FOTOGRAFÍA: FERNANDO FRADE (@fernandofrade_)

Elena Gallardo hace balance de su carrera profesional y nos adelanta su participación en la cuarta temporada de la comedia «El Pueblo», disponible próximamente en Amazon Prime Video. Gallardo es una intérprete que transmite buenas energías, una luchadora que se encuentra en uno de sus mejores momentos profesionales. Actualmente se encuentra inmersa en su proyecto más personal, OyeAlzheimer, una iniciativa musical para favorecer la memoria emocional de personas con Alzheimer. 

Oye Alzheimer quiere aportar, con su iniciativa, un granito de arena dando a conocer y visibilizando la E.A. Para ello cuentan con un gran número de jóvenes, y no tan jóvenes, talentosos de la música, con un único objetivo, hacer vibrar y evocar emociones a nuestros mayores aquejados de EA. a través de la música, y no de cualquier música, sino de aquella que, en algún momento de sus vidas fue determinante e importante, aquella que hizo que su vida tuviese un sentido especial en ese momento.

¿En qué etapa profesional diría que se encuentra actualmente?

Pues mira, la definiría como un gran proceso de aprendizaje. Creo que estoy cogiendo una madurez en el trabajo, de aprender a gestionar los tiempos, los ritmos, los proyectos que se presentan… aprendiendo a vivir por vivir, no sólo por trabajar. Además, muy contenta, hoy me pillas que he acabado el rodaje de la cuarta temporada de “El Pueblo” y vengo con un cúmulo de emociones increíbles. Llevamos con ese proyecto desde verano y el equipo es maravilloso, hay mucha unión. Mucho aprendizaje con mis compañeros y mucho más con mi compañero de trama que es Roque Ruíz. Estoy feliz de estar aprendiendo a escuchar. 

Si tuviese la oportunidad de participar en alguna serie, ¿cuál elegiría?

Elegiría una antigua, no actual. Ahora mismo, hay tanto produciéndose que no soy del todo consciente de elegir una. Ahora mismo me estaba empezando a ver, es antigua para mi generación pero, estaba viendo algunos capítulos de “Siete Vidas”. Como estoy haciendo comedia y quiero crecer mucho en la comedia, mis directores de esta temporada que son Roberto Monje y Mario Montero, pues han participado en la serie y como he visto tanto su propio proceso, de cómo fue para ellos pues estaba visualizando. Tengo muchas ganas de dirigir, estoy viendo clásicos para aprender. 

¿Qué contenido suele consumir más en sus ratos libres: teatro, cine o televisión?

Yo siempre voy al teatro, no he consumido ninguna obra prácticamente por streaming a no ser que sea de algún amigo, que me he quedado sin ver y tenga mucha curiosidad. Me gusta mucho que se haga, es muy buena opción pero claro, no tiene la misma vivencia que se siente en el teatro. Lo comentas después, observas detenidamente… disfruto yendo. Eso tan vivo es lo que más me gusta consumir. Ahora echo de menos ir al cine, voy a ir hoy mismo. 

¿Qué tal se maneja en las redes sociales?

Es un dilema porque como buena humana que soy me contradigo todo el rato y mezclo cosas. De alguna manera, siempre quiero conservar la persona que soy. Me considero dueña de mi intimidad, no me gusta regalar esas cosas, me gustan esos momentos para mi y para quién los comparta. No soy de mostrar mi vida diariamente, estoy muy despegada. Tampoco me gusta ver la vida de los demás porque no me interesa, me gusta echar de menos, acordarme de alguien… me gusta hacerlo sola, no me gusta la adicción de las redes sociales. Sé que es un medio importante para nuestro trabajo, intento enfocarlo a eso. Al final he hecho un proyecto personal que se llama OyeAlzheimer, que es un proyecto totalmente opuesto a mi trabajo y eso sí que es enseñar una importante parte de mi vida, es por una buena causa y me entrego personalmente. 

¿Cambiaría algo de la industria de la actuación?

Me encantaría que creciéramos juntos en muchas cosas. Por ejemplo, me encantaría que dejaran de existir las jerarquías, que nos viéramos todos como compañeros. No lo he vivido en mi propia piel pero, desdibuja lo que es el arte y se queda en un simple ruido. Como el poder que tiene Instagram para hacer proyectos, eso no me gusta. Si tienes un texto bueno y actores buenos, no necesitas que nadie venda la serie por ti, se va a vender sola. Eso lo cambiaría, no me gusta el poder que están teniendo las redes sociales en nuestro trabajo, que es el arte. 

¿Cómo prepara los personajes una vez recibe el guión?

Pues los leo mucho, intento caminar mucho con el pensamiento del personaje, me pongo muchas músicas para encontrar qué música define al personaje. En ese proceso, se me vienen muchas actitudes, se me viene el cuerpo, imágenes y recuerdos de alguien. Empiezo a pensar cómo compone el cuerpo, la cabeza o la manera de hablar. Ese es el proceso inicial, luego todo se viene producido por imaginar. Nunca he sido mucho de referencias, pero hay cosas que me inspiran mucho como la gente o el habla. Me lo paso muy bien en el proceso de creación porque en tu cabeza no hay límites, tienes que recurrir a lo que pone en el papel y te lo puedes inventar. 

¿En qué consiste su nuevo proyecto Oye Alzheimer?

Estoy emocionadísima, quiero que sea el proyecto de mi vida y me acompañe siempre, tanto en mi carrera como en mi día a día. El motivo por el que lo hago hace que me desviva por él. La música tiene mucha importancia para mí, he tocado el saxo desde pequeña, eso me nutre mucho y me alimenta. Ahora mismo está  a punto de crecer. Me estoy centrando en esto a nivel personal, ahora mismo me encuentro en la búsqueda de músicos y músicas que quieran sumarse al proyecto. Estamos llevándolo por la península y las Islas Canarias. Queremos ir a las residencias y centros de días a tocar. Estamos tocando por y para eso, para prevenirlo y tomar conciencia. Tenemos un grupo de músicos rotativos y preparamos un repertorio de esa épica. Hemos ido a las Islas Canarias, ahora estamos en la península y está funcionando muy bien, mucha gente quiere sumarse. Es una forma de regalarle a nuestros mayores su tiempo y dedicación, es una manera de devolverles ese regalo. 

¿Cómo nace este proyecto?

Esto nace en la pandemia, a consecuencia de estar encerrados mi tía padece Alzheimer y yo viví el confinamiento con ella. Había que facilitar el estado de mi tía, había que explicarle que existía una pandemia mundial y no podía salir de casa. Me di cuenta que la música de su época la relajaba y se las sabía todas. No podía tener una conversación lógica y coherente, pero se emocionaba. Han pasado dos años y algo, mi tía está más desmejorada, esa enfermedad es así de cruel pero ella se sigue emocionando. Ha bailado esas canciones, las llevan a ese lugar, el Alzheimer no puede borrar las emociones. Yo tocaba el saxo con las canciones de su época y se me ocurrió que había gente en la misma situación. 

¿Qué tipo de música suele escuchar en su día a día?

Soy fan de descubrir nuevos artistas en Spotify. Me está gustando mucho descubrir a gente que voy conociendo para ver cómo han llegado a esas canciones y ver lo que quieren enseñar. No puedo definirme, me gusta escuchar de todo. Me siento muy identificada con cantautores, instrumentales, rap, clásicos… soy muy fan de todo tipo de música. 

¿Cómo está siendo el rodaje de la cuarta temporada de “El Pueblo”?

El rodaje ha sido muy intenso para todo el equipo, todos remamos a una. Me siento agradecidísima por todo. Es un lugar donde acabamos conviviendo, estamos las 24 horas allí en Soria. Se generan muchos tipos de relaciones, más personales, no es lo mismo que ir a Madrid y volver a casa. El factor humano que tiene esta serie no lo cambiaría por nada, me encantaría estar años y años haciéndola. La comedia es buenísima, tiene unos textos y puntos buenísimos. No tiene límites en el humor y me siento libre allí, me siento despejada de poder leer y tener el rato para mi. El proyecto es un regalazo, he estado fuera en verano y me he librado del calor de Madrid, ¡menudo regalazo!

¿Cómo definiría a su personaje?

Mi personaje es Carla, de género no binario. Elle es increible, es defensore de todos los derechos, representa al colectivo LGTBI es necesario que sea representado y visibilizado. Pone un montón de temas tabú, es una persona que ha estudiado mucho para poder hablar y defender sus cosas. Lo hace desde mucho respeto, es muy reivindicative. Ha sido un gran aprendizaje para mi, Elena. Es una persona muy viva, con ganas de cambios y me siento muy identificada. De este personaje me llevo todo, tengo que ser así, no puedo dar pasos atrás y dejar que pasen cosas antiguas.

¿Qué proyectos tiene en el horizonte?

No tengo nada en el horizonte, hay cosas abiertas que pueden salir o no salir. Me apetecería hacer cine y aprender en esos tiempos, me veo con ganas de empaparme de un buen proyecto, de conocer a compañeros y directores. Proyecto que va a salir pronto, estoy tranquila, mi carrera acaba de empezar. 

¿Qué diría que le queda por conseguir?

Todo, quiero una carrera preciosa, con proyectos que cuenten cosas bonitas, que cambien un poco el mundo. Quiero hacer las cosas con calma para hacerlas bien, no quiero abarcar mucho y apretar todo. Me apetece disfrutar los tiempos, mucho de vivir, otros lugares, idiomas… quiero alimentarme de ello, para que alimenten mi carrera y ser una persona que se sienta más orgullosa todavía y pueda dejar este regalo aquí. A mi me queda todo por vivir.