Hace años (más de los que parecen) se estrenó una película que supuso un pequeño shock en la filmografía española como fue Celda 211, que abordaba un tema que quizás en España no había sido tratado con demasiado respeto como es el muy americano género carcelario. Estupendamente dirigida por Daniel Monzón, demostró que si el producto es de calidad, el espectador y la crítica van de la mano en el reconocimiento de la película. Arrasó en los Goyas, la crítica se rindió a sus pies y el público hizo colas para ver las andanzas de Malamadre y compañía. Pues algo parecido puede ocurrir con la excelente Adiós, película dirigida por Paco Cabezas y que se estrenará próximamente. Porque es una buena película. Una gran película.

 

“¿Quién ha matado a mi niña?”

Adiós no es un thriller, o no solo es un thriller, ni pese a la magnifica ambientación (la habitación de Estrella es un prodigio de sensibilidad, sencillez y expresividad) es una película costumbrista. Porque no habla de un ambiente, ni de un lugar. Es Sevilla pero podría ser el centro de Nápoles o el Detroit abandonado, un ghetto de Chicago o las favelas de Río de Janeiro. Los hechos empujan a otros hechos, inexorablemente. En todos los sitios, y en todos los ambientes.

 

«Porque no habla de un ambiente, ni de un lugar. Es Sevilla pero podría ser el centro de Nápoles o el Detroit abandonado, un ghetto de Chicago o las favelas de Río»

 

 “¿Qué harías tú si tu hijo te pide ayuda?”

Adiós es fundamentalmente una película familiar. Y es que si hay algo que une a las diferentes culturas y todo el mundo comprende, es la Familia, con mayúsculas, los vínculos de sangre. Adiós habla de la familia y del dolor, del amor y de la obligación moral, de la difusa línea entre el bien y el mal. Porque es una niña y un joven, porque es la inocencia y la maldad, pero son los lazos que no elegimos los que muchas veces actúan como detonante y combustible.

 

“Triana, no tenemos ná”

… menos talento. En Hollywood cuentan que no hay actor que corra como Tom Cruise, y que por eso los guionistas siempre le incluyen una escena de persecuciones por las calles. Pues bien, algo parecido se puede decir de Mario Casas (la escena de la persecución a pie es esplendida). No hay duda que Casas es (o ha sido) un actor encasillado desde sus comienzos. Y en España si hay algo complicado es conseguir descoser las costuras de los prejuicios. En esta película, quizás por su madurez, quizás por el magnifico trabajo del director, el actor gallego ha dado un puñetazo en la mesa a base de talento y credibilidad. Estupendamente acompañado por una muy contenida Natalia de Molina, Juan Santo es probablemente la mejor interpretación de Mario Casas en su carrera.

 

«En esta película, quizás por su madurez, quizás por el magnifico trabajo del director, Mario Casas ha dado un puñetazo en la mesa a base de talento y credibilidad»

 

“Así no Eli, así no”

Uno de los aciertos de Adiós es como se entretejen las relaciones de los personajes, los paralelismos buenos y malos, a ambos lados de la difusa linea que delimita la frontera de la ley. Porque si la complicidad Mario Casas/Natalia de Molina es brillante, la relación de Bardem/Ruth Díaz tiene una química muy especial. Y es que si Mario está realmente bien, la actuación del en parte desaprovechado Carlos Bardem no se puede catalogar de menos de estupenda, en un papel sobrio y sin alardes histriónicos.

 

“Alguien tiene que pagar”

Adiós es una película con cuajo, con cuerpo. Tiene ritmo, pero no te hace sacar la bandera blanca, te deja reflexionar, introducirte en el submundo, identificarte con los personajes, a los cuales acaban sintiendo mucho más cercanos de lo que sería normal. No es una película previsible pero no abusa de giros absurdos y sin sentido, y las motivaciones de todos los personajes son creíbles. Porque en el fondo sea en las 3.000 viviendas, sea en el barrio de Los Remedios, el significado de la familia o de la supervivencia se entiende por igual. Y siempre, siempre, hay alguien que tiene que pagar. Pero que no sean los espectadores… y en este caso no lo son.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here