Como explicamos, durante la presidencia de De Gaulle (1958-1969), el proceso de integración europeo quedó paralizado. Tanto en lo que se refiere a reformar los tratados de las comunidades europeas, como a su ampliación, las cosas entraron en punto muerto.

Después de que en 1965 se unificaran la comisión y el consejo de la CECA, la CEE y la Euratom, no se abordó ninguna reforma sustancial en mucho tiempo. En cuanto a la adhesión de nuevos Estados, hubo que esperar a que 1973 para que la Europa de los seis se convirtiera en la Europa de los nueve, con la entrada de Reino Unido, Dinamarca e Irlanda.

“Después de que en 1965 se unificaran la comisión y el consejo de la CECA, la CEE y el Euratom, no se abordó ninguna reforma sustancial en mucho tiempo”

A principios de la década de los sesenta empiezan a soplar vientos de cambio. En diciembre de 1974, los Estados deciden crear formalmente un segundo Consejo, el Consejo Europeo.

Esta dualidad de dos Consejos se mantiene en la actualidad. El más antiguo, el Consejo de ministros acoge a los ministros de los países para que voten acerca de las normas que se están tramitando. Según el contenido de la legislación europea a debatir, van los ministros de hacienda, exteriores, interior, justicia, agricultura etc.

“En diciembre de 1974, los Estados deciden crear formalmente un segundo Consejo, el Consejo Europeo”

El Consejo Europeo es el foro de jefes de Estado y de gobierno. Hasta aquí podría parecer lógica la dualidad. Disponemos de un espacio para los ministros y otro para presidentes y primeros ministros. Lo chocante es que el Consejo de ministros también puede convertirse en una reunión de jefes de Estado y de gobierno. ¿Entonces para qué duplicarlo creando el Consejo Europeo?

En un intento por desencallar los numerosos bloqueos que vivía Europa durante la década de los sesenta, los jefes de Estado y de gobierno empezaron a celebrar cumbres internacionales. Estos encuentros tenían una ventaja respecto a las reuniones del Consejo, bueno, dos de hecho: la primera y más importante, su formato era mucho más flexible, se adaptaba mejor a la buena o mala marcha de las negociaciones. A veces incluso, las cumbres adoptaban un cariz totalmente informal.

“El Consejo Europeo es el foro de jefes de Estado y de gobierno”

En segundo lugar, en el Consejo presenta un sistema de voto ponderado. En función de su población, cada Estado representaba un porcentaje mayor o menor de voto. En cambio, en estas reuniones, cada Estado tenía un voto.

No paso mucho tiempo antes de que los líderes europeos decidieran dar regularidad a estas conferencias intergubernamentales. Pero en diciembre de 1974, el Presidente francés, Giscard D’Estaing, y el canciller alemán, Helmut Schmidt, lograron que estas cumbres se institucionalizaran en un nuevo organismo de las comunidades europeas: el Consejo Europeo.

“en diciembre de 1974, el Presidente francés, Giscard D’Estaing, y el canciller alemán, Helmut Schmidt, lograron que estas cumbres se institucionalizaran en el Consejo Europeo”

Como decíamos, la dualidad de estos foros perdura hasta nuestros días. En general, se dice que el Consejo Europeo goza de una naturaleza mucho más política. En contraste, el Consejo de ministros opera como una especie de gran senado europeo, una segunda cámara junto al Parlamento. Su rol se encuentra mucho más definido, mientras que el Consejo Europeo mantiene una notable ambigüedad competencial.

En paralelo, se ampliarán progresivamente los poderes del parlamento o asamblea que, recordemos, era un entonces un órgano meramente consultivo. En primer lugar, se le concedió el poder presupuestario. De modo que, a partir del 22 julio de 1975, para aprobar las cuentas de la UE ya no bastaba el acuerdo en el Consejo (los Estados), sino que se exigía el voto favorable de los eurodiputados.

“a partir del 22 julio de 1975, para aprobar las cuentas de la UE ya no bastaba el acuerdo en el Consejo (los Estados), sino que se exigía el voto favorable de los eurodiputados”

Como parte de la progresiva democratización de las instituciones europeas, en 1976 se alcanzó un acuerdo para que la Eurocámara fuese votada por los ciudadanos. Tres años después, se celebraron sus primeras elecciones directas. Pese a ello, sus poderes seguían siendo irrisorios.

Esto desató fuertes tensiones entre eurodiputados y gobiernos estatales representados en el Consejo. Uno de los más antiguos impulsores del europeísmo, Spinelli, entonces eurodiputado, organizó una serie de reuniones con otros colegas para proponer un desbloqueo de la situación. El conocido como Grupo Cocodrilo, por el nombre del restaurante donde solían encontrarse, logró hacer varias aportaciones para desbloquear la situación.

“en 1976 se alcanzó un acuerdo para que la Eurocámara fuese votada por los ciudadanos”

En 1985, llegó a la presidencia de la Comisión el socialista francés Jacques Delors, quien se mantendría una década en el puesto. Durante su periodo al frente de las instituciones europeas, se diseñaron muchos de los proyectos europeos que hoy más reconocemos: la unión monetaria, el Banco Central o el programa Erasmus entre otros. Al año siguiente, se firmaba en Luxemburgo el Acta Única Europea, la primera gran modificación de los tratados fundacionales de la historia.

La década de los ochenta también fue propicia para las ampliaciones. En 1981, Grecia ingresaba en el club comunitario. Portugal y España nos uníamos en 1986. Con la reunificación alemana (1990), los territorios de la antigua República Democrática Alemana se integraron en la República Federal Alemana, lo que, a su vez, implicaba el ingreso en la UE.

“En 1985, llegó a la presidencia de la Comisión el socialista francés Jacques Delors”

La gran reforma de las comunidades europeas llegó en 1992. En una pequeña localidad de Países Bajos fronteriza con Bélgica, Maastricht, se firmó el Tratado de la Unión Europea. A partir de este momento, la se produjo la fusión entre las antiguas Comunidades Europeas (la CEE y el Euoratom). El tratado dejaba abierta la puerta a la integración de la Unión Europea Occidental, antigua organización de defensa.

La Unión Europa acababa de nacer como ente político internacional.