Payasos Sin Fronteras ha lanzado,  #sonrisavirus un movimiento que pretende convertirse en una pandemia de esperanza en estos momentos de dolor e incertidumbre, pero también de una extraordinaria sensibilidad y generosidad por parte de una sociedad que necesita sentirse parte de una lucha que es de tod@s.

Sabemos que son momentos difíciles, y precisamente por eso, creemos que las ideas son, hoy, todavía más importantes.

La idea es: una sonrisa. Una sonrisa dibujada sobre nuestros miedos, sobre esta tristeza y esta incertidumbre que nos invade. Una sonrisa dibujada sobre millones de mascarillas que tapan hoy nuestros rostros, conformando un paisaje humano sombrío. Sonreír a los demás mientras les protegemos.

Esta iniciativa es una aportación a Payasos sin Fronteras del prestigioso publicista Jorge Martínez, pues ambos creen que podemos ser capaces de propagar una pandemia de esperanza, tan contagiosa, tan viral, que pueda enfrentarse a un virus que se está llevando, entre otras muchas cosas, nuestra sonrisa, y porque en Payasos Sin Fronteras llevamos más de 25 años tomándonos la risa muy en serio, logrando sonrisas imposibles, y demostrando que reír, nos ayuda a hacer frente al desasosiego.

Con el nombre de #sonrisavirus lanzamos nuestra petición a través de redes sociales, y pedimos a un montón de amig@s que se sumaran a ella y nos ayudaran a propagarla.

El cantante Alejandro Sanz; la presentadora Paz Padilla; el actor y clown voluntario de PSF, Pepe Viyuela; los cocineros Quique Dacosta, Ángel León, Mario Sandoval y Maca de Castro, son algunos de estos rostros conocidos que han querido compartir con nosotros y con toda la sociedad su sonrisa.

Pero también estamos recibiendo sonrisas muy valiosas de mucha gente, cuyo testimonio tiene, hoy, un extraordinario valor, como el de Victoria, una joven doctora que se infectó de coronavirus el pasado 8 de marzo, y que lo primero que ha hecho, nada más recibir el alta de su cuarentena, es enviarnos su sonrisa y su testimonio cargado de esperanza.

Nada nos gustaría más que ser capaces, entre todos, de convertir este #sonrisavirus en una gran pandemia, que mientras que el coronavirus se vaya controlando, nuestro virus de sonrisas se dispare, fuera de control.

Ojalá, muy pronto, no sea necesario dibujar nuestras sonrisas en las mascarillas y sean nuestros rostros los que sonrían a la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here