Christian Ruiz Gómez y Juan Luis Fernández o Papá Chris y Papi Juan, como les llaman sus hijos y les conocen las miles de personas que le siguen en las redes sociales, son una pareja que desarrolla una nueva forma de activismo. Desde Instagram y Tik Tok comparten su experencia como una familia homoparental que accedió a la técnica de gestación subrogada en 2016 y 2017 para ser padres de Anxo, nacido en México, y Atlas, nacido en Australia.
Chris y Juan se enfrentan a diario al hate en las redes sociales. El discurso de odio, cuyo emisor lo vocea protegido por el anonimato, con la homosexualidad y la gestación surbogada como principales dianas, parecen no hacer mella a ninguno de los dos, que orgullosos muestran a su familia sin ningún filtro.

Se conocieron en Grinder, se casaron en Australia y viven en España. ¿Cómo ha sido la relación entre vosotros? ¿En qué momento surgió la idea de tener hijos mediante la gestación subrogada? ¿Contemplaron la adopción?

Como tu dices, nos conocimos en Grindr y nos fuimos a vivir juntos a los pocos meses. Cuando llevábamos dos años juntos, me mudé a Australia por trabajo. A partir de aquel momento pasamos a tener una relación a 17000 km y hasta 10 horas de diferencia horaria. Fueron unos meses muy duros que reforzaron el amor que nos teníamos. Tras un año en la distancia, Chris decidió unirse a la aventura australiana, que duró seis años más.

Los dos queríamos ser padres antes de conocernos, con lo que el tema de la paternidad fue tratado en las primeras citas. De hecho, yo ya había investigado sobre la adopción en Cataluña pocos meses antes de conocer a Chris y desde Servicios Sociales me dijeron que había una lista de espera de 12 años.

La idea de tener hijos surgió una vez estábamos los dos viviendo en Australia. Desde allí no podíamos empezar los trámites de adopción en España, y al no ser residentes permanentes en Australia tampoco podíamos acceder a la adopción allí. Con lo que al final decidimos optar por la gestación por sustitución.

 

¿La gestación subrogada fue un proceso altruista por parte de la mujer gestante? ¿Por qué México y Australia?

La gestación por sustitución es altruista en Australia, mientras que en México la gestante recibe una compensación económica. Cuando decidimos empezar el viaje a la paternidad no podíamos hacerlo en Australia porque solo se permite a ciudadanos nacionales.

Estudiamos las diferentes opciones que había para parejas homosexuales y tras un estudio exhaustivo nos decantamos por México, que era la que más se ajustaba a nosotros. Allí, las mujeres que se ofrecen para ayudar a otras familias pasan estudios psicológicos y socioeconómicos. Más tarde, viajamos a México para conocer a Heidi, estuvimos en contacto con ella a distancia y volvimos a visitarla unas semanas antes del nacimiento de Anxo para acompañarla antes, durante y después del parto.

Desde el principio sabíamos que queríamos tener más de un hijo y nos gustaba la idea de que se llevaran pocos años, así que nada más volver a Australia con Anxo, recién nacido, empezamos a explorar la opción de gestación subrogada en Australia, ya que por aquel entonces sí éramos ciudadanos australianos. La gestación por sustitución en Australia es altruista y está basada en relaciones personales, sin ninguna clínica de intermediaria.

Tuvimos la suerte de conocer a nuestra amiga Cass a través de una página de Facebook dedicada a reunir a la Comunidad de Gestación Subrogada en Australia. La conexión fue inmediata y empezamos a conocernos primero de manera virtual y a las pocas semanas nos reunimos con ella y con toda su familia en persona. Unos meses más tarde recibimos un video de Cass en el que sus hijos nos decían que su madre quería ayudarnos a darle un hermanito a Anxo. A partir de entonces seguimos todos los trámites que indica la legislación australiana para hacer el proceso de gestación por sustitución y un año más tarde nació Atlas. Tanto Cass como Heidi son parte de la familia y de las vidas de Anxo y Atlas.

En las redes sociales comparten continuamente a su familia, educada en el respeto y la diversidad. Suman más de 200.000 seguidores entre Tik Tok e Instagram. ¿Por qué decidieron emprender este proyecto? ¿Pensaban que tendrían que tendría tanto éxito?

La cuenta de Instagram la hicimos pública hace tres años para dar visibilidad a la diversidad familiar, en especial a familias homoparentales formadas por gestación subrogada. La cuenta de Tik Tok no la utilizábamos mucho, pero justamente antes del Día del Padre publicamos un video y en 24 horas se viralizó. Desde entonces no hemos parado de publicar videos que visibilizan y educan en diversidad familiar, igualdad, respeto  y crianza sin prejuicios. Para nosotros el mayor éxito son los mensajes de apoyo que recibimos animándonos a seguir con nuestra labor.

https://www.tiktok.com/@2papasinoz/video/6946248126772579590

 

En Instagram relataron haber sido increpados por ser “el mariquita de la clase”, diana del chistes fáciles y “objeto de abuso verbal y físico”. ¿Todavía siguen recibiendo odio en su día a día? ¿Y en las redes sociales?

Lo cierto es que en nuestro día a día, en nuestra vida real, no recibimos ningún tipo de odio. Y lo agradecemos, porque al fin y al cabo es lo que nos importa, nuestra vida real, porque es lo que siempre va a existir, lo que siempre va a estar ahí. Contrariamente, en redes sociales recibimos una cantidad de odio colosal, pero tenemos también muchos seguidores que nos apoyan y nos dan mucho amor.

La gente que nos critica es gente que no nos conoce, gente que no sabe nada sobre nuestra historia ni le interesa conocerla. Se rigen por dogmas que repiten de forma sistemática y a nosotros, sinceramente, nos causa pena, porque por encima de todo el ser humano ha de ser humano y tener sentido común y criterio propio.

Hay días en los que sí que es cierto que nos puede afectar más lo que nos digan, pero en líneas generales nosotros sabemos que la gente aprovecha las redes sociales para sacar lo peor que hay en ella, respaldada por el anonimato. Rechazamos formar parte de algo tan tóxico y dañino, sobre todo cuando nuestra realidad, nuestra verdad, está por encima de todo eso.

 

¿Cómo ha sido y sigue siendo su relación con ambas familias?

La relación con Heidi, Cass y sus respectivas familias es maravillosa y ambas partes sentimos esta conexión especial. Saber que hemos compartido algo juntos que concluyó en el mayor gesto de humanidad, el regalo de la vida, crea unos lazos indestructibles y eternos.

No nos podemos creer la suerte que tenemos por haber conocido y mantener en nuestras vidas a personas tan generosas. Hablamos de forma regular con todos ellos e intentamos videollamarnos una vez al mes, ya que con las diferencias horarias a veces es complicado, pero lo cierto es que, pasados varios años ya desde el nacimiento de nuestros hijos, nuestra relación es más bonita y fuerte que nunca.

Los grupos LGTBI y feministas que rechazan la gestación subrogada utilizan herramientas propias del patriarcado”

Sus hijos conocen el procedimiento por el que vinieron al mundo, ¿cómo es la convivencia con el resto de compañeros y niños de su edad? ¿han recibido algún tipo de acoso?

Anxo vivió en primera persona todo el viaje hasta el nacimiento de Atlas, con lo que poco le hemos tenido que contar. Tanto Anxo como Atlas conocen sus orígenes y se lo hemos contado con un lenguaje adaptado a sus edades. La convivencia con el resto de compañeros de escuela y niños de su edad es maravillosa. Ellos son los primeros que les cuentan a todo el mundo que tienen dos papás y esto nos ha traído anécdotas, como la de un amigo de Anxo que le dijo a su mamá que él también quería tener dos papás.

 

Algunas familias tienen miedo a compartir la imagen de sus hijos, en cambio ustedes la usan como forma de reivindicación de la nueva familia del siglo XXI, ¿creen que hay riesgos por hacerlo?

En nuestro caso utilizamos las redes sociales para dar visibilidad y naturalidad a nuestro modelo de familia. Nuestros hijos son a veces diana de grupos de odio, que consideran que su desarrollo afectivo e intelectual está afectado por el hecho de no cumplir los cánones de la familia tradicional. Por este motivo consideramos necesario mostrar que nuestros hijos son como cualquier otro niño. En nuestras redes sociales mostramos solo una milésima parte de sus vidas, no mostramos su intimidad, ellos ven todas las publicaciones y están orgullosos del objetivo de ellas.

 

Algunos colectivos LGTBI y otros feministas rechazan la gestación subrogada por considerarla una vulneración de los derechos humanos y una mercantilización de los recién nacidos. ¿Qué opinan al respecto? ¿Existe suficiente información sobre este tema?

La gestación subrogada regulada y garantista no vulnera los derechos humanos y no es una mercantilización de los recién nacidos. La gestación por sustitución es un método de reproducción asistida en el que una mujer, de manera libre, voluntaria y que no tiene necesidad económica, cede su capacidad de gestar para ayudar a una familia a tener a su propio hijo. Esa maravillosa mujer acepta y cuida durante nueve meses el embrión de una familia que no lo puede gestar.

Los grupos LGTBI y feministas que rechazan la gestación subrogada utilizan herramientas propias del patriarcado, como el acoso y la violencia, para cosificar a esas mujeres (al reducirlas a un simple «vientre»), infantilizarlas (al decirles que están «explotadas reproductivamente») y para vulnerar sus derechos básicos sobre la autonomía y la determinación sobre sus cuerpos (como ha declarado la ONU en su último informe sobre Salud Sexual y Reproductiva).

Por otro lado, esos grupos que rechazan la gestación subrogada cosifican a nuestros hijos al llamarlos «bebés comprados» y están, de hecho, cometiendo un delito, como así refleja el Código Penal Español. Aquí nadie compra nada, los gastos son los relacionados con un proceso de reproducción asistida. ¿Acaso alguien habla de «compra de bebés» cuando una mujer necesita utilizar un método de reproducción asistida, una donación de óvulos o embriones? ¿O cuando una pareja de chicas recurre al método ROPA para convertirse en mamás?

La gestación por sustitución es lo mismo. Sabemos que puede haber explotación en algún país, la cual condenamos y deseamos que se erradique, pero incluso en esos países se aboga por una regulación para proteger los derechos de las mujeres gestantes y de los bebés. La gestación subrogada se regulará en España, aunque posiblemente más tarde que en otros países tradicionalmente más conservadores en temas de reproducción asistida, como Francia, Italia o Irlanda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here