En mi caso, NY fue la consecuencia de una promesa de amigas a los 8 años; “cuando seamos mayores, iremos juntas a NY”. Llegué a NY por primera vez un 9 de febrero con mis dos mejores amigas, y me enamoré; me enamoré como se enamora una a los 17 años, como si fuera a ser la única y la última vez, como si no hubiera más después de eso. Me enamoré con ganas de conocerlo todo, de verlo todo, de no dejar nada pendiente. Contar mi NY favorito es como tener que elegir una música favorita, una película favorita, un plato favorito… hay muchos y todos me gustan y, según para qué, mi favorito es uno u otro. Mi NY favorito es Central Park nevado, Coney Island en un día de sol, el atardecer en el Rockefeller, un paseo por Bleecker St., o el anochecer en el puente de Brooklyn.

 

Mi NY favorito comienza en Brooklyn, subida en el Wonder Wheel del pequeño, antiguo y lleno de encanto “Luna Park”, la noria más filmada y fotografiada del cine. Y sigue por el paseo marítimo con un perrito de Nathan´s a la hora de comer, con un baño en el Atlántico. Es una estupenda forma de coger energía para adentrarse en la realidad de NY.

Wonder wheel Nueva York

Tomaría después el metro hasta Grimaldi´s, en el 1 de Front St. para probar su pizza de masa fina, al horno de leña, donde tú eliges los ingredientes, un conocido centro de reunión de la mafia y local predilecto de Sinatra (pago sólo en cash); o disfrutar es un lobster roll en Luke´s en el 11 de Water St., junto al río East. Desde allí, con el skyline al fondo, hay que cruzar y admirar el puente de Brooklyn, a ser posible en un día con sol de cara, o en el anochecer cuando empiezan a encenderse las luces en la ciudad.

Se llega entonces a Dowtown, desde donde se coge el barco (de pago) a ver la Estatua de la Libertad, o el ferry (gratuito) que lleva a Staten Island desde Whitehall Terminal. Es una buena opción para dar un paseo por la bahía y ver la ciudad desde lejos, y es el ferry que cogía a diario Melanie Griffith en Armas de mujer.

Booklyn Bridge NY

Pero cruzado el puente de Brooklyn y ya en Manhattan, mi NY favorito es el escalofrío que me recorre entera cada vez que vuelvo a la Zona Cero. Escuchar el ruido del agua que no cesa en las fuentes que se construyeron en las bases de cada torre. Los fallecidos se hacen reales, con los nombres inscritos en el cerco de la fuente y las flores que dejan entre sus letras los familiares. Nudo en la garganta y el estómago al tomar conciencia de lo que allí ocurrió. El sustituto de las Torres Gemelas, el One World Trade Center es ahora el edificio más alto de NY, y subir a su aguja es toda una experiencia; las vistas desde el piso 102 son realmente espectaculares.

One world trade center Nueva York

“El sustituto de las Torres Gemelas, el One World Trade Center es ahora el edificio más alto de NY, y subir a su aguja es toda una experiencia…”

Desde allí hay que ver la Trinity Church, en el 74 de Broadway Ave con Wall St. (uno de los edificios más antiguos de Manhattan), y su pequeño cementerio con jardín, el único de todo Manhattan, en el que sentarse a recuperar la paz. Cerca está el Century 21 (22 Cortlandt St.), con buenos descuentos, y al lado hay una hamburguesería cutre, con tan solo 2 mesas grandes corridas, que tiene muy buenas hamburguesas de kobe; se llama Zaitzett y está en el 72 de Nassau St.

Si seguimos subiendo la isla hacia el norte por Broadway Ave. y sus tiendas de ropa y zapatillas, mi NY favorito está en las calles Elisabeth y Mott St. En Elisabeth St. están los mejores bagels, hechos allí mismo y que se pueden consumir en el local, o comprar para llevar; siempre prometo probar alguno nuevo, pero llegado el momento no salgo del Tobiko (salmón ahumado y queso fresco tobiko) y el clásico de bacon (crujiente, sabrosísimo), queso y huevo. Se llama Black Seed y está en el de la calle 170 Elisabeth St.

Black Seed nueva york

Entramos en Chinatown, ese mundo en el que sólo hay turistas y chinos, que hablan chino, comen comida china, van a farmacias chinas y dan masajes chinos. Venden falsificaciones malas, buenas o casi perfectas, con un ritual y un misterio que, en mi opinión, es demasiado largo y no merece la pena. En el 28 de Mott St. es obligatorio probar el famoso pato laqueado de The pecking duck house, con buns o crepes, y una salsa deliciosa; o el dim sum en platitos del divertido Jing Fong, en el 20 de Elisabeth St. De postre, la impresionante tarta de queso (al horno, como debe ser la auténtica NY cheesecake) de Eileen´s, en el 17 de Cleveland Place.

Entramos en el Soho, con sus fachadas llenas de grafitis, sus tiendas divertidas, lujosas o cutres, inmensas, llenas de turistas. En el SO (south) HO (Houston) la estética de los edificios es muy característica, con sus imprescindibles escaleras de incendios por el exterior de la fachada.

Soho NY

Harlem NY Viaje EE.UU

En la Broadway Ave., la calle central que lo recorre de norte a sur, están las tiendas más “populares”, y en la esquina con Prince uno de los supermercados más exclusivos: Dean & Deluca.

Al oeste, en el 189 de Spring St. hay que parar en la pastelería francesa de Dominique Ansel, “inventor” de los cronuts, por los que durante años se hicieron colas en la calle desde el amanecer: se hacía una cantidad limitada y sólo los primeros eran los afortunados en probarlos. Pero mejores que los cronuts son las ensaladas que sirven a la hora de comer en el patio del local, o cualquiera de sus pasteles que son obras de arte.

Al este, en el 205 de Houston, merece la pena probar los sándwiches de pastrami del Katz´s deli, un local al que hay que ir aunque solo por su escaparate. En él se rodó la famosa escena del orgasmo de Meg Ryan en “Cuando Harry encontró a Sally” y, probando su pastrami, entiendes que no fue fingido.

“…merece la pena probar los sándwiches de pastrami del Katz´s deli, un local al que hay que ir aunque solo por su escaparate. En él se rodó la famosa escena del orgasmo de Meg Ryan…”

Seguimos subiendo y llegamos al barrio universitario, el campus de la NYU, en pleno centro de la ciudad. Su punto de reunión es Washington Square, que está llena de universitarios a cualquier hora y en cualquier día del año; ideal en primavera y otoño, para comer un perrito de día o hacer botellón por la noche. También es donde echar una partida de ajedrez en una de sus mesas de piedra con tablero y fue un “personaje” principal en la famosa película Descalzos en el parque. La casa llena donde vivían Robert Redford y Jane Fonda está en la cercanísima calle de Waverly Place.

Blue Note NYC

Alrededor de Washington Square hay muchos locales de música en directo y clubs de comedia. El más mítico, el Blue Note (en el 131 de la 3rd. St. ), lleva abierto desde 1981, y reúne a los mejores cantantes y grupos de jazz. Es imprescindible reservar, y las mesas se adjudican entre las reservas por orden de llegada, pagando un fijo según quién actúe y consumición aparte. Ese NY nocturno, de gin tonic escuchando buen jazz, es también mi NY favorito.

En Washington Square empieza la numeración característica de Manhattan: las calles se numeran a partir del nº 3 en adelante según subimos hacia Harlem, y las avenidas de la 1 a la 11 de este a oeste. Justo ahí está el nº 1 de la Quinta Avenida, pero antes de recorrerla y llegar a Central Park, es obligatorio un paseo por el Village, probablemente el NY menos NY.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here