Han demostrado que el público y la crítica los quieren sobre los escenarios, tras su exitoso paso por Tierra de Talentos, en Canal Sur, y después de recibir el codiciado Pase de Oro de Risto Mejide en GOT Talent, de Telecinco. Brodwei se ha ganado las carcajadas del público con sus parodias andaluzas de grandes clásicos como La Bella y la Bestia y éxitos más recientes como Frozen.

Carlos Baez, Carmen Calle, Adrián Cuenca y Claudia Zamora se conocieron estudiando en la ESAD de Málaga y comenzaron a subir sus primeras parodias a Youtube en 2017, producto de una primera idea de Baez de adaptar la obertura de La Bella y la Bestia, pero no sería hasta su participación en los distintos programas de talentos que se consolidarían como espectáculo.

Así, se dieron a conocer a toda España y sketches como el de Elsa Coplera llegarían a hacerse virales en las redes sociales. Hemos hablado con los cuatro integrantes de Brodwei sobre el proceso de creación del espectáculo, su experiencia actuando por España y sus futuros bolos.

¿Cómo nace la idea de este espectáculo?

Carlos Baez: La idea del espectáculo viene, a raíz de presentarnos a los talent shows. Durante la pandemia recibimos la llamada de Canal Sur en la que nos preguntaban que si queríamos presentarnos a Tierra de Talentos y nos lo tomamos como un respiro en mitad del caos. Cuando nos cogieron, empezamos a sacar las parodias que teníamos desde hace años en Youtube como una versión escénica para el concurso. De ahí, pasamos a GOT Talent y ya vimos que no podíamos parar, así que hicimos la versión para teatro.

¿Cómo empezasteis a hacer las primeras parodias?

C.B.: Las que había en Youtube sí fueron en plan “jiji, jaja”. Una vez entramos en los talents y había que ir generando programas sí que empezamos con un proceso de creación más serio.

Claudia Zamora: Además estaban casi todas las parodias hechas específicamente para el concurso, porque las de Aladdín y Frozen sí estaban más o menos hechas. Pero, la imitación del jurado, Bella y Bestia y El Jovencito Frankestein, así como las de GOT Talent, fueron hechas para el programa.

¿Qué criterio seguís para elegir las canciones?

C.B.: Normalmente, las que mejor funcionan al coger la trama y poner a los personajes en una tesitura diferente. Por ejemplo, en el espectáculo hacemos un sketch largo de La Bella y la Bestia, que es el que hicimos en Tierra de Talentos pero, alargado. Entonces, el personaje de Bella tiene más peso y hemos elegido una canción muy feminista para ella, Ella de Bebe. Al final depende de la necesidad de los personajes y lo que queramos contar en la parodia, elegimos la música.

Adrián Cuenca: Durante la grabación se nos planteaba la dificultad de encontrar canciones para cuatro personas, con una música apoteósica… Tuvimos muchos momentos de decir “dios mío, ¿qué hacemos ahora?”.

C.B.: Para los talents era muy complicado porque tenían que condensarse muchas disciplinas en tres o cuatro minutos.

Fuisteis unos de los pocos afortunados de obtener el pase de oro de GOT Talent, ¿os ha abierto puertas de cara al futuro del espectáculo?

C.B.: La verdad, es que la visibilidad sí que te la da. Además, ahora al buscar funciones para la gira sí que nos han contactado, como por ejemplo en Palencia y fue porque nos conocieron en televisión.

Carmen Calle: No hemos recibido ninguna llamada loca, pero creo que ha sido algo importante y que mucha gente ha valorado. Por ejemplo, en Palencia, en el periódico ponían “Los ganadores del pase de oro…”.

C.Z: De hecho, nosotros jugamos mucho con el pase de oro en el espectáculo, porque nos venimos muy arriba. Hacemos que todo el público de la función forme parte de ese momento tan especial y emotivo.

¿Quién creéis que disfruta más de las parodias?

C.Z: Es muy fuerte la amplitud de público que tenemos: desde niños hasta personas mayores y todos disfrutan mucho. Nosotros estamos flipando con eso.

C.B.: Sí, porque al final, no está pensado para niños, si no para un público más millenial. Entonces, hay muchas referencias que mi madre, por ejemplo, no entiende, pero ella flipa igualmente con la parte artística. Entonces se junta la nostalgia de nuestra edad con la parte artística, que intentamos siempre tener una calidad alta.

¿Hay alguna canción con la que disfrutéis especialmente en el escenario?

C.C.: Para mí es súper especial el número de Elsa Coplera, porque fue un momento muy especial para mí. Elsa fue la primera parodia que hicimos en Tierra de Talentos, poniendo a Brodwei encima del escenario por primera vez. Entonces, le tengo mucho cariño y es muy especial esa canción para mí. Como la gente la reconoce, nada más salir ella, la gente se está riendo ya y, de hecho, Elsa está viviendo un drama.

A.C.: Hay tantos… Pero, quizá el momento de Aladdín y todo lo que rodea al genio. Es muy especial porque fue la segunda parodia del concurso, fue el primer gran show, el jurado se puso en pie, fuimos favoritos de la noche… Y el hecho de que tenga el himno de Andalucía, que a la gente le flipa

C.Z.: Para mí, el momento que gira en torno al pase de oro es muy especial, pero porque durante los ensayos, lloré. Pero, es cierto, que mi momento favorito es el bloque de El Rey León. Es nuevo, aún no lo hemos hecho en televisión, pero es muy divertido.

C.B.: Mi momento favorito es interpretar a Úrsula en la parodia de La Sirenita. Es una Úrsula muy coplera, usamos canciones de Isabel Pantoja, y es un personaje muy gracioso y entrañable que, además, al final tiene un momento muy visceral que a mí me encanta, porque nunca me había visto a mí mismo siendo una tonadillera, pero es que lo soy (ríen).

Al estar las parodias ambientadas en Andalucía, ¿notáis alguna diferencia con el público andaluz que con el resto del país?

C.Z.: La prueba de fuego fue Palencia. Nos contrataron para los carnavales sin que nos conociese nadie. Sí que es verdad que veníamos del Teatro Lara, que estaba lleno, pero había muchos familiares y amigos y gente que te conoce y te sigue.

C.B.: Pero, en Palencia te llama un señor de Cultura que a lo mejor le gustas, pero luego al pueblo palentino, vete tú a saber.

C.Z.: Y vimos que nuestra oda a Andalucía funcionó muy bien.

A.C.: Además, se reían escuchándonos hablar, cosa que no pasaba en el Lara. Hay momentos en los que hablamos directamente al público y ya estaban meados de la risa.

C.C.: En Palencia somos aún más exóticos (ríen).

¿Cuál es la mayor dificultad que entraña este espectáculo?

C.B.: Una vez superada la parte de producción, la calidad artística. Tiene que haber un fondo físico, para no morir, y son cambios de vestuario súper rápido, un frenetismo muy loco. Sales como una princesa y, tres minutos después, eres un mono enano. Son tesituras vocales muy complejas, el baile… Al final es la dificultad que tiene el teatro musical en sí, pero unido al frenetismo loco que tiene Brodwei, más el hecho de hacerlo en directo con cientos de personajes con cambios muy rápidos.

Si pudieseis hacer cualquier parodia, ¿cuál haríais?

C.B.: De cara a una programación larga, que nos encantaría tener, creo que es un incentivo muy grande que el show pueda vivir y que la gente pueda repetir. En el tintero está el Jorobado de Notre Dame, Hércules, con esas musas copleras, Grease que tengo ya el cambio pensado de la Sandy palurda a la Sandy sexy. Anastasia también la veo clarísima, con una abuela moribunda que se ha ido a la Sierra de Cazorla y hay que ir a buscarla.

¿Cuál es la reacción del público cuando va a ver el espectáculo?

C.B.: Todo el feedback que hemos tenido ha mencionado la sorpresa por el contenido nuevo y por cómo están enlazadas las parodias, que no terminan, hay un oscuro y empieza la otra.

C.C.: También hay personajes que no se conocen entre sí y de repente conectan entre parodias y tienen un sketch juntos. A la gente le hace mucha gracia que se mezclen personajes como Elsa y Mary Poppins.

A.C.: Ese es el momento en que la obra despega porque esa escena es lo que hace que la gente no pueda parar de reír. Porque hay una historia que lo va uniendo todo y el público lo agradece.

¿Cómo definirías el espectáculo de Brodwei?

C.C.: El espectáculo es: una explosión de color, música y baile, con parodias musicales con salerillo andaluz de los clásicos como nunca antes te los habían cantado.

De esta manera, Brodwei continúa con su periplo por los escenarios españoles, con citas confirmadas en el Teatro Lara de Madrid el 31 de marzo y, por primera vez en Andalucía, el 16 de abril en el Teatro de la ESAD.

Brodwei asegura diversión, espectacularidad y muchas, muchas carcajadas a los amantes de los clásicos, del teatro musical y del folklore.