

El tema del título costó mucho elegirlo porque no teníamos ni idea de qué poner. Queríamos. Yo quería algo que evocara tanto Navidad como algo relacionado con el mundo de los libros. Entonces, por eso está la palabra muérdago y el club de lectura. Pero nos costó mucho sacar ese título primero. Uno que era ‘Odio la Navidad’, pero a mí no me gustaba la palabra odio en un título. De todas formas, como no sabíamos qué título elegir hasta el último momento, este título aparece en el libro y de hecho es la primera frase del libro, por si acaso se quedaba así. Pues lo puse la primera frase. La segunda opción era ’13 copos de nieve’, porque el número 13 tiene un significado de que en su momento dio mucha mala suerte a la protagonista del libro. Entonces, queríamos poner ’13 copos de nieve’. No lo elegimos, pero también aparece esa fórmula varias veces a lo largo del libro. Y finalmente elegimos ‘El club de lectura para Alérgicas al muérdago’, porque con ese título que es súper largo y súper difícil, pero ya evocaba algo de libros y algo de alérgicas al muérdago en plan de. Era una forma de decir ‘Odio la Navidad’, pero un poco más elegante.

¿Puedes describirme a los dos protagonistas de esta historia? 

En cuanto a los protagonistas, pues por un lado tenemos a Helena. Ella odia la Navidad porque el año anterior, justo el día de Navidad, perdió a su madre porque falleció y después de muchos meses estando mal, decide regresar a Nueva York para continuar con el legado de su madre, que trabajaba en una librería de barrio en Nueva York, que siempre había sido como la ilusión de su vida. Y luego, por otro lado, tenemos a Doyle, el súper cabezota y sus prioridades ahora mismo, su madre, que es la autora de novela romántica más vendida de Estados Unidos. Pero la pobre, pues ya tiene unos años, se empieza a cansar de hacer macro eventos y además la están llamando vendida porque empezó auto publicando y ahora es superventas y solamente va a grandes cadenas de librerías. Entonces, eh, Doyle decide hacer una especie de campaña de marketing para ella en pequeñas librerías, ¿eh? Coincidiendo con la Navidad y que sean también benéficas. Y casualmente, pues a la elegida la librería de Helena y a partir de ahí tenían que trabajar juntos.

 

Explíca a los lectores aquello de «enemies-to-lovers»…

Pues precisamente es esta dinámica entre dos personajes que de primeras no se soportan, o sea, por sus enemigos amantes no, pues pasan de que no pueden verse el uno al otro. Ah, que poco a poco pues van surgiendo cosas y es una de las más conocidas a día de hoy. Sobre todo literatura juvenil, juvenil adulto es una de las más conocidas y solicitadas por el público.
Vamos a hacer una especie de playlist para este libro, ¿qué artistas no pueden faltar en ella? 

A mí la más que personalmente me encanta para la playlist. Pues hombre, yo diría Michael Bublé, el primero de todo. Y luego las canciones navideñas de Ariana Grande, Justin Bieber, Mariah Carey, por supuesto.

 
¿Cuál crees que es la esencia de este libro, aquello que resonará especialmente en los lectores? 
Lo que quiero que se quede la gente con este libro, y que no sea spoiler porque puede hacer otras cosas. Pero es que de todo lo malo se puede sacar algo bueno y que incluso estando mal, siempre hay motivos para tener esperanza, para que haya momentos buenos. Y una cosa que siempre pensaba es bueno, esto es una mala racha y así pasará, y luego seré feliz o luego me irá bien. Y entonces siempre me dedicaba a esperar que lo malo pasara y nunca buscaba nada bueno. Y no, mientras está pasando cosas malas. Aunque es muy difícil, tenemos que hacer un poco el esfuerzo y fijarnos en nuestro alrededor, porque es posible que también sucedan cosas buenas al mismo tiempo. Entonces eso era un poco lo que quería transmitir con este libro, ¿no? Pues dentro de el duelo que está pasando Elena y lo cerrada que está en sí misma, puede abrirse a otras cosas e igualmente seguir viviendo ese dolor no significa que lo deje de lado, sino simplemente pues reconocerlo. Saber que es algo que va a tardar mucho tiempo en superar, pero que también puede permitirse vivir y ser feliz de una manera igual diferente a la que pensaba que sería.
 
¿Por qué elegiste Nueva York como escenario para parte de la historia? 
Pues lo elegí porque fui hace unos años a Nueva York en Navidad y me fascinó. Y aparte de, bueno, por todas las películas clichés que están ambientadas ahí, lo de cómo se logra capturar la esencia, una película navideña en formato escrito, yo creo que dando mucho protagonismo al romanticismo y las interacciones entre los personajes y también poniendo mucha ambientación, no fijándote que siempre, pues, por ejemplo, van por la calle y cruzan unos niños cantando un villancico o entran en una tienda. Está toda decorada como con pequeños detalles, ¿no? Pero que al final ambientan mucho.
Si Chapters, la librería de la historia, pudiera hablar, ¿qué secretos crees que compartiría sobre las interacciones de los protagonistas? 
Los pequeños detalles de la historia, de cómo van pasando, de odiarse a tolerarse y a enamorarse. No, porque tampoco es spoiler decir que bueno, en este tipo de novelas ya sabemos que es una comedia romántica. Entonces tiene que haber romance. Y a mí me encantan esos pequeños detalles, esos pequeños momentos de un cruce de miradas, un nos rozamos sin querer la mano, intentando coger el mismo libro a la vez. Esos momentos que son súper de película también. Detalles no puedo revelar muchos porque hay uno muy muy chulo, muy divertido. Pero sería spoiler, pero puedo decir cuando lo leáis que es uno que transcurre mientras están patinando en la famosa pista de hielo que hay en el Rockefeller Center
¿Cómo te sueles enfrentar a los bloqueos creativos?

El tema de los bloqueos, pues afortunadamente toco madera. No he tenido muchos porque sí que es verdad que hace ya mucho tiempo. Al final son muchas novelas y me las tomo ya como un trabajo de sentarme y ponerme en un campo de escribir sin saber lo que voy a hacer. Entonces eso hace que nunca me bloquee. A ver, yo por bloqueo entiendo estar como una semana sin poder escribir ni una palabra porque no te sale. Obviamente todos tenemos días en los que nos sentamos y, por mucho que queramos escribir, algo nos sale. Pues porque al final el trabajo creativo depende de muchos factores y para aquellos que están comenzando, les aconsejaría justamente eso, que tomen la escritura como algo organizado. Luego es verdad que hay gente que se sienta un día, escribe 10.000 palabras, luego está un mes sin escribir nada. A ver, cada uno tiene su método, pero sí que creo que algo de orden tiene que haber, por lo menos para tener un proyecto terminado. ¿No? Porque a mí me pasó y le pasa a mucha gente que quiere escribir pero escribe y nunca termina nada. Entonces está esa frustración de que nunca va a conseguir publicar. Pero es que lo primero de todo es que nunca ha terminado un libro, nunca ha terminado de escribir un libro. Y eso me pasaba a mí. Luego ya nos preocuparemos por la publicación. No sé qué, pero lo primero es tener un proyecto terminado, revisado y que creamos que nos represente, nos guste y esté bien, sea con lo que nos sintamos orgullosos, ¿no? Entonces, para mí, sería el primer paso y el no frustrarse con el ‘nunca voy a publicar, nunca voy a conseguir, nunca voy a…’ esos bucles. Al final. Ya sé que es muy fácil decirlo, pero hay que evitarlos porque si no te pueden bloquear

¿Hacia dónde seguirán las letras de Andrea Izquierdo los próximos meses? 

Pues ahora mismo estoy leyendo ‘Alas de sangre’. Lo estoy leyendo en inglés. Se publica enseguida en España, se publica en febrero. Son unos libros que lo han petado de una forma loca en todo el mundo. Es un nuevo fenómeno, ya a la altura casi de ‘Divergente’. Yo creo que va a ser como ‘Los Juegos del hambre’ es ahora, me refiero como lo vemos ahora. Es una pasada y son unos libros que están muy bien. Estoy tomando un poco de descanso, porque cuando sale un libro hay mucho trabajo de promoción, firmas, entrevistas y también, nada, son unas fechas ya casi navideñas que se para todo un poco. Pero bueno, yo siempre tengo ideas en mente y el registro que he estado haciendo últimamente me gusta mucho el de novela romántica, con temas actuales y tal, así que seguro que me voy a quedar por ahí.

FICHA TÉCNICA 

Casi un año despues de la muerte de su madre, Helena viaja a Nueva York para continuar con su legado. Así es como retoma su labor en Chapters, una pequeña librería de barrio de Brooklyn.

Al mismo tiempo, Doyle, el hijo de la escritora más famosa de literatura romántica en Estados Unidos, busca formas de ayudar a su madre ahora que su salud comienza a tambalearse.

Tras varios encuentros en los que queda claro que no se soportan, Helena y Doyle tendrán que trabajar juntos para conseguir sus propios objetivos.

Lo que ambos tienen claro es que ninguno puede dejar que esta nueva proximidad laboral se convierta en algo más… sobre todo ahora que se acerca la Navidad, una de las epocas más románticas del año.

Nº de páginas: 256
Editorial: MOLINO
Idioma: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788427239791
Año de edición: 2023
Plaza de edición: ES
Fecha de lanzamiento: 09/11/2023
Alto: 21.4 cm
Ancho: 14.4 cm
Grueso: 2 cm
Peso: 296 gr